Fernández Sastrón: "Urdangarin no tiene por qué afectar a la SGAE"

Tags > SGAE | Iñaki Urdangarín | Fernández Sastrón

Paloma Barrientos - Sígueme en    Twitter  -  06/02/2012

Fernández Sastrón: "Urdangarin no tiene por qué afectar a la SGAE"
 Fernández Sastron. IC

Desde que se divorció de Simoneta Gómez Acebo, a José Miguel Fernández Sastron le han endilgado novias variadas. Cada vez que los paparazzis le han visto acompañado de una dama han dado por supuesto que se trataba de un nuevo amor. Y como él aclaraba a Vanitatis, "suelen ser amigas de toda la vida o compañeras de trabajo que a su vez están casadas o con pareja y por lo tanto a veces es desagradable que aparezcan imágenes tuyas con una información que no es real”.

Fernández Sastrón no da mayor importancia a estas historias y continúa con su labor en la  SGAE para que, tras el desprestigio que supuso los muchos años de presidencia de Teddy Bautista, vuelva a ser una entidad al servicio de los profesionales.

Además, según asegura, la próxima comparecencia judicial de Iñaki Urdangarin y las aclaraciones sobre los informes de pagos millonarios de la SGAE a Nóos, no "tiene por qué afectarnos".

Pregunta: Ahora te han fotografiado con la bailarina y coreógrafa Aída Gómez…
Respuesta: Y nos verán muchas veces juntos porque formamos parte de la misma candidatura de la SGAE y ahora estamos trabajando duro para dar un impulso importante antes de las elecciones.

P: ¿Te molesta que te inventen novias?
R: Me da igual. No me preocupa en absoluto. En mi caso la prensa siempre se ha portado muy bien. Me llaman o me preguntan y contesto lo que hay. Así de claro

P: ¿Cual es la actual situación de la SGAE?

R: En estos momentos se está a la espera de la aprobación por parte del Ministerio, de la modificación estatutaria y trámite imperativo para la convocatoria de nuevas elecciones. Tengo entendido que el proceso se desarrolla con normalidad, aunque se ha producido un retraso debido al cambio de Gobierno y la consecuente necesidad de estudiar toda la documentación por parte de la nueva administración.

P: ¿Cuándo son las elecciones?
R: Parece ser que, finalmente, podrán realizarse en el mes de abril, tras el paréntesis de la Semana Santa, y, en todo caso, transcurrido el plazo de 45 dí­as desde la convocatoria formal que los estatutos determinan para la presentación de candidaturas y la campaña electoral.

P: ¿Y mientras tanto que ocurre con la toma de decisiones?
R: Hasta entonces, la actual Junta Directiva, aún con carácter interino, tiene la responsabilidad de gobierno de la entidad. Es una situación algo insólita que se prolonga ya demasiado tiempo y que está retrasando la necesaria renovación de la gestión de la SGAE.

P: ¿Es un barco sin patrón?
R:  Es, más bien, un barco cuyo patrón aparece deslegitimado por un auto judicial, pero que cuenta con una excelente tripulación, que son sus empleados, lo que ha permitido el funcionamiento normal del día a día. En ese sentido, los socios podemos estar tranquilos. El problema está en las cuestiones de fondo, que ensombrecen el futuro de la entidad y que requieren de decisiones urgentes que solo una Junta Directiva legítimamente elegida podrá afrontar.

P: ¿Qué medidas urgentes habrá que tomar?

R: En primer lugar, aquellas que afectan a la deuda contraída por la Fundación Autor para el proyecto Arteria y que supone una hipoteca inasumible, avalada por la propia SGAE, es decir, por los socios. A dí­a de hoy, es imprescindible iniciar una desinversión ordenada, que tenga en cuenta las circunstancias específicas de cada uno de los espacios, manteniendo solo aquellos que sean sostenibles y que proporcionen un beneficio real para los socios (para todos). No se trata, además, de competir contra la iniciativa privada. El proyecto Arteria ha sido, en ese y otros sentidos, un despropósito ¡Y muy caro!

P: ¿Que consideras que habrá que hacer para que en un futuro la SGAE fuera transparente?
R: La transparencia es una cuestión de voluntad. Cuando se hacen las cosas bien, no se tiene nada que ocultar. Lo primordial es proporcionar a los socios la más rigurosa información sobre la gestión. La función esencial de la SGAE es recaudar, identificar y repartir los derechos devengados por la explotación de su repertorio, y hacerlo eficazmente y con "luz y taquígrafos".

P: ¿Qué imagen crees que está dando actualmente la SGAE?

R: La imagen de la SGAE se ha deteriorado enormemente en los últimos años. Sería largo explicar las diferentes causas de ello, pero no podemos obviar nuestra parte de responsabilidad. Recuperar la imagen de los autores debería ser una de las prioridades de la nueva Junta Directiva.

P: ¿Cómo?
R: Con diálogo, rigor y buenas prácticas.

P: ¿Cuál es el papel de la directiva en estos momentos?

R: Como ya he dicho, la actual Junta Directiva, por más que está cuestionada y tenga un claro carácter interino, tiene hoy la responsabilidad de gobierno de la entidad hasta que los socios puedan, como han solicitado, elegir una nueva. Se trata, además, de una Junta dividida entre quienes han comprendido la necesidad de una renovación y una minoría afecta al "antiguo régimen" (los leales de Teddy Bautista) que sostienen su legitimidad y parecen cuestionar las decisiones judiciales.

P: ¿Cómo afecta a la SGAE los pagos realizados a la empresa de Urdangarin?
R: No hay que caer en la confusión entre lo público y lo privado. En el caso de SGAE, por lo que a esta cuestión se refiere, se tratará de establecer si una relación profesional ha supuesto un beneficio para los socios o, por el contrario, estamos ante el supuesto  propio de una mala gestión, de un gasto improductivo del dinero de los autores y editores.

Compártelo en Facebook
 
los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados