Rompiendo los cánones tradicionales, Francisco Rivera y Lourdes Montes no sólo no han podido casarse por la iglesia, tal y como era el deseo de la novia, sino que han tenido que darse el ‘sí, quiero’ en secreto, antes de celebrar su despedida de solteros de manera conjunta. Convertidos en marido y mujer, la pareja tiene previsto despedir la ‘soltería’ en una gran fiesta, que se celebrará el próximo sábado en Ronda, para la que el diestro y su ya mujer han alquilado un local en el que reunirán un gran número de amigos y que contará con la actuación del grupo Alpresa, cuyos componentes mantienen una estrecha amistad con el diestro desde hace años.

Si el pasado mes de julio Francisco organizaba una fiesta de disfraces únicamente para hombres en la finca de un amigo, a las afueras de Sevilla, mientras Lourdes lo celebraba con sus amigas, en esta ocasión la pareja ha decidido aprovechar una de las fechas más importantes en el calendario del diestro para, de manera simbólica, despedir su estado civil.

Para ellos su verdadero enlace será el que se celebre dentro de unos días en la Finca El Recreo ante su familia y sus amigosSerá un fin de semana completo para Lourdes y Fran. El sábado día 7 se celebrará en Ronda la tradicional corrida goyesca en la Real Maestranza, de la que Rivera es empresario. Era el propio Francisco quien anunciaba hace unos días en su cuenta de Twitter la noticia de la reaparición de Morante de la Puebla, tras su cogida el pasado 10 de agosto en la feria de Huesca, en el coso rondeño. Tras la corrida, para la que ya están vendidas todas las entradas, la pareja tiene organizada una fiesta por todo lo alto, a la que probablemente se unirán familiares como Julián Contreras Junior, hermano del diestro, que en los últimos años no ha faltado a la cita de Ronda.

La gran duda, una vez más, será la presencia de la Duquesa de Alba. Si en la agenda de doña Cayetana la goyesca era una cita obligada todos los años, desde que Francisco decidió interponer una demanda solicitando la custodia de su hija Cayetana, la duquesa no ha vuelto a Ronda.

El calendario de la pareja tras su vuelta de las vacaciones se ha llenado de citas importantes que no han seguido el orden natural dados los contratiempos. La imposibilidad de que el alcalde de Sevilla oficiase la boda civil en Ronda el próximo día 14 ha provocado que primero haya habido boda y posteriormente despedida; sin embargo, según fuentes cercanas a la pareja, este pequeño obstáculo no ha enturbiado la felicidad de la pareja, para quien su verdadero enlace será el que se celebre dentro de unos días en la Finca El Recreo y para el que ya están ultimados todos los detalles.