en su libro 'frente al espejo'

Terelu Campos narra con detalle el suicidio de su padre: "Me desgració la vida"

Uno de los capítulos de sus memorias habla sobre el suicidio de su padre, un incidente que la marcó de por vida y sobre el que ahora se sincera

Foto: Terelu Campos en una imagen de archivo. (Gtres)
Terelu Campos en una imagen de archivo. (Gtres)

Terelu Campos cuenta en un libro su vida en primera persona, aunque ha sido su gran amigo Kike Calleja quien ha plasmado en estas memorias, 'Frente al espejo' (Ediciones B), sus vivencias. Uno de los capítulos más emotivos y duros es el referido a la muerte de su padre. El título lo dice todo: “Mi padre, un gran desconocido (te perdono, papá)".

Terelu tenía 18 años cuando su progenitor, director de Radio Nacional de Marbella, se quitó la vida. Horas antes de esa decisión que ha marcado la existencia de sus hijas, Carmen y Terelu, y de su mujer, María Teresa Campos, las dos hermanas tenían previsto encontrarse con él y así relata Terelu el episodio en su libro, al que Vanitatis ha tenido acceso antes de su publicación.

“Horas antes él estaba aquí. No había ningún sobresalto en nuestras vidas. Mi hermana y yo estábamos en Málaga.

- Carmen, llama a papá y dile que mañana nos vamos con él a Marbella.

Y mi padre dio una respuesta que en aquel momento nos pasó lógicamente desapercibida.

- No, esperaos que no me viene bien. Estoy bastante liado”.

Portada del libro de Terelu.
Portada del libro de Terelu.

José María Borrego, un hombre bueno pero con muchas inseguridades según cuenta su hija, dio una respuesta sin mayor trascendencia si no hubiera sido por lo que sucedió a continuación. Había ido a comer con unos amigos y después se fue a casa. La tragedia estaba a punto de confirmarse.

“Y lo siguiente es lo que se sabe. La historia ocurrió con premeditación y alevosía […] Y allí se pegó un tiro. Fenomenal, ¿no? Yo siento mucha pena, pero mucha pena por mí que tenía dieciocho años y por mi hermana que tenía diecisiete. No es fácil convivir con eso. No es sencillo olvidarte de esa gran putada”.

Con toda crudeza, Terelu recuerda el momento en que su madre les comunicó la noticia. “En ese instante lo odié. Lo odié con toda mi alma. Con toda mi rabia. Y mi dolor. Y mi amor. Porque yo le quería. ¡Muchísimo!”, asegura añadiendo que siempre quiso recordar su imagen cuando estaba vivo.

“Prefiero quedarme con aquel padre que me llevaba al parque y a tomar el vermut los domingos. Aquel padre que me llamaba guapa y me sacó de paseo una tarde de sol por la Gran Vía de Madrid. Y al recordar eso lloro sin consuelo posible. Lloro porque nunca nada podrá devolverme aquellos momentos, aquella felicidad. Lloro porque a lo mejor hoy, más que nunca, lo necesito”.

Este suicidio ha marcado su vida como relata en sus conversaciones con Kike Calleja y admite que para ella su padre siempre estuvo enfermo.

Terelu junto a Kike Calleja. (Gtres)
Terelu junto a Kike Calleja. (Gtres)

“No tengo ninguna duda. Por esa razón era imposible que pidiera ayuda. Pero, pese a eso, no puedo dejar de pensar que me desgració la vida de la manera más cruel. Tenía cuarenta y ocho años, le quedaban muchas cosas por vivir. Y a mí, junto a él, también”.

Terelu reconoce que el matrimonio de sus padres tuvo un inicio feliz. Con el tiempo acabó en desamor, pero siempre en el respeto. La colaboradora explica el punto de inflexión en esa pareja. María Teresa Campos evolucionó personal, emocional y laboralmente a una velocidad diferente a la de su marido.

“Ella tenía muchas inquietudes, muchas ganas de avanzar. Él se quedó en el mismo sitio, como detenido en el tiempo. Y eso les alejó”, asegura la presentadora. Las razones que Terelu da de ese distanciamiento tienen que ver con la personalidad de su padre, “la de un hombre muy valioso, pero acomplejado y difícil en la convivencia”.

En este capítulo cuenta lo que significó para María Teresa Campos la decisión que había tomado su marido. Hay que situarse en Málaga a finales de los años sesenta donde la periodista era una figura profesionalmente ya reconocida y José María Borrego, director de Radio Nacional en Marbella, y por lo tanto esa muerte fue la comidilla no solo de la ciudad, sino del mundo laboral de ambos. Terelu con una gran sinceridad coloca al lector en ese momento.

“No entendía aquello que nos había hecho a Carmen y a mí, pero también a mi madre. No podía perdonarle que dejara a mi madre como si fuera culpable de algo. La había puesto a los pies de los caballos. La había señalado delante de sus hijas y de todo lo demás como la responsable de lo sucedido. ¡¿Mi madre?! No: mi madre no había hecho nada malo”.

Para Terelu, este libro y sobre todo este capítulo han servido de terapia porque todo el rencor que tuvo durante años hacia su padre lo ha superado, no solamente reivindica su figura, sino que va más allá, pues dice al principio: “Te perdono, papá”.

María Teresa con sus dos hijas. (EFE)
María Teresa con sus dos hijas. (EFE)

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios