Alberto Martín no puede ocupar su casa por culpa del mal estado en el que se encuentra

@L.V - Sígueme en    Twitter  - 27/03/2012

Alberto Martín no puede ocupar su casa por culpa del mal estado en el que se encuentra
 Alberto Martín, saliendo del colegio con su hija (IC)

A pesar de que la actriz Lydia Bosch abandonó su casa de Somosaguas hace unas semanas, tal y como lo dictaminó el juez el pasado 20 de julio de 2011, Alberto Martín, su exmarido, todavía no ha podido instalarse en ella. El motivo de este retraso se debe a las condiciones en las que ha quedado la residencia tras mudarse la protagonista de “Motivos Personales”. 

La sentencia nº 835 dictada por tres magistrados de la Audiencia Provincial de Madrid explicaba que cada una de las partes tenía derecho a ocupar el hogar familiar durante seis meses, empezando el turno de Alberto Martín el pasado 20 de enero. Sin embargo, según ha podido saber Vanitatis el mal estado en el que ha quedado el lugar, y el hecho de que Bosch se llevara consigo el ajuar de la casa, ha provocado que el arquitecto no pueda ocuparla, obligándole a seguir en su actual residencial. 

La intención de la expareja es vender la vivienda y repartir el dinero, pero, al no estar la casa en condiciones de ser enseñada a posibles compradores, Alberto Martin no puede organizar ninguna visita. Ante esta situación, el exmarido de Lydia Bosch le ha pedido al juez una moratoria para que su periodo de seis meses se retrase hasta que la casa de Somosaguas esté habitable y en condiciones de ser mostrada a las personas interesadas y conseguir así venderla.
 
La actitud de Lydia Bosch contraviene la sentencia que dice en su punto tercero: “Se atribuye el uso de la vivienda familiar a los hijos y al progenitor que quede bajo su compañía, con el ajuar doméstico, por un periodo de tiempo de seis meses a computar desde la fecha de esta sentencia”. Por lo tanto, el mobiliario y el resto de los objetos que no forman parte de los enseres personales tendrían que permanecer en la casa.
 
Como ya explicó en su día Vanitatis, consciente del incumplimiento de la sentencia, la actriz habría informado al arquitecto a través de una carta de su intención de llevarse ciertos objetos; algo que niega el entorno del arquitecto, afirmando que en ningún momento Martín recibió  explicación alguna. 
 
Desde que anunciaran su intención de separarse, la relación entre Lydia Bosch y su exmarido Alberto Martin se ha vuelto cada vez más difícil. Sus desencuentros se han convertido en algo habitual y parece que seguirán por lo menos hasta que liquiden la vivienda.
Compártelo en Facebook
 
los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados