Domingo, 29 de julio de 2012

EL CONFIDENCIAL

EDICIONES ANTERIORES

· ARCHIVO

noticias

Luis Tosar: "Marta Etura y yo somos igual de maniáticos con el orden y la limpieza"

Lara Fernández - Sígueme en    Twitter  - 23/03/2012

Luis Tosar: "Marta Etura y yo somos igual de maniáticos con el orden y la limpieza"
 Tosar, en la presentación del proyecto sostenible (Efe)

Pocas miradas encierran tanta fuerza y magnetismo como la suya. Luis Tosar consigue, con sólo una de ellas, convencer de tal manera que uno bien podría pasar de temblar por encontrarse frente a frente con el Antonio de Te doy mis ojos, a desternillarse de risa tras verle desplegar su vis cómica o comprobar su naturalidad mientras rememora sus inicios o desvela cómo es su día a día junto a su chica, la también actriz Marta Etura.

Pese a la interminable lista de premios y reconocimientos que atesora desde que se dio a conocer en la serie gallega Mareas Vivas, lo cierto es que la vida de Tosar es “bastante normal, como la de la gran mayoría de mis amigos actores, sin demasiadas estridencias, porque no soy un actor muy maniático ni excéntrico”, aunque, tal y como confiesa en conversación con Vanitatis, “sólo soy maniático con la limpieza y el orden, pero no hasta un punto obsesivo. Las obsesiones me las guardo para mí y procuro torturarme a mí mismo y no a los demás. En eso mi pareja y yo coincidimos bien. Somos tal para cual en el orden y la limpieza”.
Para el gallego, que hace unos días retomaba los ensayos con su grupo, Di Elas, tras el accidente que sufrió uno de sus componentes a finales de 2011, el hecho de compartir vida y trabajo con la misma persona no entraña para él complicación alguna. “Siempre se piensa que es al revés, pero yo creo que es mucho más sencillo porque al final estás con alguien que entiende perfectamente de qué va tu trabajo. Lo difícil es lo otro, explicar en qué consiste tu trabajo a alguien que sea absolutamente profano, eso es muy complicado”, confesaba este jueves durante la presentación del proyecto Pavegen, ganador de Keep Walking Project -unas baldosas que transforman los pasos en energía- iniciativa de la que Tosar es embajador.
“Sería raro que dijese que no a Scorsese”
A Tosar, quien reconoce llevarse “inevitablemente” el trabajo a casa, le quedan pocos palos que tocar. Además de su grupo de música, forma parte del dúo cómico The Magical Brothers. Incluso probó suerte con el doblaje y la locución, algo en lo que muchos le augurarían un gran futuro. “Hice un curso de doblaje hace muchos años, cuando parecía que iba a hacer bastante trabajo, aunque a mí no me gustaba mucho el doblaje. También hice cuñas publicitarias para la radio, que ahora me escucho y pienso :‘¡Pero qué voz más aguda tenía comparada con la de ahora!’. La verdad es que fui probando cosas, así que tampoco tengo una preparación de actor muy académica, que digamos”.
Lo que sí le falta es trabajar con Martin Scorsese. “Hay directores a los que admiro mucho, pero luego no tengo tan claro si realmente querría trabajar con ellos, porque depende más de lo que te ofrezcan. Lo mismo me viene Scorsese, que es uno de mis favoritos de siempre, y me ofrece algo sin enjundia, y me lo tengo que plantear… bueno, la verdad es que sería raro que a él le dijese que no”, cuenta entre risas, al tiempo que reivindica un personaje: “Últimamente ando obsesionado con Nikola Tesla, es el ingeniero olvidado, amigo de Edison, y creo que su vida tendría que llevarse al cine. Merece una película y podrían ofrecérmelo a mí, aunque no me parezco absolutamente nada a él”.
Célebre por su papel de Malamadre en Celda 211, Luis Tosar, que actualmente está inmerso en el filme Una pistola en cada mano de Cesc Gay y pronto volverá a rodar con Daniel Monzón (director de Celda 211) es uno de esos actores que da a los premios y reconocimientos la importancia justa. También al hecho de ser considerado uno de los actores patrios más atractivos.
“Esas cosas halagan, porque a todo el mundo le gusta que le doren la píldora. Pero uno tiene que ser muy prudente con estas cosas, porque al final todo esto tiene que ver poco con el trabajo. Está muy bien, y a todo el mundo le gusta ser querido y apreciado, pero es algo que queda ahí, porque eso no te garantiza que el siguiente trabajo que hagas vaya a salir bien. Siempre existe esa inseguridad”, concluye un Tosar que ya no impone tanto, aunque sea sólo durante unos minutos.
Compártelo en Facebook

Noticias Anteriores

Mourinho demanda a Carlos Boyero, crítico de 'El País', por llamarle “nazi portugués”

Mourinho demanda a Carlos Boyero, crítico de 'El País', por llamarle “nazi portugués”

Álex Parrado

“Nazi portugués”. Han sido dos palabras las que han provocado que José Mourinho, el entrenador del Real Madrid, emprenda acciones legales contra Carlos Boyero, el crítico de cine de El País, tal...

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados