La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

NOTICIAS

Así es Alberto Palatchi, el 'magnate' de Pronovias

Tras la repentina y trágica muerte de Manuel Mota, el que fuera director creativo de ‘Pronovias’ durante los últimos 23 años, Alberto Palatchi (Barcelona, 1949), el
Foto: Así es Alberto Palatchi, el 'magnate' de Pronovias
Así es Alberto Palatchi, el 'magnate' de Pronovias
Autor
Tiempo de lectura5 min

Tras la repentina y trágica muerte de Manuel Mota, el que fuera director creativo de ‘Pronovias’ durante los últimos 23 años, Alberto Palatchi (Barcelona, 1949), el presidente de la firma, ha saltado a la primera línea informativa. Su testimonio es el más buscado por los medios de comunicación. La psicóloga del diseñador fallecido le señaló directamente durante el responso que tuvo lugar hace unos días en Reus. Se dirigió a él como a un “monstruo” y le relacionó directamente con el presunto abuso laboral que, en palabras de la propia facultativa, sufría Mota desde hacía cerca de dos años. Rápidamente, desde la empresa negaron un trato desleal a Mota.

En cambio, Fina Mota, la hermana del fallecido, volvió a dar luz a esta hipótesis con varios comentarios en las redes sociales. Después de las desdichadas circunstancias de los últimos días, la guerra entre ‘Pronovias’ y la familia no ha hecho más que empezar y Palatchi está en el ojo del huracán. Pero, ¿quién es realmente el empresario del que todo el mundo habla?

Precisamente, se trata de alguien que nunca ha adquirido notoriedad pública a gran escala. Si bien es cierto que es uno de los magnates textiles más importantes del país, en raras ocasiones su presencia ha sido requerida por la prensa. Sus más cercanos confirman la animadversión que le produce sentirse centro de interés. A diferencia de otros todopoderosos, como Amancio Ortega o Isak Andic, la  vida profesional de Palatchi se desarrolla más en los términos de la discreción. Quienes conocen a este empresario, muy bien relacionado con la burguesía catalana, lo definen como un “hombre de producto”. Eso sí, con una base económica y conocimiento del mundo de las finanzas mucho mayor que, por ejemplo, el creador de Zara, becerro de oro del sector retail en España.

Palatchi tampoco se queda atrás. ‘Pronovias’ factura 150 millones de euros anuales, una cantidad considerable en un sector con un nicho de mercado con tantas peculiaridades. Se trata del quinto grupo mundial en el sector nupcial. En términos comunes, ‘Pronovias’ es cuatro veces Rosa Clará. La diseñadora catalana tiene mucho que ver con la marca. También con la especial singladura por la que la marca atraviesa estos días, evidentemente perjudicada por la inesperada y desoladora muerte de Mota. Su teléfono no ha dejado de sonar.

Cuando se ha hablado de la presunta exigencia por parte de Palatchi hacia su equipo, todas las miradas se han dirigido hacia la diseñadora. Clará comenzó allí, pero terminó muy mal con el presidente de la compañía. Tanto, que éste la demandó por competencia desleal y fue acusada, entre otras muchas cosas, de copiar algunos patronajes. La lucha judficial duró hasta 2005. Rosa ganó. “Ha pasado mucho tiempo. Eso es pasado y no hablo de esas cosas”, manifiesta ella.

Sin duda alguna, todos se han sentido sobrepasados con la desaparición de Manuel Mota el pasado martes. Pronovias, a través de su agencia de comunicación, se ha visto obligada a mandar hasta tres notas de prensa aclarativas, en tan sólo dos días, para contrarrestar las informaciones que han ido saliendo con relación a la presunta mala relación que el que fuera director creativo de la firma mantendría con Palatchi. “El clima laboral de esta compañía es positivo. La conflictividad laboral es mínima. (…) Queremos hacer constar también, que al día siguiente del fallecimiento de Manuel, el señor Palatchi convocó a toda la compañía a un acto de homenaje muy sentido donde todo el mundo se emocionó muchísimo y sobre todo él mismo”, rezaba uno de los fragmentos del último comunicado.

Una vida familiar

Palatchi, conocido por sus más íntimos como Tito, está casado con Susana Gallardo, de la familia de los laboratorios Almirall, quien a su vez es vicepresidenta de ‘Pronovias’ y consejera de CaixaBank. Tienen tres hijos: Alberto, Marta y Gabriela, quien estudia en Boston y parece que se convertirá en la heredera, ya que apunta formas. Amigos cercanos afirman que disfrutan de la vida en su mansión de Puigcerdá, donde suelen jugar al golf, o en el barco que poseen en Menorca, donde suelen veranear cada año. Su presencia en la vida social catalana es regular, aunque cuando los Palatchi Gallardo brillan con luz propia lo hacen en los desfiles que organizan una vez al año en la Ciudad Condal. Los invitados, que ascienden hasta los 2.000 en algunas ocasiones, pueden ser desde Karolina Kurkova a las hijas de Bruce Willis o Kevin Costner. Todo un despligue de glamour.

Pero hasta llegar a hoy en día, en pleno proceso de internacionalización de la firma, han pasado muchas cosas. Palatchi, de orígenes judíos-sefardíes, pertenece a la tecera generación de una familia con clara vocación en el mundo de las novias. Su padre llegó hace casi cien años a Barcelona desde Turquía, donde residía con una maleta llena de bordados y telas. Luego montó una tienda a la que llamó 'El Suizo' en Barcelona. De ahí, visicitud tras visicitud, hasta convertirse en 'Pronovias', la marca que con tesón ha construido Alberto Palatchi y que actualmente, más que nunca, atraviesa la época más ocura desde su nacimiento. “El tiempo lo cura todo y pone las cosas en su lugar”, afirman fuentes cercanas al presidente. Mientras, algunos siguen cuestionándole.

#27
26 nadie dice que ser empresario sea facil.
no hay mas empresarios porque la educación nos dirige más a ser empleados que ser empresarios, pues nos gusta más la nòmina que, como usted dice &034;jugarse la vida laboral&034; siendo empresario.

ni todos los trabajadores son supereficientes ni tampoco los empresarios, pero lo cierto es que empresarios que funcionen bien hay pocos, sobretodo en tiempos de crisis donde lo importante es el detalle....

la presión del empresario y su vinculación con los suicidios, lo hemos visto en Asia y aquí al lado, en France Telecom.

El pastón no se lo pagaba el sr.palatchí por amor al arte, sino porque era un diseñador excepcional...
Clarà ya se fue por la habilidad de este Palatchí

no demonizamos al empresario por serlo, sino por su actitud... y su forma de gestionar la empresa...

que el mundo es un pañuelo hombre, que todos nos conocemos....
Ampliar comentario
#26
25 Mire, usted tiene una clara inclinación ideológica y esto se refleja en sus comentarios, poero la realidad del mundo dice que si fuera tan fácil ser empresario, lo sería mucha más gente.

Por supuuesto que hay empresarios que son menos eficientes que alguno de sus empleados, pero esa no es la tónica general. Lo normal es que el empresario, quee s quien se ha arriesgado y quien ha parido la idea del negocio, sufra más desvelos que los trabajadores, se esfuerce más, piense más horas en el trabajo y sea más eficiente y productivo. Eso es lo normal, porque este señor se juega su dinero y a menudo toda su vida profesional.

Y luego claro que hay empleados sensacionales que viven la empresa como si fuera suya, pero esto no es lo habitual.

En todo caso, esto es para otro debate. Aquí lo que se discute es que se pueda o no meter en este ajo al Sr. Palatchi, que seguro no habrá cometido mayor pecado que pagar un pastón al Sr. Mota para disponer de su talento en la empresa. Lo demás, es responsabilidad del propio Mota. Si se sentía presionado, que se hubiera ido a trabajar a otro lado, pero no podemos caer en la demonización de un empresario sólo por un rumor de acoso sin contrastar.
Ampliar comentario
#25
23 pero ha leido lo que le he comentado de France Telecom? que después de varios suicidios de sus trabajadores por la presión que tenían tuvo que hacer un plan anti suicidios!!! ....

dese cuenta de que su frase &034;...lo que he dicho es que un suicidio NUNCA tiene como detonante a un jefe muy exigente.....&034; es totalmente mentira

eso de que el jefe es el que más sufre y el que más trabaja, es tan tópico como que los trabajadores son todos unos vagos y vividores...
hay de todo como en botica...

la década prodigiosa [1998-2008], donde no se vendía, se despachaba, que es muy distinto, se cargó la eficiencia... así nos luce el pelo ahora...

Ampliar comentario
#24
Aqui las declaraciones de la psicóloga que tratata al Sr. Mota, publicadas en esta misma web:&034;La doctora ha manifestado que Manuel Mota, a diferencia de lo publicado en diversos medios de comunicacion, no sufría ningún tipo de episodio depresivo. Mota recibía tratamiento en su colsulta por ANSIEDAD GENERADA POR ACOSO LABORAL. La propia psicóloga ha hecho alusión a Albert Palatchi como responsable de la presión que presuntamente recibía desde hace un tiempo&034;

Por eso yo le he calificado de presunto sospechoso de ser un monstruo acosador.

Del resto de burradas que se han escrito aqui, motivadas por el desconocimiento absoluto del caso, ni hablo.
Ampliar comentario
#23
22 Mira usted todo con un ojo tapado.

Yo no he dicho que no pueda existir el acoso laboral, lo que he dicho es que un suicidio nunca tiene como detonante a un jefe muy exigente.

Y mire usted, está en la condición empresarial que el jefe vexija dedicación y resultados a sus subordinados, porque él suele tener aquélla y cosechar estos. El perfil de jefe inútil que usted plantea, perdone, pero no dejja de ser una caricatura que sus demonios sociales le han dibjujado en su cerebro. Más allá de anécdotas, lo normal es que el jefe sea el que más sufre y el que más trabaja.
Ampliar comentario
#22
19 es tan raro que un jefe sea responsable de los suicidios de sus trabajadores que en la propia France Telecom tuvieron que montar un plan &034;anti-suicidios&034;...

no frivolicemos con el tema porque el estrés y la tensión que algunos propietarios transmiten a sus exclavos/empleados genera lo que genera...

le suena el mobbing?

lo que sí que es cierto es que aún tenemos mucha persona que cree que tener una &034;depresión&034; es una manera de escaquearse, y que no son enfermedades &034;reales&034;.....

y no mezclemos el tema con salarios porque a caso cree que el sueldo era por firmar y seguir haciendo el indio como en su día le pasó al decadente Dalí??

por favor.... que no estamos hablando de tonterías...

y las empresas ganan dinero porque el jefe presiona...pero las que se forran son las que no presionan, sino las que son profesionales...las que invierten en formación, las que gestionan personas, las que hacen presupuestos y hacen un seguimiento...

los otros, los de &034;échale cojxxes cxño!!, arromángate y pa&039;lante!!&034; sólo son buenos con un mercado alcista, cosa que hace años que no pasa...

se acabó la época en que el crecimiento del mercado cubría las INUTILIDADES del &034;crack&034; de turno...
Ampliar comentario
#21
Por lo que se ve,hay judíos malos,como el tal Palatchi
y otros empresarios que prefiero no nombrar,por que su mano es muy larga y llega muy lejos,[ no siguen la torá ni los consejos del Talmud en lo que se refiere a sus semejantes].Judíos buenos,como Jesús de Nazareth,que todos sabemos como acabo.Y judíos regulares como yo,que temen a los judíos ricos,mas que Herodes al Bautista.Ya me entienden,cuanto más lejos mejor.
Ampliar comentario
#20
18 No creo que nadie esté tratando de prohibir, ni tan siquiera afear, el hecho de que alguien caiga en depresión, enfermedad mental que goza de la comprensión y solidadridad de toda persona sensata.

Pero una cosa es comprender y compadecer al enfermo y otra echar las culpas de un suicidio al jefe, &034;porque presionaba mucho&034;. Pues coño, ¡¡claro que presionaría!!, Como el 90% de los jefes, afortunadamente. Si no presionaran los jefes de la empresa privada, estarían en bancarrota como lo están la mayoría de empresas públicas, empezando por las propias Administraciones.
Ampliar comentario
#19
14 Con todos mis respetos, lo indefendible es deslizar si quiera que el señor propietario de Pronovias tiene la más mínima responsabilidad sobre el hecho de que un empleado se quite la vida.

