comieron en aisha y se hospedaron en le mirage

Las lujosas vacaciones de Isabel Preysler en Tánger junto a Elena Benarroch

Las dos decidieron pasar unos días juntas en la ciudad, al sur de Las Grutas de Hércules, el lugar donde la familia real saudita suele disfrutar de largas temporadas

Foto: Preysler con Elena Benarroch, Mamen Fernández-Ordas y Pilar González en la terraza de Maison Blanch (Vanitatis)
Preysler con Elena Benarroch, Mamen Fernández-Ordas y Pilar González en la terraza de Maison Blanch (Vanitatis)

Isabel Preysler y su amiga Elena Benarroch han pasado unas vacaciones en Tánger en la más estricta intimidad. Según ha podido confirmar Vanitatis a través de fuentes de la ciudad marroquí, las dos decidieron pasar unos días juntas y se hospedaron en el Hotel Le Mirage, en la zona más exclusiva de Tánger, al sur de Las Grutas de Hércules, donde la familia real saudita disfruta de sus vacaciones. Preysler y Benarroch se hicieron fotos en el paradisíaco lugar. 

Además de los paseos, en la playa de Jbila disfrutaron de una jornada de sol y caminatas. En este periplo primaveral tampoco han faltado las excursiones. Elena, como buena tangerina, llevó a su amiga a comer pescadito a Asihila. Otro lugar típico para las dos amigas fue Casa García, donde se degusta la mejor comida del norte de Marruecos, así como el marisco más fresco.

La pareja de amigas disfrutó de lo lindo y entre las dos se encargaron de que no las siguiera ningún paparazzi para poder ir a su ritmo. Según ha podido saber Vanitatis, Elena no ha publicado las imágenes de las vacaciones en las redes sociales hasta estar segura de que Isabel Preysler había llegado a su casa de Madrid para evitar persecuciones.

Isabel, muy veraniega junto a la dueña del riad de lujo de la medina (Vanitatis)
Isabel, muy veraniega junto a la dueña del riad de lujo de la medina (Vanitatis)

Entre amigas

Tras la playa, Isabel y Elena se perdieron por la medina en Tánger. En la kasba visitaron a unos buenos amigos que han abierto allí un lujoso riad, La Maison Blanche. Desde la terraza, Isabel disfrutó del cielo azul de la bahía y recobró fuerzas para volver a su trabajo.

La viuda de Miguel Boyer, muy veraniega y luciendo las rayas de moda, no pasó desapercibida en la ciudad.

Isabel pasa mucho tiempo con la peletera desde que enviudó. La última vez que se las pudo ver juntas fue en el cumpleaños de la tangerina. La filipina quiso estar al lado de su amiga en este día tan especial. Espléndida a los 64, Isabel ha prometido volver pronto a este país que siempre la acoge con las manos abiertas. Con las pilas cargadas tras el espectacular fin de semana, la ex de Julio Iglesias, ahora convertida en empresaria de cosméticos, vuelve a su labor en Madrid.

 

 

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios