Sigue esta sección:
NOTICIAS

La hija de Ágatha Ruiz de la Prada y Pedro Jota Ramírez ya no quiere ser presidenta del Gobierno

Cósima Ramírez Ruiz de la Prada, hija de Pedro Jota Ramírez, director del periódico El Mundo, y la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada, siempre ha
Fecha
Cósima Ramírez Ruiz de la Prada, hija de Pedro Jota Ramírez, director del periódico El Mundo, y la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada, siempre ha tenido un sueño: convertirse en la presidenta del Gobierno, tal y como confesó al biógrafo de su padre. Desde una edad temprana, a esta joven de mirada felina le han apasionado las ciencias políticas y, de hecho, en alguna de las pocas entrevistas que ha concedido, se ha mostrado decidida a transformar su vocación en realidad. Su determinación por la res pública encuentra su fuente de inspiración en los discurso de Churchill que su padre solía reproducir durante uno de los tantos viajes por carretera que la familia acostumbraba a realizar en verano. Sin embargo, la desazón se ha apoderado de Cósima. Ya no anhela pisar La Moncloa. “Sí, es cierto que he sentido fascinación siempre por ese mundo. Me ha gustado muchísimo. Pero ya no. Con la que está cayendo, ya no me quiero dedicar a la política”, confiesa ésta en conversación con Vanitatis.
Cósima, que así decidieron llamarla sus padres en honor a la hija de Franz Liszt y Richard Wagner, se encuentra estos días en Madrid. El próximo martes pondrá rumbo a Estados Unidos, ya que en tan sólo cuatro meses finalizará los estudios de Historia, que cursa desde los 18 años en la Universidad de Brown, ubicada en Providence, en el Estado de Rhode Island. Allí comparte pupitre con otros hijos de ilustres personalidades, como el de Jack Nicholson, con el que mantiene una sólida amistad, o con Rafael Cebrián Aranda, hijo de la experiodista Teresa Aranda y de Juan Luis Cebrián, presidente ejecutivo del grupo Prisa y, por tanto, enemigo número uno de su padre en temas profesionales. A pesar de la inminente graduación, la benjamina de Pedro Jota y Ágatha no tiene muy claro cuál será su destino laboral. “Tengo segurísimo que me fascinaría terminar escribiendo, pero todavía no tengo las cosas claras. Cuando termine, veré. A lo mejor ayudo a mi madre”, manifiesta a este portal. 
Ésta acompañó a su madre en el estreno del espectáculo Sofocos, en el que participan Lolita y Paz Padilla, y en el que la propia De la Prada se ha encargado del vestuario. Lejos de sentirse violenta con la presencia de los medios, se mostró relajada en todo momento. Y no dudó en hacerse fotos con algunos de los asistentes, como María Teresa Campos. La joven, que tiene un acento peculiar después de estar tanto tiempo en Estados Unidos, no rechaza la idea de convertirse en personaje puntual de la crónica rosa, baldía en celebrities nuevas últimamente. Se dejó preguntar sin cortapisas, algo que no es frecuente. Su madre sueña con incorporarla a su nuevo equipo, aunque ella parece que es más una chica de mundo. “Si me animo a trabajar con ella, no será en temas de diseño. Lo mío son las letras”, finaliza. Sea como fuere, la hija de Pedro Jota y Ágatha, cuya hermanastra María, fruto del primer matrimonio de su padre, ejerce como enviada especial en Nueva York de El Mundo, ya tiene experiencia en el mercado literario, ya que este verano pasado trabajó en París, en una pequeña editora de libros. “Me encantó la experiencia”, concluye. 
Pero no es la primera vez que ésta, quien ostentará de su madre el marquesado de Castelldosrius y la baronía de Sant Pau, se pone manos a la obra. Hace dos veranos, también trabajó en una céntrica tienda Pull and Bear de Madrid, perteneciente al imperio textil de Amancio Ortega, donde pasó totalmente desapercibida. Su hermano Tristán, que despierta menos interés en los medios que ella, ha desarrollado su actividad profesional en las oficinas en Madrid de Inditex. Cósima abandonó el anonimato en el 2007, cuando participó en el baile de debutantes del Hotel Crillon de París, en el que participaban otras 24 jóvenes de apellido ilustre. La joven, que se decantó por un vestido de Lacroix, el diseñador fetiche de la infanta Elena, compartió estrellato en el Crillon con gente tan principal como las nietas del senador Kennedy o la hija del cantante Phil Collins. En cambio, si finalmente llega a España, es muy probable verla más de un día en las revistas del cuché. Tiene madera. Y pedigrí.
Noticias
Comparte en:
Sigue esta sección:
#10
Compartir
7 dónde puedo ver ese vídeo?
Ampliar comentario
#9
Compartir
...Willy?..Willy Toledo?.
Si?...quien llama?..

No tronco soy yo... llámate a SanJuan y vamos pa Bellas Artes a hacer huelga de hambre pa que pongan a Cósima de Presidenta.

Ah...esconde bien los bocatas que me han dicho que en la anterior huelga de hambre dábamos mucho el cante con el alientito a cantimpalo...
Ampliar comentario
#8
Compartir
¿Que la hija de Agatha Ruiz de la Prada ya no quiere ser presidenta de España? ¡Cachis, cachis, cachis! Esta crisis si que no la vamos a superar.
Ampliar comentario
#7
Compartir
Apunta maneras, llegará a ser más petarda que su madre
y el &034;importante&034; de su padre, famoso por la lluvia amarilla
Ampliar comentario
#6
Compartir
pProbecita ella, que quería ser presidenta y ya no....o sea.....y que estudia en USA donde papi y mami pagan unos 50,000 Dolares por año mas gastos....o sea... y que habla con acento.....por dios cuanta tontería se puede decir en una entrevista.

Ampliar comentario
#5
Compartir
Jo tía ! Sin duda habrá un antes y un después en la historia de la Humanidad tras tan trascendental decisión de la niña de popó.
Ampliar comentario
#4
Compartir
Dichosa ella, que puede elegir: &034;no sé si acabaré escribiendo o ayudando a mi padre&034; Es que no se dan ni cuenta de lo profundamente insultante que resulta para los que estamos aquí, en la trinchera.
Ampliar comentario
#3
Compartir
1 ¿Y? ¿Ya la quiere mandar al paro?

Mucha envidia
Ampliar comentario
#2
Compartir
Y por cierto, Cósima era hija de Franz Liszt y esposa de Richard Wagner, no hija de ambos [¿nadie revisa los artículos?]
Ampliar comentario
#1
Compartir
La pobrecita seguro que no duerme pensando si encontrará un puesto de trabajo.
¡Manda eggs!
Ampliar comentario