estrella del desfile de adela&vikI

Marisa Jara desfila en bañador tras superar su bulimia: "No me importa que me digan gorda"

La característica fundamental de la línea de ropa para la que ha desfilado reside en que los diseños están realizados para mujeres reales, tal y como reza el eslogan de la casa

Marisa Jara ha vuelto a la pasarela. La modelo fue la estrella del desfile organizado por la firma de bañadores Adela&Viki, creada por las empresarias Adela Penedo y su socia Viki Orgaz en el palacio de Cibeles de Madrid. La característica fundamental de esta línea de ropa reside en que los diseños están realizados para "mujeres reales", tal y como reza el eslogan de la casa, y tal y como eran Marisa Jara y el resto de chicas que la acompañaron durante el evento.

"Estoy encantada y feliz con este desfile porque me ha permitido volver a la pasarela. Ya no me importa que me digan que estoy gorda, que me sobran kilos, que soy una foca... Trabajo mucho fuera de España, sobre todo en Londres, haciendo catálogos y editoriales de moda para ropa a partir de los cuarenta, que se considera de talla grande. Nadie se imagina lo que supone poderte comer una hamburguesa entre sesión y sesión", explica la modelo, que ha superado su bulimia tras unos años en los que su vida casi roza la tragedia.

"Estoy relajada y tengo la suerte de hacer lo que me gusta y sin esa presión tan horrorosa que suponía el no poder engordar ni un gramo. Fue un tiempo triste y doloroso. No hay piedad en el mundo de la moda. Ahora me cuido mucho, hago una vida saludable y cuando voy al súper puedo comprar algún capricho sin tener cargo de conciencia. Y, sobre todo, sin pensar que a continuación lo tengo que eliminar de mi cuerpo".

Marisa Jara con el resto de modelos del desfile
Marisa Jara con el resto de modelos del desfile

Situaciones complicadas

Marisa Jara con Adela Penedo
Marisa Jara con Adela Penedo

Con el cambio radical de comportamiento que ha sufrido, recuerda algunas situaciones que en su día le hicieron mucho daño y que ahora se toma con humor. Por ejemplo, ir a un casting y escuchar cómo decían aquello de "¡con la cara tan guapa que tiene…! Pero con ese cuerpo no hay nada que hacer".

En una ocasión, incluso llegaron a plantearle cortar su cabeza y colocarla en otro cuerpo para un editorial de moda. Todo eso ya pasó y ahora asegura: "Soy feliz. Tengo una vida tranquila, sigo enamorada de mi marido, aunque discutimos y nos volvemos a arreglar. También estoy contenta con la firma de complementos JadeJara”.

El bañador de Mariah Carey

Marisa brilló con luz propia enfundada en los bañadores que ya utilizan mujeres reales nacionales e internacionales.

En Agosto, Mariah Carey, que se encontraba de veraneo en Formentera, coincidió con la empresaria Adela Penedo en el restaurante de playa El Beso y le regaló uno. La cantante, que no es mujer de talla 38 precisamente, quedó encantada con el obsequio, que estrenó días después en el megayate de su novio, de ochenta metros de eslora y con piscina incluida.

Diego Antoñanzas, Nuria March y Laura Pons
Diego Antoñanzas, Nuria March y Laura Pons

Esta historia del regalo a la cantante fue una de las más comentadas en los previos al desfile, donde abundaron las caras conocidas como el diseñador Jorge Acuña, Irene Meritxel, novia de Imanol Arias, la actriz Norma Ruiz, Nuria March, Begoña, Mar y Carmen García Vaquero, María Ángeles Sanz y su hija Marian Camino, Marina Castaño, Koki y Yolanda Font, Patricia Olmedilla, Silvia Casas, Mónica Martín Luque... Todos ellos acudieron para apoyar esta iniciativa empresarial cien por cien española creada por Adela Penedo y Viki Orgaz.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios