Casillas y Carbonero estrenan su refugio abulense

Tags > Sara Carbonero

Casillas y Carbonero estrenan su refugio abulense

Iker Casillas y Carbonero, en las calles de Navalacruz (I.C.)

@L.V  15/12/2011

Iker Casillas y Sara Carbonero ya tienen listo su nido de amor a 44 kilómetros de Ávila. La pareja, que ha celebrado dos años de noviazgo recientemente, acaba de estrenar la nueva casa que el jugador del Real Madrid mandó construir hace tiempo en Navalacruz, el pueblo de Nicasia, su abuela paterna.

Se trata de un edificio de tres plantas, con buhardilla, tres terrazas y garaje para dos coches, ubicado en el mismo centro de la pequeña localidad, de tan solo 250 habitantes. Casillas ha tenido que adaptar su refugio abulense a la estética rural del pueblo. La vivienda no destila distinción ni lujo a simple vista: es una más. Pero es tanta la pasión que siente el jugador blanco por el lugar, que no se lo pensó dos veces cuando comenzó a edificar la casa. Es más, años más tarde le nombrarían Hijo Predilecto.

En Navalacruz vive parte de su familia paterna y la localidad siempre le sirvió para evitar a la prensa cada vez que quería divertirse por todo lo alto en el bar Sabi del pueblo, con el periodista Fernando Burgos o el dueño de la Clínica Menorca, Ángel Martín, grandes amigos suyos, antes de que comenzara a salir con la periodista de Telecinco. En mayo de 2010, antes de poner rumbo a Sudáfrica, Iker Casillas llevó a su chica por primera vez a Navalacruz.

Por entonces, la casa todavía no estaba terminada y las instántaneas que se publicaron del momento daban muestra de la ilusión que le hacía a Iker tener su propia casita en el pueblo de su abuela Nicasia, que sigue siendo muy importante en su vida. Mientras, en Madrid, Casillas y Carbonero intentan encontrar una nueva morada en La Finca para escapar de los paparazzi que le hacen “la vida imposible”.

Compártelo en Facebook
 
los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados