Niño o película…Esta semana, Elsa Pataky anunciaba su segundo embarazo de Chris Hemsworth. Un estado de gestación que viene acompañado de posibles éxitos, mediante su primer papel protagonista en una cinta americana; en un Hollywood que nunca ha acabado de digerir del todo su carrera y sí sus relaciones amorosas con estrellas como Adrian Brody o el propio Hemsworth. “Elsa ha sido más arriesgada en su profesión de lo que todo el mundo piensa. Didi Hollywood era una película que tiene mucho que ver con sí misma y la hizo con un par de narices”, asegura alguien de la industria cinematográfica española que la conoció en sus inicios, recalcando la valentía de la actriz y modelo a la hora de enfrentarse a papeles menos cómodos que el de Serpientes en el avión, un producto trash y curiosamente de culto que se ha convertido en su incursión más célebre en el cine norteamericano, dejando la saga Fast and Furious aparte. Eso puede cambiar con Tinto de verano, una película de poco más de un millón de dólares de presupuesto en la que se ha implicado como productora y que está pendiente de estreno; una cinta estadounidense en la que por fin ella será la absoluta protagonista y cuyo estreno coincidirá con una maternidad que, pese al interés por su vida privada, tampoco ha sido suficiente para que acapare titulares en Hollywood.

Pese a todo, muchos se preguntan por qué la película no ha visto la luz en dos años desde que comenzó a rodarse en Barcelona. Pocos se atreven a responder. “Se juega mucho con este papel, eso está claro. De él depende que siga hablándose de su hijo, de sus embarazos y de su marido o que se hable de ella como intérprete”. Para corroborarlo no hay más que leer la noticia del embarazo en la 'biblia' del espectáculo hollywoodiense, Los Angeles Times, en la que Pataky ni siquiera aparece en el titular y donde se la presenta como “la mujer de Thor, Chris Hemsworth”. Poca cosa para alguien que lleva ya más de un lustro entrando por los ojos de los ejecutivos de los grandes estudios.

Precisamente es eso lo que pretende Pataky participando en la producción de este film de María Matteoli, una realizadora que se estrena con esta película en la dirección. Y para quien dude de las posibilidades de un film que cuenta con una directora aún desconocida, ahí está Marcia Gay Harden, actriz ganadora de un Oscar, para dar peso específico a la cinta. Hasta el momento, la prensa norteamericana ha tratado a Pataky como si fuera una simple starlette que suele ser noticia por sus romances más que por su carrera profesional. ¿Hasta qué punto le han venido bien? “Una española ha de ser racial en Hollywood. Ella es otra de las muchas rubias que pululan por Los Ángeles y sus papeles en la saga Fast and Furious los podría haber hecho cualquiera”.

De ser relacionada con Fonsi Nieto o hasta con Mario Vaquerizo años antes de que este fuese el marido de Alaska, Pataky pasó a ser la novia de Adrien Brody en 2006 una vez que se situó en la meca del cine. Que el ganador de un Oscar por El Pianista la pasease por las alfombras rojas de Hollywood le vino indefectiblemente bien. También cuando, en 2010, se casaba por sorpresa con Hemsworth y este hacía lo propio. Sin embargo, sus estelares parejas y la publicidad que conllevaron fueron también un arma de doble filo ya que, a partir de entonces, esa vida privada que copó los titulares no ayudó a impulsar la faceta profesional.

La evolución de la actriz en su nueva película viene acompañada, además, de un notable cambio de look con el pelo castaño con el que, al parecer, se trata de dulcificar su imagen y hacerla ‘más seria’. La historia de una chica enamorada de un hombre mayor también es una estrategia estelar, según los expertos. “Ese tipo de romances son propios de comedias románticas para lucimiento de la protagonista femenina, así que, si la jugada les sale bien, ella puede multiplicar sus posibilidades. Lo malo es que la película está rodada en inglés, catalán y español, y ese mejunje puede perjudicarla. Además, no deja de ser una película de bajo presupuesto que sólo podría jugar con la baza de su calidad”, aseguran, ya que el carácter indie de la cinta podría restarle posibilidades estelares.  “No ganará el Oscar pero sí titulares que no tengan que ver con su embarazo”, aseguran.

Por ahora, la película sigue sin fecha de estreno pero hay bastantes probabilidades de que coincida con el nacimiento del bebé. Muchos ya apuestan qué titular ganará…Niño o Película.