el exministro ha sido condenado a 4 años de cárcel

Hipotecada y con una tierrita en Segovia: la sencilla vida de Alicia, la mujer de Rato

Diez años juntos y una boda secreta en 2015. Apenas ha variado su situación patrimonial e intenta llevar el torbellino mediático de su marido con una estudiada normalidad

Foto:  Rodrigo Rato y Alicia González en una imagen de archivo (Gtres)
Rodrigo Rato y Alicia González en una imagen de archivo (Gtres)

Rodrigo Rato recurrirá los cuatro años y seis meses de prisión que le ha impuesto la Audiencia Nacional al considerarle culpable, junto con Miguel Blesa, de apropiarse indebidamente del patrimonio de la extinta entidad Caja Madrid a través del sistema de las tarjetas ‘black’. El expresidente del FMI no está pasando la mejor etapa profesional de su vida, aunque tiene su apoyo incondicional en su segunda y bella mujer, Alicia González, con la que lleva 11 años de relación -se sacan 22 años-, que se bate incluso en redes sociales por la inocencia de su esposo y aguanta con estoicismo el objetivo constante de los paparazzi, veraneos en Mallorca incluidos. Ella, a diferencia de su marido, tiene una sencilla vida (registral) y sufre en silencio la situación judicial de su esposo. Apenas tiene propiedades a su nombre y no figura como titular de ninguna empresa.

Rodrigo Rato con su novia, Alicia González, en Mallorca (Gtres)
Rodrigo Rato con su novia, Alicia González, en Mallorca (Gtres)


Alicia es periodista, discreta y ha aprendido a convivir con las noticias sobre su pareja en un entorno tan opinante como puede ser la redacción del periódico 'El País', donde trabaja, concretamente en la sección de internacional. La relación entre ambos comenzó cuando ella trabajaba en el departamento de prensa del Ministerio de Economía. Tras tres años en Washington. Alicia no dudó en mudarse allí en 2004 cuando él fue nombrado presidente del FMI, aunque no terminaba de estar a gusto alejada de los suyos. Además de su pasión absoluta por la economía, la pareja comparte gustos como el campo, la repostería, los perros y esa faceta asceta que le llevó al exministro de Aznar a retirarse en un monasterio budista de Alicante unos días. Alicia tiene muy buena relación con los hijos de Rato, fruto de su anterior matrimonio con Gela Alarcó, expresidenta de Paradores de España. Rato sigue pasando las Navidades con sus hijos. Aunque siempre las relaciones no fueron tan cordiales.

Alicia González paseando a su perro por Madrid (EFE)
Alicia González paseando a su perro por Madrid (EFE)


Él se separó de Gela, que le echó literalmente de casa -tendedero plegable mediante- y se marchó a vivir al piso de la joven Alicia. La mano derecha de Aznar dejó el chalé familiar de El Viso, donde aún sigue viviendo Gela con los niños, para hacerlo con Alicia González en 71 metros cuadrados en un piso cercano al madrileño barrio de Retiro.

Rato con sus hijos y su mujer Alicia en Madrid (Gtres)
Rato con sus hijos y su mujer Alicia en Madrid (Gtres)


Un piso con una hipoteca a 40 años

Y es precisamente esta propiedad, situada en la calle Menorca, uno de las dos discretos inmuebles a nombre de Alicia González en el Registro Mercantil. Un sencillo piso sin plaza de garaje ni trastero, pero en una zona inmejorable, por el que Alicia solicitó en su día 300.000 euros a la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid. Una deuda que saldará en 2046.

La pareja vive actualmente en un inmueble más espacioso en la calle Juan Ramón de la Cruz, donde Rato fue detenido vía llamada al telefonillo, y es vecina de puerta de Ángeles Rato Figaredo, la hermana de Rodrigo y anticuaria, que también tiene su negocio cerca. Su galería Itálica, que regenta junto con su hija en el callejón Jorge Juan en la capital, es un referente nacional del arte asiático. Por cierto, su hija Ángela de la Rosa Rato también tiene un piso en este inmueble.

Ángeles Rato Figaredo y su hija Rosa
Ángeles Rato Figaredo y su hija Rosa

Las anticuarias Rato y las 0,6 hectáreas

Ella es miembro fundador de la Asociación de Anticuarios de Madrid (fue presidenta de 1989 a 1993), vocal en todas sus juntas directivas hasta 1989, miembro fundador de Feriarte, la feria de arte, antigüedades y coleccionismo decana de España y surte al Partido Popular de antigüedades asiáticas. Una de sus clientas vips es Celia Villalobos, que tiene un trono de una dinastía china en el recibidor de su casa, varios jarrones y biombos.

Lejos de todo ese boato está la localidad de Navafría, en la falda segoviana de Somosierra, donde la discretísima familia de Alicia tiene alguna propiedad para pasar el fin de semana, ya que son oriundos de la zona. Allí la periodista tiene un pequeño terreno de 0,6 hectáreas en la localidad de Aldealengua de Pedraza, un prado sin edificar con hermosas vistas a la montaña. La propiedad no tiene cargas.

Rodrigo Rato y Alicia González sobre una imagen de la finca de Carabaña (Vanitatis)
Rodrigo Rato y Alicia González sobre una imagen de la finca de Carabaña (Vanitatis)

La mediática pareja acude puntualmente a Navafría, pero es difícil competir con el molino que Rodrigo Rato tiene en Carabaña, Madrid. El lugar donde la pareja se dió un extraño 'sí, quiero​' en la más absoluta intimidad sin presencia de miembros del Gobierno ni del Partido Popular. Ana y María de los Ángeles Rato Alarcó fueron testigos del enlace, pero el hijo varón de Rato, Rodrigo Jr., tenía previsto para la fecha un viaje al extranjero que no canceló para no levantar sospechas. Era el 15 de septiembre de 2015. Alicia ya había aprendido a callar.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios