Un embarazo que reafirma su amor. Amaia Salamanca y Rosauro Varo iniciaron su noviazgo hace ya tres años y ahora, según ha contado su círculo más íntimo a Vanitatis, esperan su primer hijo. Cuando se supo que eran algo más que amigos, pocos eran los que creían que la historia de amor que iniciaban sería de largo recorrido. Sin embargo, tan largo es que ellos mismos han sido los que han comunicado a sus amigos y familiares la noticia del embarazo. Este llega, además, en una etapa de sosiego en la carrera de la actriz que, tras el final de la serie Gran Hotel no tiene proyectos profesionales a la vista. Además del estado de buena esperanza, fuentes de su entorno también hablan de una futura boda.

Hace unos días, Amaia y Rosauro, recién llegados de Bali, donde pasaron unas breves vacaciones con Eugenia Silva y Alfonso de Borbón, cenaron con los padres de la joven en un céntrico restaurante de Madrid. Según testigos presenciales, los cuatro parecían celebrar algo. La alegría de ese encuentro familiar tendría que ver con la buena noticia que la pareja habría comunicado a los futuros abuelos. Poco dados a comentar su vida privada, Amaia y Rosauro no han dudado en mostrar a sus íntimos la alegría por la noticia. 

La pareja ha demostrado que apenas se separa si no es por motivos profesionales. El pasado mayo, por ejemplo, Amaia viajó unos días a Marbella, donde su novio posee varios negocios. El último de ellos, ‘Puro Sushi’, que está situado en la playa de Padrón, en Estepona, al lado del lujoso Hotel Kempiski, lo inauguró ese mismo mes. No han sido pocas las ocasiones en las que se les ha podido ver juntos disfrutando del sol y el relax de la Costa del Sol. 

La historia de amor del empresario y la actriz

En 2010, Amaia Salamanca ya era una figura popular tras su intervención en la serie televisiva de Telecinco Sin tetas no hay paraíso, que logró unos altísimos índices de audiencia y la convirtió en un reclamo popular. También tuvo una gran repercusión su papel de Letizia en la miniserie que la misma cadena rodó sobre los príncipes de Asturias. La actriz era la réplica de la Letizia periodista y la Letizia princesa. Fue por esa época cuando se empezó a rumorear acerca de la especial amistad entre el empresario y la bella actriz, que se habían conocido en Ibiza gracias a una fiesta organizada por un amigo común. A partir de ahí, se hicieron inseparables, pero su romance no fue público hasta meses después. Dado el currículum amoroso de Varo, muchos vieron a Amaia como un trofeo más, pero hasta ahora, el empresario ha demostrado que no es así.

Rosauro Varo, que empezó con 21 años explotando bares de copas y franquicias de Vodafone, trabaja actualmente en una consultoría de ingeniería industrial con sede en Madrid. Es un chico emprendedor, hábil en los negocios y muy amigo de sus amigos, a los que echa una mano laboral en estos momentos de convulsión económica. Su lista de conquistas, que incluye nombres como los de Eugenia Martínez de Irujo, se cerró cuando empezó a salir con Amaia, a la que también ennoviaron con los hombres más deseados, como Miguel Ángel Silvestre, Mario Casas, Gonzálo Miró, Luis Fernández (Los protegidos) o su compañero de Sin tetas no hay paraíso, Antonio Velázquez.