No, mire, ya me puede usted contar que era un jefe malo malísimo [cosa que está por ver y no deja de ser un juicio de valor, por mas que usted se empeñe en decir que era de dominio público], pero en todo caso, aun aceptando que lo fuera, le garantizo que tener jefes malos no alcanza ni de lejos para hacer lo que ha hecho el Sr. Mato, víctima segura de una enajenación mental.

Porque si el Sr. Mato fuera un desprotegido mileurista sin otra posibiliad de encaje laboral ni de subsistencia que aguantar al que ahora llaman &034;monstruo&034;, aún lo podría entender algo, pero tratándose de un señor de 500.000 euros al año y con un prestigio tan elevado en la profesión, perdone, pero la conclusión es que aquí no hay más causa del trágico final que el monumental cruce de cables que aconteció en el tarro de señor director creativo, que en paz descanse.
Ampliar comentario
#18
9 Hombre dudo yo mucho que una persona decida quitarse la vida para desprestigiar a su jefe. No creo que ni se plantee el método con ese fin.
Lo que parece es que hay mucho forero intransigente e inflexible. Poco más y prohiben deprimirse y ser debil.
Ampliar comentario
#17
El articulo es bastante desafortunado. Creo que a quien le faltan conocimientos es al autor, y lo peor sentido común.
Ampliar comentario
#16
&034;A diferencia de otros todopoderosos, como Amancio Ortega o Isak Andic, la vida profesional de Palatchi se desarrolla más en los términos de la discreción&034;

Vaya, ahora resulta que Amancio Ortega no es discreto, del que, por poner sólo un ejemplo, durante décadas no se conocía ni una foto suya.

En fin....


Ampliar comentario
#15
2 El periodista igual confunde conocimientos financieros con titulación, si la tiene. En cuánto al acoso, era el sr. Mota un hombrecillo gris que tenía que aguantar todo lo que le echaran o morirse de hambre? No era acaso un diseñador conocido, que conste que no tengo ni idea; la psicóloga no tiene que guardar el secreto de las confidencias? Vamos que ahora la hermana, el novio, la psicóloga y hasta el chófer, si lo tenía, pasaran por todas las televisiones. Este pasado otoño en el entorno de mi lugar de residencia se suicidaron 5 persona, menos mal que sólo conocía a una, y no sufrían acoso de nada, tenían, en teoría, una vida cómodo y feliz, eso sí lo hicieron en lugares que significaban algo para ellos [eran todos hombres] no en un aseo público.
Ampliar comentario
#14
13 entiendo la defensa numantina que realiza, la entiendo porque todos tenemos nuestros puntos de vista, pero las comparaciones y detalles en los que entra no son demasiado afortunados.

de entrada déjeme repetirle que el mundo es un pañuelo, que nos conocemos todos y que al propietario se le conoce la actitud y los métodos....

que el fallecido tenía problemas emocionales graves, es una obviedad, pues se suicida.
que toda la culpa es del empresario nadie lo ha dicho...

pero el estilo de dirección es conocido... y es el que es...
no queramos defender lo indefendible...
Ampliar comentario
#13
12 Oiga, no seamos tan lanzados. Aquí tenemos a un empresario normal, que dirige con éxito una empresa de modas y a un ejectivo brillante y muy bien pagado, que ha demostrado tener unos líos psiquiátricos de padre y muy señor mío. Eso es lo que se sabe. Y de lo que no se sabe, no podemos hablar.

Mire, un suicidio como éste no tiene más culpable que quien lo perpetra y de la misma manera que sería una canallada decir que tal marido mató a su mujer pero el homicidio es comprensible porque ella era un mal bicho, es una auténtica barbaridad deslizar la más mínima sospecha de culpa sobre el sempresario o insinuar una relación de causa efecto entre la manera de gestionar la empresa del tal Palatchi y el original harakiri del pobre Mota, a quien Dios acepte en su seno.

Si un tío se mete en un baño y se clava un cuchillo en el corazón, sólo estamos en disposición de asegurar que el suicidado no estaba en sus cabales. Lo demás, es ya poner de cosecha propia. Y lo más políticamente correcto es cargar contra el empresario y alimentar algunas que convicciones ideológicas o sociales. Pero no dejará de ser un mero &034;tocar de oído&034;.
Ampliar comentario