primeras palabras tras su separación

¿Es la reina? ¿Es un ministro? No, es Paula Echevarría

Crónica de la presentación de un perfume que se convirtió en un discurso de Estado sobre la separación de la pareja más mediática de España

Foto: Paula Echevarría en un fotomontaje de Vanitatis.
Paula Echevarría en un fotomontaje de Vanitatis.

Madrid, once de la mañana. La Cuesta de Santo Domingo está llena de fotógrafos, periodistas y curiosos que pasaban por allí. La unidad móvil de Televisión Española está apostada en la puerta de un hotel de esa calle. Una señora que pasa por allí se pregunta a qué viene tanto revuelo, si hay una visita oficial o un encuentro mundial de la diplomacia. La razón no es otra que la separación del año, el cisma matrimonial que ha dejado al españolito de a pie sin su dúo favorito, sin su pareja del alma… David Bustamante y Paula Echevarría. Unos cincuenta medios (aunque la responsable de prensa asegura que son cuarenta) esperan atentos a que llegue Paula. La razón oficial es la presentación de un nuevo perfume con su nombre. Pero ese no es el olor que buscan los espectadores de este testimonio a tres tiempos.

No nos engañemos: todos los presentes saben que no es eso por lo que están ahí, atrincherados entre una marabunta de cámaras, redactores que teclean en su móvil con la ansiedad del niño que tiene que llegar a tiempo al colegio y las 'drama queens' que lamentan la separación más grande desde que Carlos y Diana se empezaron a odiar allá por los 90. La RUPTURA con mayúsculas es el motivo que ha hecho que los medios presentes hagan directos televisivos, que los periodistas llamen a sus jefes con premura y cierto temor por si no consiguen lo que aquellos les han pedido. Todos quieren llegar primero, escuchar de boca de la protagonista de 'Velvet' las primeras palabras acerca de la separación de separaciones. Vanitatis ya publicó que esta tuvo lugar hace tres años.

¿Es la reina? ¿Es un ministro? No, es Paula Echevarría

La actriz Paula Echevarría en la presentación de su fragancia. (Vanitatis)
La actriz Paula Echevarría en la presentación de su fragancia. (Vanitatis)

Quince o veinte minutos más tarde de lo previsto, Paula sale a escena con el nerviosismo de una 'prima donna' a punto de estrenar su obra. Los responsables de prensa tratan de organizar tanta cámara, tanto micrófono junto, tanta cara angustiada. Parece mentira, pero a ella le asombra la expectación. “No estoy acostumbrada a esto”, dice. La primera pregunta de las televisiones la habría adivinado hasta un niño de cinco años... Después de dos días en los que todo el mundo habla del alejamiento de David Bustamante, de una separación que habría empezado a gestarse hace tres años (con cláusulas incluidas), es obvio qué le van a preguntar los periodistas. “No te voy a decir qué parte es cierta y cuál no lo es de lo que se ha publicado. Algunas lo son y otras no”, responde ella con el gesto más repetido de la mañana, una negativa con la cabeza y unos labios apretados enmarcados en un rostro de disculpa. Para todos los allí presentes llega la decepción… Paula no va a desmentir ni a afirmar nada.

¿Es la reina? ¿Es un ministro? No, es Paula Echevarría

Además, Echevarría se escuda en una actitud solidaria con esos periodistas que, a lo largo de varios días, han estado persiguiéndola como si se tratase de la mismísima Greta Garbo para sacarle una mísera palabra. “Agradezco mucho vuestro interés, pero si no les he dicho nada a vuestros compañeros en la calle, no os voy a decir nada a vosotros (…) Somos personas adultas y sabemos lo que hay (…) Hay que tener cuidado porque hay una niña”, insiste ella. “La relación entre David y yo es estupenda”, apostilla. En ese momento, uno de los compañeros comunica al resto que la RAE acaba de añadir la fotografía de la actriz en su definición de la palabra 'ambigüedad'. Al final, lo más destacable de este surrealista discurso de Estado sobre una separación es que, una vez atendidos los medios gráficos, Paula hace mutis por el foro. Dicen que está a punto de llorar. Muchos quieren también dejar la escena antes de que atienda a los medios escritos. La decepción ante su negativa a hablar es la misma que la de las pantallas de plasma a través de las cuales hablaba Rajoy durante un tiempo.

Cuando vuelve y se sienta ante los periodistas, no hay mucha diferencia. Hay alusiones a su maquillador, al que muchos apuntaban como el posible causante del cisma. “Creo que David sería más su tipo”, afirma irónica. Y se multiplican los labios apretados, las caras de pena y las miradas de asombro. No quiere hablar ni de puertas abiertas o cerradas, ni de reconciliación o de alejamiento. “Yo sigo con mi trabajo, con mi vida, con él incluso (…) Yo no voy a desmentir, no quiero dar bola. El tiempo, como siempre, será el que lo diga”. Paula abandona el barco con la ayuda de unos grumetes, los responsables de comunicación, que la ayudan a irse antes de que choque contra el iceberg de las preguntas agresivas. ¿Y ahora qué?, se preguntan muchos. “Con lo fácil que habría sido afirmar o desmentir”, comenta una joven. No sabemos si las ventas de su perfume, del que por cierto no ha hablado nadie, subirán como la espuma en los siguientes días. Quizá sea la única pregunta a la que están dispuestos a contestar los responsables de prensa. Al resto, nos quedan muchas más. Seguiremos informando...

Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aq.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios