Jueves, 17 de enero de 2013

EL CONFIDENCIAL

ENCUESTA

De las novias del Real Madrid, usted se queda con...
Sara Carbonero
Pilar Rubio
Irina Shayk
Nagore Aramburu

EDICIONES ANTERIORES

· ARCHIVO

noticias

Así es Alberto Palatchi, el 'magnate' de Pronovias

Pronovias

Así es Alberto Palatchi, el 'magnate' de Pronovias

El matrimonio Palatchi en una fotografía de archivo (I.C)

Eduardo Verbo - Sígueme en    Twitter  - 14/01/2013

Tras la repentina y trágica muerte de Manuel Mota, el que fuera director creativo de ‘Pronovias’ durante los últimos 23 años, Alberto Palatchi (Barcelona, 1949), el presidente de la firma, ha saltado a la primera línea informativa. Su testimonio es el más buscado por los medios de comunicación. La psicóloga del diseñador fallecido le señaló directamente durante el responso que tuvo lugar hace unos días en Reus. Se dirigió a él como a un “monstruo” y le relacionó directamente con el presunto abuso laboral que, en palabras de la propia facultativa, sufría Mota desde hacía cerca de dos años. Rápidamente, desde la empresa negaron un trato desleal a Mota.

En cambio, Fina Mota, la hermana del fallecido, volvió a dar luz a esta hipótesis con varios comentarios en las redes sociales. Después de las desdichadas circunstancias de los últimos días, la guerra entre ‘Pronovias’ y la familia no ha hecho más que empezar y Palatchi está en el ojo del huracán. Pero, ¿quién es realmente el empresario del que todo el mundo habla?

Precisamente, se trata de alguien que nunca ha adquirido notoriedad pública a gran escala. Si bien es cierto que es uno de los magnates textiles más importantes del país, en raras ocasiones su presencia ha sido requerida por la prensa. Sus más cercanos confirman la animadversión que le produce sentirse centro de interés. A diferencia de otros todopoderosos, como Amancio Ortega o Isak Andic, la  vida profesional de Palatchi se desarrolla más en los términos de la discreción. Quienes conocen a este empresario, muy bien relacionado con la burguesía catalana, lo definen como un “hombre de producto”. Eso sí, con una base económica y conocimiento del mundo de las finanzas mucho mayor que, por ejemplo, el creador de Zara, becerro de oro del sector retail en España.

Palatchi tampoco se queda atrás. ‘Pronovias’ factura 150 millones de euros anuales, una cantidad considerable en un sector con un nicho de mercado con tantas peculiaridades. Se trata del quinto grupo mundial en el sector nupcial. En términos comunes, ‘Pronovias’ es cuatro veces Rosa Clará. La diseñadora catalana tiene mucho que ver con la marca. También con la especial singladura por la que la marca atraviesa estos días, evidentemente perjudicada por la inesperada y desoladora muerte de Mota. Su teléfono no ha dejado de sonar.

Cuando se ha hablado de la presunta exigencia por parte de Palatchi hacia su equipo, todas las miradas se han dirigido hacia la diseñadora. Clará comenzó allí, pero terminó muy mal con el presidente de la compañía. Tanto, que éste la demandó por competencia desleal y fue acusada, entre otras muchas cosas, de copiar algunos patronajes. La lucha judficial duró hasta 2005. Rosa ganó. “Ha pasado mucho tiempo. Eso es pasado y no hablo de esas cosas”, manifiesta ella.

Sin duda alguna, todos se han sentido sobrepasados con la desaparición de Manuel Mota el pasado martes. Pronovias, a través de su agencia de comunicación, se ha visto obligada a mandar hasta tres notas de prensa aclarativas, en tan sólo dos días, para contrarrestar las informaciones que han ido saliendo con relación a la presunta mala relación que el que fuera director creativo de la firma mantendría con Palatchi. “El clima laboral de esta compañía es positivo. La conflictividad laboral es mínima. (…) Queremos hacer constar también, que al día siguiente del fallecimiento de Manuel, el señor Palatchi convocó a toda la compañía a un acto de homenaje muy sentido donde todo el mundo se emocionó muchísimo y sobre todo él mismo”, rezaba uno de los fragmentos del último comunicado.

Una vida familiar

Palatchi, conocido por sus más íntimos como Tito, está casado con Susana Gallardo, de la familia de los laboratorios Almirall, quien a su vez es vicepresidenta de ‘Pronovias’ y consejera de CaixaBank. Tienen tres hijos: Alberto, Marta y Gabriela, quien estudia en Boston y parece que se convertirá en la heredera, ya que apunta formas. Amigos cercanos afirman que disfrutan de la vida en su mansión de Puigcerdá, donde suelen jugar al golf, o en el barco que poseen en Menorca, donde suelen veranear cada año. Su presencia en la vida social catalana es regular, aunque cuando los Palatchi Gallardo brillan con luz propia lo hacen en los desfiles que organizan una vez al año en la Ciudad Condal. Los invitados, que ascienden hasta los 2.000 en algunas ocasiones, pueden ser desde Karolina Kurkova a las hijas de Bruce Willis o Kevin Costner. Todo un despligue de glamour.

Pero hasta llegar a hoy en día, en pleno proceso de internacionalización de la firma, han pasado muchas cosas. Palatchi, de orígenes judíos-sefardíes, pertenece a la tecera generación de una familia con clara vocación en el mundo de las novias. Su padre llegó hace casi cien años a Barcelona desde Turquía, donde residía con una maleta llena de bordados y telas. Luego montó una tienda a la que llamó 'El Suizo' en Barcelona. De ahí, visicitud tras visicitud, hasta convertirse en 'Pronovias', la marca que con tesón ha construido Alberto Palatchi y que actualmente, más que nunca, atraviesa la época más ocura desde su nacimiento. “El tiempo lo cura todo y pone las cosas en su lugar”, afirman fuentes cercanas al presidente. Mientras, algunos siguen cuestionándole.

Compártelo en Facebook

27 .- #26 nadie dice que ser empresario sea facil.
no hay mas empresarios porque la educación nos dirige más a ser empleados que ser empresarios, pues nos gusta más la nòmina que, como usted dice "jugarse la vida laboral" siendo empresario.

ni todos los trabajadores son supereficientes ni tampoco los empresarios, pero lo cierto es que empresarios que funcionen bien hay pocos, sobretodo en tiempos de crisis donde lo importante es el detalle....

la presión del empresario y su vinculación con los suicidios, lo hemos visto en Asia y aquí al lado, en France Telecom.

El pastón no se lo pagaba el sr.palatchí por amor al arte, sino porque era un diseñador excepcional...
Clarà ya se fue por la habilidad de este Palatchí

no demonizamos al empresario por serlo, sino por su actitud... y su forma de gestionar la empresa...

que el mundo es un pañuelo hombre, que todos nos conocemos....

ricardosantiago

15/01/2013, 11:47 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

26 .- #25 Mire, usted tiene una clara inclinación ideológica y esto se refleja en sus comentarios, poero la realidad del mundo dice que si fuera tan fácil ser empresario, lo sería mucha más gente.

Por supuuesto que hay empresarios que son menos eficientes que alguno de sus empleados, pero esa no es la tónica general. Lo normal es que el empresario, quee s quien se ha arriesgado y quien ha parido la idea del negocio, sufra más desvelos que los trabajadores, se esfuerce más, piense más horas en el trabajo y sea más eficiente y productivo. Eso es lo normal, porque este señor se juega su dinero y a menudo toda su vida profesional.

Y luego claro que hay empleados sensacionales que viven la empresa como si fuera suya, pero esto no es lo habitual.

En todo caso, esto es para otro debate. Aquí lo que se discute es que se pueda o no meter en este ajo al Sr. Palatchi, que seguro no habrá cometido mayor pecado que pagar un pastón al Sr. Mota para disponer de su talento en la empresa. Lo demás, es responsabilidad del propio Mota. Si se sentía presionado, que se hubiera ido a trabajar a otro lado, pero no podemos caer en la demonización de un empresario sólo por un rumor de acoso sin contrastar.

gsamsa

15/01/2013, 11:30 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

25 .- #23 pero ha leido lo que le he comentado de France Telecom? que después de varios suicidios de sus trabajadores por la presión que tenían tuvo que hacer un plan anti suicidios!!! ....

dese cuenta de que su frase "...lo que he dicho es que un suicidio NUNCA tiene como detonante a un jefe muy exigente....." es totalmente mentira

eso de que el jefe es el que más sufre y el que más trabaja, es tan tópico como que los trabajadores son todos unos vagos y vividores...
hay de todo como en botica...

la década prodigiosa [1998-2008], donde no se vendía, se despachaba, que es muy distinto, se cargó la eficiencia... así nos luce el pelo ahora...

ricardosantiago

15/01/2013, 09:06 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

24 .- Aqui las declaraciones de la psicóloga que tratata al Sr. Mota, publicadas en esta misma web:"La doctora ha manifestado que Manuel Mota, a diferencia de lo publicado en diversos medios de comunicacion, no sufría ningún tipo de episodio depresivo. Mota recibía tratamiento en su colsulta por ANSIEDAD GENERADA POR ACOSO LABORAL. La propia psicóloga ha hecho alusión a Albert Palatchi como responsable de la presión que presuntamente recibía desde hace un tiempo"

Por eso yo le he calificado de presunto sospechoso de ser un monstruo acosador.

Del resto de burradas que se han escrito aqui, motivadas por el desconocimiento absoluto del caso, ni hablo.

tribeca212

14/01/2013, 23:13 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

23 .- #22 Mira usted todo con un ojo tapado.

Yo no he dicho que no pueda existir el acoso laboral, lo que he dicho es que un suicidio nunca tiene como detonante a un jefe muy exigente.

Y mire usted, está en la condición empresarial que el jefe vexija dedicación y resultados a sus subordinados, porque él suele tener aquélla y cosechar estos. El perfil de jefe inútil que usted plantea, perdone, pero no dejja de ser una caricatura que sus demonios sociales le han dibjujado en su cerebro. Más allá de anécdotas, lo normal es que el jefe sea el que más sufre y el que más trabaja.

gsamsa

14/01/2013, 20:43 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

Noticias Anteriores

Ana Aznar celebra el quinto cumpleaños de su hijo Pelayo

Sara de Diego

Ayer, el tercer retoño de Ana Aznar y Alejandro Agag cumplía cinco años. Como buena anfitriona, la hija de la alcaldesa de Madrid acudió al centro escolar para recoger a Pelayo y a alguno de sus amigos de...

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados