Julio José Iglesias, el hijo fontanero de Isabel Preysler

@Miriam Rubio - 05/04/2011

Julio José Iglesias, el hijo fontanero de Isabel Preysler
 Julio José Iglesias en la presentación (I.C)

Siete de la tarde. Centro de Madrid. Julio José Iglesias, o Julio Iglesias Junior, como muchos le conocen, no es un hombre corriente. No es una cuestión de genética, más bien de estilo de vida y de concepción del mundo. “Soy un tío súper feliz”, reconoce cuando nos sentamos a charlar con él. Y se le nota. Tanto que bromea, suelta tacos y pasa por encima de cualquier comentario que pueda hacerse sobre él.

El hijo de Isabel Preysler recibe a Vanitatis con una cámara de vídeo en la mano. Él es el encargado de presentarla al mundo, y lo hace jugando con ella. “No sé utilizar computadoras”, reconoce, “pero esto es muy sencillo”. Encendemos la grabadora y él la cámara. Empieza a jugar con ella. Lleva 16 o 17 entrevistas, nos cuenta, y eso supone que somos los últimos y llega el momento de desmelenarse.

Bromea constantemente, se divierte consigo mismo y con la imagen que da. Ya ha visto a mamá Preysler, porque siempre que viene a España le encanta quedarse en casa. “Sobre todo porque me fui a los nueve años. ¿Volver a los 38 no está mal no?”, pregunta divertido. También ha visto ya la casa de su hermana Tamara, recién emancipada.

“Me hace gracia eso de independizarse aquí en España, en Estados Unidos la gente se independiza bastante joven, a los quince o dieciséis se van a la universidad y luego ya les dan una patada en el culo y fuera”, dice entre risas. “Eso fue prácticamente lo que nos pasó a nosotros. A los nueve y luego a los 18 otra vez”, añade.

“¿Te casas o no te casas?”, preguntamos. “Me caso, me caso”, dice convencido. Eso sí, seguimos sin fecha. “Si puedo me caso antes de Navidad”, comenta y aduce la escasa planificación al hecho de que parece imposible poner en común una fecha en las agendas de todas las partes familiares implicadas. “Me quiero casar en España, pero se le complica a mi padre, a parte de la familia de ese lado”, cuenta. “Como sabes, somos una familia muy pequeñita –dice con sarcasmo- y quiero hacer una cosa muy familiar, y tener a toda mi familia ahí ”.

Pero la boda tampoco le preocupa. “Yo creo que Charisse es la mujer de mi vida. Es estupenda, me llevo bien con ella, nos compenetramos, nos ayudamos en todo, es la pareja perfecta. Siempre he dicho que cuando tengo una novia es la mujer de mi vida, porque, si no, ¿para que estar con esa chica?”, comenta. Llevan juntos seis años y asegura: “Vivimos juntos desde el día que la conocí prácticamente. He tenido cinco novias en mi vida y con todas ellas he vivido desde el día que las conocí. Yo las engancho y me las llevo a casa…”.

Ríe a carcajadas con sus propias bromas. Le divierte decir todo lo que se le pasa por la cabeza. Esa felicidad que irradia se transmite. “¿Cuál es el secreto?”, preguntamos.“A mí me encanta hacer deporte, trabajar, pasar tiempo con mis amigos, soy fontanero, soy electricista, soy arreglador… me encanta”.

Sorpresa máxima. El hijo de Preysler y de Julio Iglesias es un manitas, una faceta nada conocida en él. “Aquí el niño con 38 años y pelos en el pecho –dice señalándose dentro de la camisa-, es fontanero, jardinero, electricista. Arreglo todo. En mi casa hago todo yo, plancho, lavo, cocino. Se me da perfectamente bien, no soy el más cocinillas del mundo, pero limpio como un campeón”, comenta con orgullo.

“Charisse está encantada”, comenta Julio José. El artista también es apañado. Y mientras limpia y cocina, graba una serie en San Francisco -llamada Hacienda Heights- y pronto empezará a preparar un disco. “¿Pesa el apellidarse Iglesias Preysler?”, preguntamos. “¡Qué coño va a pesar! Al contrario, estoy muy orgulloso”, asegura.

La reunión de ambos apellidos la tendremos en esa boda que aún no tiene fecha y de la que no quiere desvelar si habrá padrino, madrina o si va a llevar un taparrabos. “¿Cómo será la boda? Esa es la pregunta del millón. No voy a ser tradicional, pero no te puedo decir más, hasta aquí hemos llegado”.

Enlaces relacionados

Charisse Vanhart: “Julio José y yo no hemos aplazado la boda porque nunca ha habido fecha”

La 'jet set' cambia de estado civil

Isabel Preysler, emocionada con la boda de Julio José

Compártelo en Facebook

2 .- Desde luego si no fuera feliz sería para matarlo. Luego lo que comenta sobre la emancipación de los chicos en EEUU tiene toda la razón de toda la vida fue así. Se van a la universidad y ya no vuelven más de allí salen haciendo su vida. Aquí conozco a gente con 51 viviendo con su madre y una hermana soltera y no es el único caso. De traca.

maduixeta

05/04/2011, 10:21 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

1 .- ¿Si se casa Alberto de Mónaco, por qué no se iba a poder casar el hijo de la Presley y Julio Iglesias???

newage

05/04/2011, 08:47 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

 
los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados