Los hermanos Rivera escenifican su 'reconciliación'… pero sin Kiko

Tags > francisco rivera | cayetano | kiko | julián contreras | libro

@Eduardo Verbo - 24/02/2011

Los hermanos Rivera escenifican su 'reconciliación'… pero sin Kiko
 

Este miércoles era un día especial para los Rivera Ordóñez. Julián, el hijo pequeño de Carmina y su segundo marido, el cantante Julián Contreras, presentaba ante los medios su tercera aventura literaria: De Rivera a Ordóñez, un homenaje en toda regla a su hermano Francisco, ex duque de Montoro, personaje fetiche del colorín y el niño mimado de la duquesa de Alba, a quien ha querido retratar como "un gran torero".

Nadie se quiso perder el momento de reunión familiar. El tercer hijo de Carmina, Cayetano, dejó a su chica Eva González en casa y posó sonriente para los fotógrafos con Cayetana, hija de Francisco Rivera y Eugenia Martínez de Irujo, que ya está hecha toda una mujer y que a sus once años ya domina con soltura los móviles de última generación. Julián Contreras, el padre del autor del libro, apareció con Jesús Quintero, y Cecilia Gómez, la bailarina que saltó a la palestra por ser novia del diestro Francisco Rivera, se sentó unas filas más atrás en compañía de su representante.

Y allí entre las decenas de cámaras que retrataban cada uno de los gestos de la familia, los hijos de la reina del papel cuché escenificaron su ‘reconciliación’, tras haber pasado por sus más y sus menos con la trágica desaparición de su madre. Tan sólo faltaba Kiko Rivera, cuarto hermano por parte de padre, que dentro de dos semanas aparecerá ante la prensa en la premiere de la película Torrente 4. “Siempre he tenido vínculo con todos ellos. Tengo plena confianza. Sí que es verdad que hemos podido atravesar por un momento de distanciamiento, como puede ocurrir pasado mañana, pero todo el mundo puede tenerlo. Nada de eso es para siempre, todo es recuperable y nosotros hemos puesto una excusa para recuperar nuestra unión lo más rápido posible”, decía Cayetano en conversación con Vanitatis.

Francisco a su vez comentaba: “Nunca se rompió del todo. No pasó nada en especial para distanciarnos. Las cosas se hablan o no se hablan, pero ya te digo que no ha pasado nada reseñable. Me gusta más lo que nos unía que lo que nos separaba. Hay que pensar así”. Sin embargo, algo de lo que no han querido hablar los hermanos ha sido de su primo Canales Rivera, que ha polemizado en televisión durante las últimas semanas. “¿Otra pregunta que hacer?”, respondieron dando por zanjado el tema. Julián por su parte ha roto el hielo y ha dicho que cuando su editorial edite ciencia ficción escribirá un libro sobre Caye. A lo que Quisco, otra muestra del amplio listado de motes familiares, repuso. “Como veis, yo soy el más normal de mis hermanos”.

Quien también despertó un gran interés entre los medios acreditados ha sido la bailarina Gómez, que ahora está representando su espectáculo Las pasiones de Cayetana en Sevilla, y que guarda una relación más que especial con la familia Rivera. Francisco es su mánager y, aunque entre ellos ya no hay nada más, mantienen una “magnífica relación”. También con la hija de éste, con la que estuvo charlando durante buena parte del cocktail que se ofreció después del acto e intercambiando fotos a través del móvil.

“No es una biografía, es un homenaje”

De la forma que no se la contaría a un periodista. Así ha sido la catarsis de Francisco Rivera con su hermano Julián Contreras. De Rivera a Ordóñez es una aproximación al Francisco más desconocido. “Pero que nadie piense que hablo de mi vida privada en el libro porque no es así. Es la excusa perfecta para conocer a un tipo extraordinario: más que un hermano, un amigo”. En esta nueva incursión literaria del hijo pequeño de Carmina, quien afirma que no le beneficia ser famoso, “la gente descubrirá las cosas que piensa Francisco cuando le entra el siroco”. Y muchas otras cosas que permitirán enfocar un perfil público, “totalmente turbio y pixelado”, en palabras del diestro.

Su mayor miedo es fallar a su hija, también teme a la oscuridad, "por eso compro siempre unas luces de colores que pongo por todas partes”, y es pudoroso y muy vergonzoso. Y machista. “No es una opción para mi hija que se convierta en torera. Reconozco que soy machista para algunas cosas. Y en mi familia, una mujer toreando, no. Pero, además yo tengo una explicación: para mí pierde la femineidad, la belleza”, afirma en el libro, donde también habla de la duquesa de Alba, “que siempre me trata como a un hijo”, y de Eugenia, su ex. “Nunca he estado con ella por ser quien es sino porque me enamoré […] Me casé con la intención de pasar toda mi vida. Admitir que tu matrimonio se ha terminado es muy duro”, dice.

Francisco Rivera ya firma ejemplares de su libro bajo el nombre de Paquirri, “porque puedo y porque quiero”, se defiende. Así se las gastan los toreros. Pero no todo son luces. “Alguna vez me ha dado pena matar a un toro por las sensaciones que te transmiten. Pero nacen para ello. Algunos tienen cara de buena gente y otros de muy mala persona. Ser torero significa anteponer tu vida al toro, cien por cien, sin contemplaciones”, finaliza mientras se queja de preguntas “sin sentido”. Ese parece ser su sino.

Noticias relacionadas

- Patricia Rato: “No tengo novio ni ganas de tenerlo”

- Francisco Rivera: “¿Por qué tengo que confirmar si he estado o no con Lolita?”

- Eva González: “Nunca he entrado en un quirófano por una cuestión estética”

Compártelo en Facebook
 
los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados