al frente de Ocean Group Capital

Marc Rahola, el desconocido sobrino de Abel Matutes, también emperador hotelero

Hijo de un prestigioso arquitecto y una diseñadora, se curtió en el imperio del ex ministro Abel Matutes hasta que cortó el cordón umbilical. Ahora es dueño de un holding hotelero

Foto: Marc Rahola. (IG)
Marc Rahola. (IG)

Si les preguntamos por el apellido Matutes, ustedes nos responderán rápido con un nombre: Abel Matutes (el ex ministro y empresario hotelero) o su hijo, Abel Matutes Junior que, recuerden, ya les presentamos aquí como el dueño de Tatel, el restaurante de los VIPs. Las líneas que siguen les presentarán otro miembro de la familia, el más desconocido: Marc Rahola Matutes, también empresario y sobrino del ‘dueño’ de Ibiza. Y sí, en esta historia también hay un imperio hotelero por medio y mucha, mucha Ibiza. Como él mismo escribe en sus redes: “Ibiza, what else?”.

Oh la la !!!!

Una publicación compartida de Marc Rahola (@marcrahola) el

Quienes conocen a Marc dicen que es inquieto, cercano y familiar. Y lo exhibe en sus redes porque, si de algo está orgulloso es de su familia. Y esto último lo exhibe en sus redes. Tan pronto comparte la foto de una paella o fideua hecha en casa como los logros de Alex, uno de sus sobrinos que compite en snowboard. Casado con Ana Bigas con la que ha tenido tres hijas. Marc nació en Barcelona, es hijo de Víctor Rahola, un arquitecto de prestigio, y Maite Matutes, diseñadora de interiores. Mientras su hermana Stella prefirió apostar por la arquitectura, él desarró su carrera en el Grupo Palladium con su tío y junto a su primo Abel. Seguro que de él aprendió aquel mantra que le gusta repetir al ex ministro: "las oportunidades siempre me han pillado trabajando". Con su sobrino repetimos mantra porque, desde que se independizó de la 'famiglia' en 2008 (sin portazo) no ha hecho más que trabajar.

Un imperio hotelero desde Ibiza

Su formación le permite traspasar fronteras, pero su despacho, su centro neurálgico, lo tiene en Ibiza. Desde aquí es el Rey al frente del fondo de inversiones Ocean Group Capital, que creó tras abandonar su puesto en el grupo de empresas Matutes. Formado en Administración y Dirección de empresas y varios másters, decidió un buen día iniciar su propio camino en el sector hotelero. Primero adquirió el emblemático OD Ocean Drive situado en la zona de Marina Botafoch. Después llegaron cuatro hoteles de lujo más: OD Port Portals, en Mallorca, OD Talamanca (antiguo Hotel Victoria) y OD Can Jaume, un agroturismo, también en la isla blanca. Lo suyo también es estar en los sitios top de la isla: frente a un puerto deportivo y al lado de la playa, con la ciudad y dos de los night clubs más importantes de la isla (el Pachá y el Lío), a tiro de piedra.

Imagen de uno de sus hoteles
Imagen de uno de sus hoteles

Además, posee los establecimientos Ryans Ibiza y Ryans La Marina (con inversiones de 4 millones de euros y a 120 euros de media la noche), ambos en Ibiza, pero con otro concepto: creados para gente joven y fresca o que se sientan así. En 2010, el empresario creó OD Real Estate, su entrada en el sector inmobiliario, y tres años más tarde dio un giro radical y se embarcó en el cultivo de almendras en Cataluña con la compañía Ocean Almond.

Igual que su primo Abel ha dado el salto a Miami tras comprar por 45 millones de euros el edificio Dade Commonwealth, el más alto de la ciudad allá por 1925, para convertirlo en un hotel de lujo que abrirá sus puertas en 2019. No será el último paso. Barcelona, Nueva York, Boston y Los Ángeles, París y Londres, son sus próximos objetivos. Si seguimos con los paralelismos, aquí también hay lujo, mucho lujo, en algunos de sus establecimientos. Por ejemplo, en Puerto Portals, un hotel boutique de alto standing no tan tipo clubber como el Ushuaïa, tiene un concierge para sus clientes que pueden disfrutar de un coche Smart cabrio de cortesía o chófer privado en Porche Cayenne y un nuevo Sky Bar en la azotea.

Amb el Big Boss!!! T'estimo papa!!!

Una publicación compartida de Marc Rahola (@marcrahola) el

Su entramado empresarial, (sigamos tirando de paralelismos) se nutre del talento familiar. Si él es el ´cerebro´, su padre le pone el punto artístico a algunos de sus edificios y su madre la nota de diseño en los interiores. Y tampoco podemos olvidarnos que a sus fiestas acuden, como a las de Ushuaïa, muchos VIPs como Borja Thyssen y Blanca Cuesta presentes en la inauguración del hotel Ocean Drive. El cordon umbilical no está roto del todo. Sigue siendo vocal de la Fundación Abel Maute y consejero del Palladium.

Superbarça supermessi !!!!!! Força Barça!!!!

Una publicación compartida de Marc Rahola (@marcrahola) el

Y sí, hemos encontrado una diferencia en este retrato. Si el patriarca Abel Matutes fue durante unos años una promesa del fútbol, a Marc le hubiera gustado jugar en el Barcelona pero, como era más bien 'una patata' como él ha reconocido, decidió meterse en la carrera electoral en 2010 para formar parte de la directiva apoyando la candidatura de Marc Ingla. No hubo suerte.

Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aq.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios