Tras la denuncia de la dermatóloga

Quién es quién en el escándalo sexual que ha salpicado a Javier López Madrid

En el sumario del supuesto caso de acoso sexual por parte de López Madrid aparecen los nombres de varias mujeres, aquellas que, según la dermatóloga, mantuvieron relaciones con el empresario
Foto: Elisa Pinto y López Madrid, en un montaje de 'Vanitatis'
Elisa Pinto y López Madrid, en un montaje de 'Vanitatis'

En el sumario del supuesto caso de acoso sexual por parte de López Madrid aparecen los nombres de varias mujeres. La dermatóloga Elisa Pinto ha enumerado, en la denuncia contra el consejero de OHL, de 50 años, las féminas con las que supuestamente mantuvo relaciones o a las que pretendió este empresario casado con Silvia Villar Mir, hija de Juan Villar Mir. Pero entre todos los nombres citados en el sumario, son los de Elisa, Juan y Silvia los que, cada uno a su manera, más están sufriendo la publicidad del supuesto lado oscuro de cada uno de ellos. ¿Quiénes son los protagonistas del escándalo que ha sacudido a la jet?

Javier López Madrid está “devastado” desde que el pasado 3 de marzo el periodista Eduardo Inda publicara el supuesto acoso del empresario a la dermatóloga. Así lo explican sus amigos que, aunque han cerrado filas en torno a él, piden no desvelar sus nombres para este reportaje. Eso sí, destacan la valía profesional de López Madrid.

Formado en las filas del colegio Santa María de los Rosales, fue allí donde comenzó su amistad con el Rey Felipe VI. El grupo lo completaba Álvaro Fuster. Los tres eran compañeros de clase y de juegos a la hora del recreo. Tras el colegio llegó la universidad, López Madrid se licenció en Economía y, después de terminar sus estudios, fue el primero del grupo en sentar la cabeza.

En septiembre de 1990 Javier contrajo matrimonio con Silvia Villar Mir, hija del dueño del Grupo Villar Mir y amiga de la infanta Cristina. A la boda acudieron personalidades de la aristocracia y una amplia representación del Ibex 35 comandada por Emilio Botín.

Amigo de la Reina

Leal a sus amigos, Don Felipe ha encontrado en López Madrid su escudero más fiel. De hecho, él y su mujer acogieron y ayudaron a Doña Letizia a adaptarse a su nueva vida. De hecho, existe una gran complicidad con la Reina. 

En el municipio madrileño viven con Silvia Lourdes, de 22 años, y Juan Bosco, de 20, sus dos hijos. A ellos les han querido dar la mejor educación posible. Los niños se formaron en el centro privado Saint Annes School. Al igual que Felipe VI, Bosco estudia la carrera en Georgetown University.

Aunque por edad no son amigos de la princesa de Asturias y la infanta Sofía, entre su círculo de íntimos se encuentran los jóvenes de las familias más relevantes de España. Fernando y Carlos Fitz-James Stuart, hijos del próximo duque de Alba; Alonso Aznar Botella, hijo pequeño del expresidente del Gobierno; Pascual Sáinz de Vicuña, miembro de una de las familias más adineradas de España y pariente de los Bemberg, los dueños de las cerveza Quilmes en Argentina; un hijo de José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona, y varios miembros de las familias Domecq o Gómez-Acebo.

López Madrid, en la boda de la infanta Cristina (Gtres)
López Madrid, en la boda de la infanta Cristina (Gtres)

La víctima

A Silvia Villar Mir sus amigos la consideran la gran “víctima” de este escándalo. La única hija de Juan Miguel Villar Mir, vocal en la empresa de su padre, ha tratado de permanecer siempre en un discreto segundo plano. Amiga íntima de la infanta Cristina, acudió a su boda en Barcelona junto a su marido. Es ella la que, en estos momentos, se ha erigido como la fuerte del matrimonio. “Ahora que su marido está devastado, se encarga de gestionar esta crisis familiar”, explican a Vanitatis personas cercanas al matrimonio.

Buena estudiante, se licenció en Ciencias Económicas por el American College de Londres, donde terminó con el mayor reconocimiento que se puede tener: summa cum laude. De su padre ha heredado los valores cristianos bajo los que ha educado a sus hijos. Silvia disfruta con el arte y, según afirman personas de su entorno, “asesora a su padre en la compra de cuadros”.

La dermatóloga de origen judío

Elisa Pinto Romero no quiere conceder más entrevistas. La dermatóloga, de 48 años, es hija de un judío sefardí de clase media que nació en Tetuán en 1915. La amistad de su padre con el doctor Soto Melo es una de los argumentos que esgrime para negar la existencia de una denuncia por Alejandra Soto López de Toledo, hija del dermatólogo, en la que afirmaba que la doctora había acosado a su padre. Así como que un gran número de sus pacientes fueron derivados por el propio doctor Soto Melo cuando se jubiló, afirmación que ha podido contrastar Vanitatis.

Médico dermatóloga, es madre de dos niños y una niña y está casada con Carlos Sánchez-Cabezudo Díaz-Guerra. Médico como ella, es especialista en cirugía general y digestiva. Juntos viven en un dúplex en el madrileño barrio de Chamartín con sus tres hijos. Entre sus vecinos se encuentra María García de la Rasilla o Arantxa Martínez Bordiú. Según ha podido saber este medio, su marido la apoya en todo momento. El cirujano la acompañó a la rueda de reconocimiento de su agresor y, como consejo, le ha prohibido seguir su caso en la prensa para que no sufra.

Al igual que López Madrid, tiene un entrenador personal que acude a casa para mantenerla en forma. Coqueta y amante de las firmas de lujo, aparte de vestidos de Chanel, siempre lleva una pulsera y anillos de Cartier. Sus amigos la definen como una persona “normal y trabajadora”. De hecho, al igual de Silvia Villar Mir, tras estudiar Medicina en la Universidad Complutense obtuvo un summa cum laude en su doctorado.

Pero lo que más tiene en común con la familia López-Villar son las amistades. “Aunque no tienen la misma manera de entender la vida”, puntualizan quienes le conocen. Muchos de sus pacientes son amigos del consejero de OHL, por lo que teme que esta polémica la perjudique.

Muy profesional, algunos de sus pacientes destacan que “no recomienda cremas caras, sino una buena combinación de los productos” que “hacen milagros” en la piel. Cobra 150 euros por cita privada y las revisiones, normalmente, no tienen coste, aunque también ve a,pacientes de aseguradoras.

Noticias

El redactor recomienda

#31
En respuesta a nickenino

Ya se verá si la ilustre dermatóloga se ha servido de su hijo para falsificar pruebas o no

Ampliar comentario
#30

Es un psicópata.

Ampliar comentario
#29

Conozco a la doctora Pinto desde hace más de diez años y no salgo de mi asombro.  Mi relación es de paciente.Siento mucho el calvario que está pasando. Es una profesional como la copa de un pino, seria, formal, correctísima y muy capaz en su profeión. Hemos ido por lo privado y con aseguradora. Logicamente con aseguradora se extiende menos en la consulta pero sigue siendo igual de profesional que es lo que nos interesa. Estamos con usted Señora Pinto y, este hecho nos viene a demostrar la cantidad de gentuza poderosa que nos rodea. Deseamos que cuanto antes se pase esta pesadilla para usted.

Ampliar comentario
#28
En respuesta a manoverde

 

por favor no eche la culpa a la/ el acosado, casi nunca tienen culpa de serlo.  El acosador es diferente, tiene problemas sicologicos casi siempre. Todo depende del caso. Por ejemplo hoy en la TV pusieron un caso de un abogado en N.Y. C. muy buen abogado y famoso.  El tomaba casos gratis cuando creia que alguien habia abusado de poder con genete que no podian pagar un abogado. hace unos 30 años cogio un caso -gratis- para ayudar a una mujer que la policia habia entrado a la fuerza a su casa y la querian internar en un hospital siquiatrico por su familia (bastante importante en la ciudad. todo lo que se hizo fur ilegal. el gano el caso y a ella la dejaron ir. El tio de la sra. llamo al abogado y le dijo que se arrepentiria. ^ meses mas tarde la misma sra. le volvio a llamar, una dos tres...100 veces al dia, lo seguia, lo acosaba etc etc... 1en los anos 80 y principios de los 90 no habia leyes contra el acoso, y mientra que no cometieran un crimen, no podian hacer nada ... final... este abogado perdio la adopcion de dos hijos, fallo con 2 matrimonios (divorcios), el acoso duro mas de 20 anos. la mujer tenia multiple personalidades y estaba como una cabra...hasta que no pusieron nuevas leyes no la pudieron meter en un manicomio. por fin se pudo casar por tercera vez y tuvo un hijo propio.... hay acosos y hay acosos... si no son por dinero... la mayoria de las veces son gente que necesitan  ir a un siquiatrico.

