CELEBRACIÓN EN GINEBRA

La infanta Cristina celebra su 52 cumpleaños con una cena con sus íntimos españoles

Tras la sentencia que la absuelve en el caso Noós, la hermana de Felipe VI tiene motivos para celebrar. Rosario Nadal y Jaime Reguant son algunos de los esperados visitantes

Foto: La infanta Cristina en Ginebra. (Gtres)
La infanta Cristina en Ginebra. (Gtres)

Una cena íntima en Ginebra, con unos pocos amigos venidos de España, nada más. Es así como piensa celebrar su cumpleaños la infanta Cristina el próximo fin de semana. Este martes 13 de junio cumplió los 52 y ha decidido que esta vez sí que toca, que la vida de su familia se merece una alegría. Tras la sentencia favorable del caso Noós, los Urdangarin de Borbón tienen algo que celebrar.

De finde vip a Ginebra

Ha sido un runrún entre los amigos del matrimonio. “Este fin de semana me voy a Ginebra”, contaba una de las íntimas de Cristina a otra amiga. El secretismo rodea a la pareja dese hace años, pero en los últimos meses se ha acentuado porque temen que cualquier detalle de su vida se haga público, algo que ha ido sucediendo desde hace tiempo sin que puedan controlarlo. Hay que pasar desapercibido, que España se olvide de ellos.

Las infantas Elena y Cristina, junto a las infantas Pilar y Margarita, hermanas del Rey emérito Juan Carlos, durante el funeral por la infanta Alicia de Borbón-Parma.
Las infantas Elena y Cristina, junto a las infantas Pilar y Margarita, hermanas del Rey emérito Juan Carlos, durante el funeral por la infanta Alicia de Borbón-Parma.

Algunos de los nombres que se espera que este fin de semana paseen las calles de la ciudad suiza (aunque poco, no nos engañemos, que los paparazzi siguen merodeando) son los de Jaime Reguant, Jordi Pujol, Vicky Fumadó y Rosario Nadal. Son los íntimos de la pareja y si van ellos, seguramente vaya toda la pandilla.

En su mejor momento

La hermana de Felipe VI vive uno de sus momentos más dulces desde que el tribunal que juzgó el caso Noós la exculpó de todo delito. No así a su marido, sobre quien pesa una condena de seis años y medio de prisión, algo que esperan que no suceda, que Iñaki Urdangarin no entre en la cárcel. Queda tiempo para que llegue ese momento.

Cristina de Borbón se ha mostrado muy positiva con sus amigos, incluso con los menos íntimos, y esperanzada sobre su futuro y el de su familia. Creen que con la revisión del Tribunal Supremo la condena se puede reducir y eso evitaría el ingreso de Iñaki Urdangarin en prisión. Mientras tanto, la familia sigue con su rutina diaria en la que el exduque de Palma mantiene sus labores domésticas, caseras.

Iñaki Urdangarin, en marzo a la entrada de su domicilio en Ginebra.
Iñaki Urdangarin, en marzo a la entrada de su domicilio en Ginebra.

Su marido, al deporte

El deporte es la vía de escape de Urdangarin, que vive sus días sin nada que hacer más que atender a los suyos, algunos ya mayores e independientes, otros incluso en el extranjero. Además de prepararse para el maratón de Ginebra del año que viene (este año solo ha podido correr la media por cuestiones judiciales), sigue entrenando con su bicicleta, con la que seguramente organice una escapada en el mes de julio. Suele hacerlo cada año.

El primero que decidió salir a las montañas con un grupo de amigos fue el 2014, pero los planes se fueron al traste cuando la excursión, a los montes Dolomitas, salió en la prensa. Algunos de quienes debían viajar con él llegaron incluso a pedir que su presencia se sometiera a votación porque no estaban de acuerdo con que participara.

Es así como ha sido la vida del matrimonio, en especial la de Iñaki, en los últimos años. En Barcelona no podían dar un paso sin que alguien les señalara e incluso les insultara. El exduque de Palma se convirtió en un apestado que ya no podía ni ir a jugar a tenis al Real Club sin que alguien alzara la voz. Ni siquiera compraba en la panadería con tranquilidad. Por eso se fueron y por eso intentan mantener una distancia prudencial con España.

Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin en Ginebra. (Gtres)
Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin en Ginebra. (Gtres)

Más secretismo que nunca

Ahora, tras vivir los años más duros de sus vidas, quieren poner las cosas en su sitio. Eso es lo que esperan. Como se ha dicho, ya no explican sus planes ni a sus más íntimos, temerosos de que alguien dé más detalles de la cuenta. Para la familia Urdangarin de Borbón lo importante ahora es aprovechar el tiempo y recuperar la normalidad perdida durante todo el proceso Noós.

Y la cena de cumpleaños que la infanta celebrará este fin de semana en Ginebra es un paso más hacia esa vida tranquila que añoran y buscan.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios