@Eduardo Verbo - 15/04/2011

Carmen Lomana, traicionada por su chófer
 Carmen Lomana (I.C)

Este miércoles, todos los asistentes al desfile de Matías Montero en la sala Joy Eslava de Madrid se quedaron esperando a la estrella de la convocatoria: Carmen Lomana. La empresaria prefirió quedarse en casa porque se encontraba totalmente destrozada y deprimida por los acontecimientos que se habían producido durante los últimos días en Sálvame, el programa que presenta Jorge Javier Vázquez. Pero, ayer por la noche, Lomana, como es habitual en su actitud ante la vida, hizo de tripas corazón, se plantó un Marchesa espectacular y acudió a la velada que Carrera y Carrera había organizado en el Teatro Real, en la que la actriz Lydia Bosch resultó premiada.

Aunque su buen aspecto era todo fachada, porque la televisiva, en el fondo, se siente muy triste y completamente traicionada por uno de sus hombres de confianza, su chófer Wilson, a quien consideraba uno más de su familia, al igual que a sus nueve hijos. Al parecer, el ex empleado de Lomana ha estado grabando durante un largo período de tiempo las conversaciones privadas que ésta ha mantenido, tanto en su casa como en los trayectos en coche, y que luego ha vendido al mejor postor. Pero el drama para Carmen no termina ahí, porque el asunto ha llegado a mayores.

Durante uno de esos diálogos, la televisiva hablaba sobre cuestiones relacionadas con Belén Esteban, su hija y su ex marido, algo que a la de San Blas no le ha sentado nada bien y, según ha afirmado, la ha animado a emprender acciones legales contra la propia Lomana. Desbordada por las circunstancias, Carmen, que acaba de llegar de disfrutar de unos días de vacaciones en Marbella, está desorientada por todo lo sucedido y ha decidido contratar a un abogado para defenderse de las acusaciones, de lo que ella considera una conversación privada.

La mediática empresaria, que siempre intenta evitar cualquier tipo de enfrentamiento frontal a toda costa y que prefiere llevarse bien con todo el mundo, se encuentra especialmente dolida con lo sucedido, porque su madre, que es mayor y siempre le afectan mucho este tipo de situaciones, también está muy afectada. Sus amigos más cercanos dicen que su mayor virtud y su mayor defecto es la inocencia y ser tan confianza. Aunque a pesar de encontrarse en una edad de plena madurez, nunca es tarde para aprender. Por eso se marcha a México en Semana Santa. Nunca está de más poner tierra de por medio. Y más aún cuando las cosas pintan tan mal.

Noticias relacionadas

- Carmen Lomana, vetada en TVE por criticar al Gobierno

- Carmen Lomana: "Solo me casaría con un hombre forradísimo"

- La 'gran boda india' de Carmen Lomana

Compártelo en Facebook
 
los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados