Ana Obregón: "Fernando Martín fue el amor de mi vida"

@M. Rubio 23/06/2010

Ana Obregón: "Fernando Martín fue el amor de mi vida"
 Ana Obregón durante el posado en Ibiza (Arkosol)

Tres años después, el verano volvió a llegar. A pesar de que había decidido no volver a dar la bienvenida al periodo estival rodeada de los medios, 36 meses después de la última vez, Ana Obregón eligió Ibiza para posar con un triquini blanco. Eso sí, cubierta con una chilaba y sin ganas de quitársela. Ana es, por segundo año consecutivo, imagen de la firma Arkosol, que en esta ocasión celebró en las islas pitiusas el décimo aniversario de sus premios al mejor bronceado.

Como no podía ser de otra forma, apareció morena y sonriente para recibir a todos los medios que se habían desplazado hasta allí. Después de un día duro de cámara en cámara, Vanitatis se sentó con la diva televisiva para comentar los cambios que se están produciendo en su vida.

Llevas una temporada volcada en tu papel de madre, pero Alex se va a estudiar fuera...
Sí. Ha aprobado todo, con sobresaliente y le han admitido en la cuarta universidad más importante del mundo. Él solito ha decidido irse a Estados Unidos. Para mí ha sido un orgullo como madre haber tenido un hijo y haberle educado, que lo he tenido que hacer, no sola, porque tiene a Alessandro, pero él no está, y soy yo quien lo hace.

Alex no quiere saber nada de la fama, pero ¿qué queda de aquel niño que se comía los micrófonos?
Ha cambiado mucho. Es un niño que, a pesar de haber tenido todo ese lío mediático alrededor, le he dado un equilibrio, le he mantenido al margen. Creo que soy la que más ha luchado por que se respete la imagen del menor.

Y qué ha pasado con la supuesta denuncia que se comentaba que habías interpuesto por unas amenazas a tu hijo...
Es que de eso prefiero no hablar. Porque cuando se habla de cosas tan graves, es mejor no comentarlas. No hay nada. No estoy preocupada y no hay nada, no hablemos de ese tema, hablemos de cosas bonitas.

¿Como de la nueva etapa que se abre en tu vida? ¿Te veremos de nuevo en la televisión dentro de poco?
Alex se va en agosto, le llevamos a la universidad. Viene su padre conmigo. Y entonces me he dicho, ‘ahora sí’ y estoy con mi representante. Me ha dicho que tengo tres series y tres programas. Uno que es para Miami. Para presentar un concurso para hacerse millonario. Yo no quería para nada presentar, pero teniendo a mi hijo a una hora y media o dos que estará, pues sí.

Inicias la aventura americana. ¿Quieres alejarte de nuestro país?
No quiero apartarme de España, pero sí estar cerca de mi hijo. Yo tenía también un proyecto con Telecinco al que he dicho que no, porque en septiembre me voy.

No es la primera vez que trabajas en Estados Unidos. ¿Cómo fue la experiencia?
Llegar a Estados Unidos inventándote un currículo como hice yo y sin haber trabajado con Pedro Almodóvar tiene narices...

¿Te lo inventaste?
Claro que me lo inventé... Llegué a poner que había hecho una película con no sé qué director italiano que había muerto antes de que yo naciera, así que fíjate.

Ríe a carcajadas al recordar esos momentos, aunque ahora asegura que su hijo es su prioridad. Por eso durante los últimos meses lo único en lo que ha pensado es en él. Aunque en ese afianzamiento en la maternidad, de paso, se ha reencontrado a sí misma. Por eso ha rechazado varios trabajos, aunque, insiste, no va a decir cuáles, porque otras actrices y presentadoras han ocupado su puesto y sería hacerles “un feo a mis compañeras”.

Has rechazado trabajos, pero ¿también has descartado tener vida de pareja?
Eso es lo que yo me estaba planteando. Ahora me iré a Estados Unidos y estaré unos meses para no cortar el cordón umbilical tan de repente y para estar cerquita de Alex. Pero ahora me planteo el tema.

¿Pero te apetece?
Me va a apetecer en septiembre. Llegó un momento que me pregunté: '¿De qué te sirven todos los éxitos, todo el dinero, si tenía un niño y no podía estar ahí? Me ha entrado el sentimiento de culpabilidad y también he cambiado mucho. Ya estoy cansada de muchas tonterías y quiero vivir una vida tranquila.

¿Qué buscas en un hombre?
Es que ya no sé lo que busco (se ríe). Busco calma, serenidad.

¿Saliste escaldada de tu última relación?
Eso no fue ni relación...

Además de él ha habido otros hombres en tu vida, como Suker...
Era maravilloso, pero ahí otra vez he ido eligiendo de corazón. Me quedé en España con mi hijo.

Por Fernando Martín dejaste tu carrera en Estados Unidos...
Porque me enamoré, y cuando tenía a la mejor agencia de allí y una serie a punto de empezar. Me pudo el corazón y volví.

¿Te arrepientes?
Para nada. Los cuatro años que pasé con Fernando no me los quita nadie. ¿Para qué me hubiera servido quedarme allí haciendo una película? Los recuerdos no me los quita nadie. Los recuerdos de amor y de cariño son mejor que ninguna serie en América.

¿Fue el amor de tu vida?
Sí. Alessandro me ha dado al amor de mi vida, que es mi hijo, pero Fernando fue el hombre de mi vida. Mi premio y mi mejor Oscar es mi hijo.

¿Qué tenía Fernando que no ha tenido ningún otro?
Es que era mi media naranja y yo creo que sólo hay una en la vida.

Se emociona al recordar al jugador de baloncesto, que le dio algunos de los momentos más felices de su existencia. Asegura que le hubiese gustado tener un hijo suyo aunque entonces eran “muy jóvenes”. Ahora Alex es el centro de su universo y por eso también niega rotundamente que tenga en mente adoptar otro hijo.

¿Te ves reflejada en Alex?
Sí, aunque ha sacado el sentido del humor de su padre. El otro día estuvimos en la graduación. No sabes cómo lloré. Me emociono de pensarlo. Con unas lágrimas.

Fue algo muy emotivo...
El trabajo de actriz todo el mundo te lo reconoce, aunque luego te den palos no pasa nada, pero el de madre, que supone todo, eso no te lo valora nadie. Cuando Alex consiguió la plaza estaba orgulloso y llegó Alessandro a casa y nos sentó y me dijo “el 100% del mérito es tuyo”.

Se le escapa una lágrima de alegría al recordar ese momento, de la misma forma que se entristece al recordar a ese hombre que la marcó de por vida. De esta forma Ana se aleja de esa imagen frívola que siempre se le asocia.

“Mira qué frívola soy, que he conseguido triunfar en un mundo que me rechazaba porque venía de una familia bien. Mi familia estaba en contra. He luchado desde que tengo 17 años por esto, he conseguido mantener a mi hijo y le he dado una educación estupenda”, dice a modo de defensa. Quizá alguien descubra con sus palabras que hay más Obregón que la que da el pistoletazo de salida a cada verano.

Compártelo en Facebook
 
los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados