Jaime de Marichalar defenderá su honor en los juzgados el 11 de mayo

Tags > Jaime de Marichalar

Paloma Barrientos - Sígueme en    Twitter  - 29/02/2012

Jaime de Marichalar defenderá su honor en los juzgados el 11 de mayo
 Portada de la revista Época

Ya hay nueva cita judicial para el contencioso que mantiene Jaime de Marichalar con la revista Época, previsto en principio para el día 16 de febrero, pero que hubo que posponer por enfermedad de su abogada, Cristina Peña. Será el 11 de mayo a las diez de la mañana.

Aunque por cuestiones totalmente diferentes a las de su excuñado, Iñaki Urdangarin, que estuvo declarando en periodo de instrucción más de veinte horas ante el juez Castro, la comparecencia del exduque de Lugo en el juzgado madrileño tampoco será breve, aunque finalizará seguramente a mediodía. Además del que fuera marido de la infanta Elena en calidad de demandante, acudirán a los juzgados dicha mañana los demandados: Carlos Dávila, que dirigía por entonces la revista, y la redactora que escribió la información.
 
También lo hará, como testigo, el doctor Valentín Fuster, que trató a Marichalar en Estados Unidos tras sufrir el ictus y que declarará en favor del exduque. Se espera también la declaración de otros testigos presentados por las defensas correspondientes.
 
Por un millón de euros
 
El origen del conflicto judicial por injurias se inició en 2008, tras la publicación en Época de un reportaje en el que se aseguraba que la infanta Elena había alegado en la demanda de divorcio un supuesto "consumo ocasional de cocaína" por parte de Marichalar.
 
En aquel momento se aceptó a trámite una solicitud de Jaime de Marichalar para que se depositara una fianza solidaria de un millón de euros por parte de la revista, que ésta no hizo efectiva. Guillermo Regalado, abogado de los periodistas, aseguraba en su día a Vanitatis que “cuando el juez dicte sentencia, en caso de otorgar la razón a Jaime de Marichalar, determinaría la cuantía de la indemnización que correspondería pagar a los acusados por responsabilidad civil subsidiaria”, pero que no la depositarían antes.
 
Dado el tipo de delito -una demanda por injurias-, no existe pena de cárcel, sólo multa pecuniaria. Como declaraba Regalado a Vanitatis y, atendiendo a la jurisprudencia, “no existe ni un solo caso en el que se haya hablado de una cantidad tan alta por una demanda relativa a una información ofensiva. La máxima ascendió a 300.000 euros y fue impuesta a un programa de televisión que ya no existe y cuya difusión nada tenía que ver con los 15.000 ejemplares de la revista Época”,
Compártelo en Facebook
 
los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados