El pasado 13 de agosto, la jueza del Juzgado de Instrucción número 2 de Collado Villalba redactaba un auto en el que se sobreseía provisionalmente las causas respecto del exmanager y el exproductor de la gira de despedida de Camilo Sesto, Pedro Rodríguez Almeyda y Miguel Ángel de Ruz, acusados de un delito de robo y otro de retención ilegal. 

Vanitatis ha tenido acceso, en exclusiva, a dicho documento en el que: “Se desprende que los hechos investigados son constitutivos infracción penal, si bien no existen motivos suficientes para atribuir su perpetración a Miguel Ángel de Ruz ni a Pedro Rodríguez Almeyda, al no haberse acreditado con las diligencias de prueba llevadas a cabo hasta la fecha su participación en los hechos objeto de las presentes actuaciones y por ello es procedente decretar el sobreseimiento provisional de estas actuaciones”. 

Después de esta actuación de la jueza ahora la última palabra la tiene el cantante, que tiene un plazo de tres días recurrir esta decisión de la justicia si lo hace en el juzgado o de cinco días si lo hace por escrito.

El sobreseimiento se ha producido después de que el pasado lunes Norberto Lázaro, el exasistente cubano del artista, fuera llamado a declarar por el asalto al chalet de Camilo Sesto. Después de cuarenta minutos de interrogatorio y demostrar que los exrepresentantes del cantante no tenían nada que ver con el robo, que se produjo el pasado 12 de enero, pudieron respirar tranquilos.

A día de hoy, el exmanager y el exproductor están a la espera de que les devuelvan sus teléfonos móviles que les fueron confiscados en el momento de su detención el pasado mes de junio durante una operación llevada a cabo por los Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional en Cuenca y en Madrid. De los ocho detenidos, a día de hoy sólo quedan cuatro en prisión provisional a la espera de que el proceso de instrucción finalice y sean juzgados.

La hipótesis principal de los investigadores se basaba en la posibilidad de que el móvil del robo era cobrarse la deuda que Camilo Sesto tiene tanto con Pedro Rodríguez Almeyda y Miguel Ángel de Ruz y que asciende a la cantidad de 600.000 euros. Debido a esto la línea de investigación apuntó directamente hacia el exmanager y el exproductor del artista.

Según fuentes policiales éstos podrían haber sido los encargados de planificar y solicitar el robo a otras seis personas que fueron los que pasaron a la acción sustrayendo 2.500 euros en efectivo y una gran cantidad de artículos de gran valor como joyas, relojes y aparatos electrónicos.

Los bienes de Camilo Sesto en peligro.

A la espera de ser juzgado por esos 600.000 euros el artista fue condenado el pasado mes de julio a pagar al productor Freddy Funes 100.400 dólares por incumplimiento de contrato y no actuar en el Panamá y El Salvador en el año 2009. El abogado del productor presentó hace unas semanas la demanda de ejecución de esa cantidad a la que se le suman los intereses y un treinta por ciento de recargo poniendo así en peligro su casa de Torrelodones y todos los bienes de la empresa Torrepeñote S.L. propiedad de Camilo Sesto.