Ampliar comentario
#27
En respuesta a limonycerezas

 

WWOOWWW  limones entiendo, pero cerezas???

Ampliar comentario
#26

Pobre mujer, la compadezco por el calvario que tendrá que pasar, terminará siendo la mala de la película y el mozalbete un santurrón de los pies a la cabeza

Ampliar comentario
#25

Yo estoy completamente desolado, la gente bien de Kensington es lo que dice, ¿no creeran que los pijos de Londres dicen cosas tan inglesas como devastado? no, allí, of course, se dice désolé, marcando bien los acentos, y con el verbo auxiliar adecuado, a la francesa.

La hija de Villar Mir es una santa, pudiendo haberse entregado al siglo y a sus lisonjas ha abrazado el sufrimiento del matrimonio, las privaciones de tener que consagrarse a una riqueza que le priva del goze de disfrutar de su ansiada pobreza. Tan santa es nuestra hermana Silvia que la dermatóloga de su casto esposo tiene estigmas o llagas, qué gran milagro, que orgullo para el señor marqués de sí mismo, una santa que hace milagros, y no cualesquiera, llagas y estigmas. El vulgo no entiende de estas cosas, y el mundo se mofa de signos tan esclarecedores. Yo de rodillas ante la memoria del beato marqués y la santa honra de su hija doy gracias al Todopoderoso por hacernos partícipes de tanta gloria y tanta chatarra.

Ampliar comentario
#24
En respuesta a javiraneta

 

Pues yo no entiendo nada. Estais diciendo que empezó en Rosales repitió, siguió en El Pilar y terminó en icade???

Ampliar comentario
#23
En respuesta a manoverde

 

Tiene usted mucha razón en lo que respecta a las bajas pasiones humanas, conocí a alguien  que le ponía mucho Cristina Almeida...

Cada persona es un mundo y como decía la madre de la Pantoja, hasta dos.

 

 

Ampliar comentario
#22
En respuesta a lal2014

bueno aunque fuera un zote, le ha ido bastante bien hasta que se pasó un par de pueblos.

Ampliar comentario
#21

Que López Madrid parece q ha cometido algún desliz parece q hay quien lo confirma pero esto más allá del caso particular parece q puede responder a la advertencia que Pedro J hizo a los principales empresarios del Ibex por dejarlo tirado. Quién será el siguiente? Al tiempo...

Ampliar comentario
#20

Se me ha cortado el final del mensaje. Lo que quería decir es que veo las razones muy endebles y la historia con más agujeros que un colador. Y como vamos de físico, puesto que las mentes brillantes que Lalo Azcona ha puesto en los foros se dedican a atacar a la doctora por ahí, diré que no la veo guapa pero sí atractiva y estilosa, eso sí totalmente diferente de Silvia Villar-Mir, esa señora que tiene discreto encanto de la burguesís de mechas rubias.

Sería maravilloso que en un futuro Don Lalo nos tuviese preparado una salida a los medios de Doña Silvia en plan esposa de candidato al senado norteamericano y diciendo que cree, apoya y quiere a su marido. Pero no creo que el señor marqués deje que la cosa llegue tan lejos.

Y finalmente, una curiosidad, ¿por qué este asunto no sale en la otra parte del peródico de los lectores influyentes en vez de en Vanitatis? Yo a un caso de acoso por parte de uno de los empresarios más importantes del país, por el que está imputado y tiene una orden de alejamiento (que no de escándalo sexual como dice el titular) no le veo que pueda formar parte de la espuma de la vida, que diría Peñafiel, sinceramente.

 

Ampliar comentario
#19

El Pilar.

Ampliar comentario
#18
En respuesta a gyongy

 

Castelló 56

Ampliar comentario
#17

La cara de él deja bastante que desear, tiene  un aire a Michael Douglas !

Ampliar comentario