NOTICIAS

El complejo divorcio de Vicky Larraz

Fue una de las caras más reconocibles del pop español de los 80. Vicky Larraz derrochaba energía y hacía mover la caderas de los jóvenes cada

Foto: El complejo divorcio de Vicky Larraz
El complejo divorcio de Vicky Larraz

Fue una de las caras más reconocibles del pop español de los 80. Vicky Larraz derrochaba energía y hacía mover la caderas de los jóvenes cada vez que entonaba el No controles de Nacho Cano junto a su grupo ‘Olé, Olé’. Desde 1983 hasta el 85, mucho antes de que llegase Marta Sánchez, Vicky fue la primera solista de un grupo fundamental a la hora de comprender el pop de entonces. Tras años viviendo en Miami, la cantante vuelve a la actualidad por su divorcio. Este jueves, Larraz publicaba varias fotografías en las redes sociales junto a sus hijas celebrando la norteamericana fiesta del 4 de julio (ella vive en Miami) y sorprendía a sus fans acompañando las instantáneas con la siguiente declaración: “Hoy aquí es 4 de Julio. ¡¡Día de la Independencia!! Y para mí desde ayer llegó ese día, ya que después de una época de mi vida, la cual prefiero aquí dejar sin decir demasiado, soy una mujer como la serie de Televisión “Felizmente Divorciada”. Hoy a celebrar por partida doble!!!”. Vanitatis se ha puesto en contacto con la artista pero ella ha preferido no hacer declaraciones por el bien de sus dos hijas.

Poco se supo de Vicky Larraz durante años, desde que se fue a vivir a Miami en 1992 tras haber recorrido, durante los últimos 80, un camino en solitario lejos de un ‘Olé, Olé’ que se adaptaba a una nueva década de la mano de la explosiva Marta Sánchez. Su salto al otro lado del océano dio buenos frutos, ya que su carrera fue fulgurante en Estados Unidos, convirtiéndose en una presentadora de éxito para el público latino gracias a Hollywood DF y Casa Club Magazine, programas de entrevistas en los que contó con la participación de estrellas como Leonardo DiCaprio o Diane Keaton. Uno de los espacios se podía ver en España a través de la ya inexistente Vía Digital o de Cosmopolitan TV.

Fue también en Miami donde unos amigos le presentaron al al empresario William Molino, un neoyorkino de origen italiano, que se encontraba en la ciudad por motivos laborales. Con él se acabaría casando el 13 de enero de 2001 en una ceremonia intima. Solo unos 200 invitados acudieron a la Plymouth Congregational Church para ser testigos del enlace entre Larraz y el empresario.

Las imágenes de ambos eran de felicidad absoluta por aquel entonces. El nacimiento de sus hijas Olivia Victoria en 2002 y Sophia Cristina en 2004, apareció en las revistas del corazón en su momento y mostró al público y a sus fans una estampa de entendimiento y complicidad entre el matrimonio, que no sólo había unido sus vidas en lo personal sino también en lo profesional. Juntos crearon una empresa dedicada a la venta de yates y otra de venta de recambios de Harley Davidson llamada Cycle Ops. La repartición de esos negocios se habría convertido en uno de los acuerdos más difíciles para la expareja de cara al divorcio, así como la custodia de las dos niñas, en principio compartida.

Tal fue el éxito personal que la diva de los 80 tuvo durante los años iniciales de su matrimonio, que se planteó regresar a la música con ‘Olé, Olé’ en 2007. Grabaron varios temas con los componentes del ya extinto grupo pero la reunión no llegó a prosperar y la idea se disolvió tan pronto como había surgido.

En las fiestas del Orgullo Gay de 2010 los asistentes vieron a la artista en uno de sus conciertos después de años en los que su presencia en España había sido prácticamente nula. Ese mismo año estrenaba Contigo otra vez como agradecimiento a todos sus seguidores. En otoño de 2012 fue cuando se produjo un relanzamiento musical con una fuerte promoción detrás gracias al single Earthquake , tema de ritmos discotequeros que se adaptaba a los últimos ritmos del pop. En su recorrido por programas de televisión de nuestro país como ¡Qué tiempo tan feliz! Llamó la atención de sus fans ya que, en todas sus apariciones televisivas, habló única y exclusivamente de sus hijas y no de su marido. La razón: en febrero de ese año había comenzado un complejo proceso de divorcio que ha durado más de un año. La cantante, que llegó a representar a España en la OTI en 1987 con el tema Bravo Samurai y se convirtió en uno de los emblemas del ajetreo nacional que se vivió en el país por aquellos años, prefiere guardar silencio y disfrutar de sus dos hijas. Sin embargo, a juzgar por las fotografías exhibidas en sus redes sociales y por el alivio resultante de su separación no cabe ninguna duda: Vicky Larraz vuelve a ‘ir a mil’.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios