Sigue esta sección:
la historia de muchas mujeres de este país

Rosalía Mera, la mujer que regalaba rímel

Las vacaciones de Rosalía Mera en Menorca han tenido un final trágico e inesperado. Su muerte ha pillado por sorpresa a su familia y amigos
Foto: Rosalía Mera (EFE)
Rosalía Mera (EFE)
Fecha
Tags

    Las vacaciones de Rosalía Mera en Menorca han tenido un final trágico e inesperado. Su muerte durante la tarde noche del 15 de agosto en el hospital San Rafael de La Coruña, donde fue trasladada en avión tras haber sufrido un derrame cerebral irreversible, ha pillado por sorpresa a familiares, amigos y conocidos fuera del circuito habitual y doméstico en el que funcionaba la empresaria.

    Una noticia, la de su muerte, que dejaba impresionados a los propios facultativos y personal del centro médico, algunos de los cuales la conocían de vista o la habían tratado en alguna ocasión.

    Mera era una mujer de trato agradable que solía pasar desapercibida fuera de su territorio coruñés porque nunca quiso protagonismos relacionados con su poder económico o mediático. No iba a fiestas públicas, no recogía premios y no daba entrevistas que no tuvieran que ver con su fundación Paideia a la que dedicaba todo el tiempo del mundo.

    Su privacidad estaba por encima de cualquier discurso y en su tierra se la respetaba porque Rosi, como la conocían sus íntimos, no daba “cuartelillo” y hacía una vida donde la normalidad era su santo y seña. Aseguraba que “el que quiere sale en prensa y el que no, no”. Y ella decidió que no quería compartir portadas con las estrellas del colorín, pero tampoco con los grandes del Ibex.

    Me gusta pasear por la calle, ir de tiendas, preferentemente a Zara, tomar café con los amigos, estar con mis hijos (Sandra y Marcos) y maleducar a mi nieto”, decía cuando se reunía con algún periodista en las tertulias literarias que organizaba en su centro de operaciones de su fundación, un edificio de cuatro pisos en la plaza de María Pita al que acudía todos los días sin un horario fijo para supervisar el día a día. El resto se ocupaba de su casa y de compartir con sus amigos charlas de café y cenas en cualquiera de los restaurantes de la parte vieja o los de los pueblos cercanos. 

    Rosalía estaba al tanto de lo que sucedía en el mundo y sobre todo de lo que “cuesta la vida”. Era una de las mujeres más ricas de España, pero no ejercía como tal y además le molestaba sobremanera que cuando se hablaba de su trayectoria vital se hiciera un comparativa con Cenicienta. “¡Pero qué narices! ¿Y por qué no lo dicen de Amancio (Ortega)?”, se preguntaba.

    Lo mío ha sido la historia de muchas mujeres de este país. Me casé enamorada, trabajé desde que tengo uso de razón y montamos una empresa que el tiempo, el esfuerzo y algo de suerte convirtió en lo que es hoy. Yo no he tenido días libre y conciliar la vida con la de mis hijos ha sido complicado”, se defendía.

    Rosalía Mera fue madre de dos hijos, Sandra y Marcos, y tuvo que enfrentarse a la dura realidad ya que su hijo varón nació con una parálisis cerebral y no podía valerse por sí mismo. Es ahí donde hay un antes y un después en su vida y cuando tiene muy claro que va a dedicar todos sus esfuerzos a que niños como el suyo tengan una vida mejor. “Yo tengo suerte porque tengo medios económicos pero, ¿qué ocurre con las familias que no lo tienen”?

    En el otoño tenía previsto organizar unas tertulias y mesas redondas para dar más publicidad a estas cuestiones. Estuvo en Madrid antes del verano y contactó con varios periodistas a los que quería invitar a esas reuniones. Organizó varios almuerzos y preguntaba todo. Quería saber como conciliaban vida laboral y familiar sus invitadas, donde podía comprar regalos para su nieto, qué exposiciones había en el Thyssen o el Prado….

    Y en el momento de los postres pidió que si le podíamos acompañar a comprar maquillaje y pinturas porque se le habían olvidado. Y allí que fuimos. Fue entonces cuando nos regaló un rímel nuevo y nos recomendó un libro que le había gustado mucho El monje que vendió su Ferrari.

    Noticias
    Comparte en:
    Sigue esta sección:
    #9
    Compartir

    Oh vaya, me ha llamado farisea.

     

    Bueno que se le va a hacer, yo es que en vez de dar de comer a un pobre prefiero ayudarle a ganarse el pan por si mismo.

     

     y me queda una gran duda ¿usted da de comer a los pobres y doy por hecho que no compra equipos informáticos donde parte de sus componentes se consiguen por esclavos y la inmensa mayoría por esclavos infantiles?, lo doy por hecho porque si usted usa tecnología de ese tipo no es un fariseo simplemente es un hipócrita.

     

    Supongo que el equipo desde el cual usted se conecta para llamarme a mi farisea se ha fabricado íntegramente con mano de obra bien remunerada y con todos los derechos sociales adquiridos y para nada contribuye usted a que unos cuantos pobres se mueran por trabajar por ej en minas de coltán para que usted se pueda conectar alal ciberespacio.

     

    Doy por hecho que usted como buen cristiano ni usa móvil, ni ordenador, ni aparatejos similares........eso sí dígame con que se conecta para dejar de ser yo una farisea y una cristiana light no vaya a ser que San Pedro no me abra las puertas del cielo y me tenga que pasar la vida eterna echando leña en las hogueras del infierno.

     

     

     

     

     

    Ampliar comentario
    #8
    Compartir

    Ha sido una currante toda su vida y la buena suerte le ha deparado ser la mujer mas rica de España pero ella, al menos en el pueblo de Lians en Oleiros , donde tenia su casa segun me costa no ejedrcia de rica para nada iba a comprar como cualñquier señora de su edad y si tenia guardaespaldas no se les veia para nada.

    Pero si lo pensamos friamente a pesar de tanto dinero ha sido feliz? igual que todos los mortales a ratos: le nació su hijo con  paralisis cerebral, su marido se enamora de una operaria de la fabrica y se separan, pocas mujeres hubieran superado estas dos tremendas desgracias pero ella que fue luchadora toda su vida y supo seguir adelante ¿feliz? como digo a ratos; creo que su hija ha heredado su sencillez y seguirá adelante con el imperio de su madre y como dinero tiene de sobra le deseo que pueda seguir en el anonimato como hasta ahora disfrutando de toda su familia

    Ampliar comentario
    #7
    Compartir

     

     

    Cristo también dijo aquello de dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

     

    Si esta señora hubiese vendido su imperio hubiese dejado miles de familias sin trabajo desde quien cose hasta quien aplica la tecnología en la empresa, pasando por repartidores, viajantes, comerciales, diseñadores, representantes....

     

    Y cuando usted dice que duerme a pierna suelta pues no debería hacerlo si considera que sólo los ricos explotan, le recuerdo que en cualquier dispositivo que hoy en día utilice, sea un móvil o un ordenador , hay componentes que se obtienen por medio de la esclavitud.

     

    Y Cristo también dijo aquello de quien esté libre de culpa que tire la primera piedra.

     

     

    Ampliar comentario
    #6
    Compartir

    Paloma,  Rosalía Mera ¿regalaba rímel o regaló rímel? los tiempos de los verbos están para algo y los periodistas, que trabajan con las palabras deberían saberlo. La mujer que ragalaba rímel nos hace pensar que era algo habitual en ella regalar rímel, pero sigo leyendo y comprendo que regaló rímel un día, ese día.

    Y no sólo escribe Vd esto, lo coloca en el titular a modo de gancho, tal vez pensando que el nombre de la firmante no basta para que sea leído un artículo que desmiente el título en el cuerpo de una noticia que no es tal, y que no hace más que repetir lo que mil veces hemos leído y oído estos días: sus comienzos como costurera, su imperio textil, su hijo discapacitado, su divorcio y su fundación. Demasiado habitual en nuestra prensa

    Ampliar comentario
    #5
    Compartir

    que Descanse en Paz, esta buena señora !!!!!!

     

    Ampliar comentario
    #4
    Compartir

    Pepitoforero. Eres bastante demagogo. Ninguna madre que tenga un hijo con parálisis cerebral es inmune a la desgracia de llos otros. Si además esta madre es una SEÑORA con medios económicos y crea una fundación para paliar de la forma que pueda, en la medida de lo posible el sufrimiento de esos niños y sus familias, lo mínimo que se puede es agradecerlo. Cuando hablas de la caridad y el anonimato estoy de acuerdo contigo en los famosos que van a promocionarse y colgarse el cartelito de "bueno" y "solidario. Pero todos los enfermos dependientes, además de medios económicos, necesitan concienciación por parte de toda la sociedad. Por ejemplo algo tan simple como que se respeten los estacionamientos reservados a discapacitados o personas con movilidad reducida, es una batalla. 

    Ampliar comentario
    #3
    Compartir

    3

    Habria que ver si tu sigues los consejos que das. Desde luego, con el comentario posterior que haces, se nota que adoleces de un gran mal Ibérico, la ENVIDIA.  A esta Señora, se le recordará más por su calidad humana, mayor que su riqueza material.  

    Ampliar comentario
    #2
    Compartir

    Échenle un vistazo al pésame que ha dado en twiter sobre el fallecimiento de esta Sra. el Sindicato de vagos comunistas de CCOO de Castilla la Mancha, vergonzoso, ruin, injusto, propio de esta gentuza que tanto ha colaborado para llegar a esta situación en la que se encuentra España robando cuanto ha podido de todas las formas posibles.

    Descanse en Paz Doña Rosalía.

    Ampliar comentario
    #1
    Compartir

    Una pena, una de las pocas personas con el dinero suficiente para cambiar el mundo, se muera relativamente joven. Debería cundir el ejemplo entre los poderosos, aunque claro, ella era así porque nunca se olvidó de sus orígenes, sin embargo, al no existir casi movilidad social, es casi imposible que este tipo de casos se den más a menudo.

    Ampliar comentario