su casa de villafranca será la clave

Un embargo de 700.000 euros complica la separación de Paula y Bustamante

No estaba todo tan atado como parecía. A pesar de las capitulaciones y la separación de bienes, un embargo de 720.000 euros podría convertirse en la peor pesadilla de la pareja

Foto: Paula Echevarría y David Bustamante en un montaje elaborado por Vanitatis.
Paula Echevarría y David Bustamante en un montaje elaborado por Vanitatis.

Paula Echevarría y David Bustamante tienen todos los cabos referentes a su posible próximo divorcio muy bien atados. Las capitulaciones que firmaron hace más de tres años y la decisión de mantener las empresas y casi todas las propiedades estrictamente separadas hacen que parezca difícil encontrar alguna complicación en el proceso. A pesar de todo, la hay y asciende casi a un millón de euros. Te contamos los entresijos del que podría convertirse en el verdadero escollo del reparto de las posesiones de la ahora expareja del momento.

David Bustamante y Paula Echevarría en una imagen de archivo. (Gtres)
David Bustamante y Paula Echevarría en una imagen de archivo. (Gtres)

Nunca dejaron nada al azar. Se casaron en régimen de separación de bienes y cuando la crisis en su matrimonio parecía no ver la luz al final del túnel se reunieron con sus abogados y ante un notario repartieron lo poco que tenían en común: la casa de Villafranca del Castillo (su residencia familiar en Madrid) y e incluso cercaron todo lo concerniente a su única hija, Daniella, a la que adoran.

Sin embargo, será precisamente el reparto de esta casa donde podría encontrar la expareja de artistas el verdadero ‘talón de Aquiles’ de su planificada ruptura.

El 80% de la casa es de David (y su usufructo)

Según la nota simple del registro de la propiedad referente a El Cantábrico (nombre que recibe su casoplón madrileño), a la que ha tenido acceso Vanitatis en primicia, el 80% de la vivienda pertenece a David Bustamante y el 20% restante a Paula. Sin embargo, tal y como quedó recogido en las capitulaciones, cuyo contenido publica en exclusiva Vanitatis, la casa sería para el cantante en caso de divorcio.

Para ello, David tan solo tendría que comprar a Paula su parte proporcional o lo que es lo mismo, abonarle los 300.000 euros que le corresponden si tomamos como base los 1’5 millones que pagaron por la casa. La otra opción sería vender la casa y repartirse el beneficio cumpliendo con esta misma proporción.

Sin embargo, según ha podido comprobar Vanitatis, la propiedad tiene varias cargas que complicarían su venta a día de hoy. No la imposibilitarían, pero las cifras que recoge la citada nota no facilitarían la obtención de un precio por ella a la altura de las expectativas de sus actuales propietarios.

En la casa no solo invirtieron el precio de compra, sino una cantidad también elevada en la reforma completa que realizaron hace unos años tras decidir que finalmente vivirían allí (en lugar de en La Finca, donde quería Paula).


727.000 euros en embargos administrativos

Si entonces la venta de la casa resultó una tarea casi imposible (que finalmente no consiguieron), en esta ocasión la tarea no parece más sencilla.

Actualmente, a parte de las cargas hipotecarias iniciales (más de 1,4 millones de euros), la casa tiene una anotación de embargo administrativo a favor del Ayuntamiento por un valor de 6.513,26 euros y otro a favor del Estado por nada menos que 720.435, 73 euros (esta última solo sobre el 80% propiedad de David). La anotación de embargo del Estado solo afecta a la parte del cantante, por lo que es él quien adeudaba, a febrero de 2016, dicha cantidad. Si la hubiese satisfecho, en parte o en su totalidad, es algo que aún no está reflejado en los documentos oficiales del registro.

Cantidad que asciende a casi 727.000 euros y a la que habría que sumarle lo que quede por pagar de la hipoteca, que sobre el papel deberían terminar de pagar en julio de 2035.

David Bustamante y Paula Echevarría en un fotomontaje de Vanitatis.
David Bustamante y Paula Echevarría en un fotomontaje de Vanitatis.

Siete dormitorios y sala de cine

El Cantábrico, el chalet unifamiliar de 500 metros cuadrados (asentado sobre una parcela de 2.500 metros cuadrados y que cuenta con una piscina privada) que la pareja compró nada más casarse por una cifra que se estima en 1,5 millones de euros.

Vista aérea de la casa que comparten en Madrid.
Vista aérea de la casa que comparten en Madrid.


Esta casa, distribuida en siete dormitorios, dos estancias de ocio, una sala de cine y cuatro baños, fue reformada tras estar varios años a la venta. El matrimonio quería mudarse a La Finca, pero la precariedad del mercado inmobiliario del momento les obligó a quedarse en Villafranca.

Habrá que esperar al acuerdo de divorcio para conocer cuál será el destino de la que ha sido la residencia de los Bustamante-Echevarría durante los últimos diez años.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios