Publicidad

Tony Blair, Steven Spielberg, Oprah Winfrey… Todos menos Obama asistirán a la boda del año

Tags > boda | chelsea | clinton

Tony Blair, Steven Spielberg, Oprah Winfrey… Todos menos Obama asistirán a la boda del año

Exterior del lugar donde se celebrará la boda (Gtres)

@Alberto Lázaro - 30/07/2010

 

Como si fuera un importante asunto de Estado. El secreto mejor guardado de América durante los últimos meses ha sido la boda de la hija del ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, y de Hillary Clinton, la actual Secretaria de Estado.

 

Chelsea Clinton, de 30 años, y su novio, Marc Mezvinsky, de 32, contraerán matrimonio en lo que la cadena NBC ha catalogado como “la boda de la década”. Otros medios, en cambio, como el New York Times, han sido más cautos y se han conformado con designarlo como “el enlace del año”.

 

Sea una afirmación u otra, lo cierto es que todos los detalles de la boda han sigo un gran secreto que se ha ido desvelando con cuentagotas por los medios americanos.

 

Uno de estos misterios ha sido la lista de invitados, que incluirá a unos 400 asistentes. De hecho, una de los deseos de la hija de los Clinton era que debía conocer a todos los que acudiesen a su celebración. La periodista Oprah Winfrey, el director Steven Spielberg, la actriz y cantante Barbra Steisen o el ex Primer Ministro de Inglaterra, Tony Blair, son algunos de los que se incluyen entre los afortunados que asistirán al enlace. Entre los que ya han confirmado que no irán está la familia del político ecologista Al Gore.

 

Sin embargo, lo que más ha sorprendido a los americanos ha sido que el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, no asistirá a la celebración, aunque Michelle y sus dos hijas sí lo harán, según aseguró él mismo en el programa The View. Se desconocen los motivos por los que no irá.

 

El lugar elegido para el enlace

 

Tras muchos rumores y suposiciones, el lugar elegido para la ceremonia ha sido una mansión situada a orillas del río Hudson y a 160 kilómetros de Nueva York. La finca, de 50 hectáreas, cuenta con piscina y varias pistas de tenis. Además, la propiedad, que perteneció a la familia Astor, ha tenido que ser blindada por completo. Tal será la seguridad desplegada que se ha prohibido a los aviones sobrevolar la zona desde las 3.30 de la tarde, hasta la madrugada, para evitar posibles sustos.

 

Lo que sí se sabe es que en la celebración sonarán temas de Michael Jackson, el grupo sueco Abba y canciones de Stevie Wonder para animar a los invitados. 

 

 

Chelsea, la hija modelo

 

Tampoco se sabe qué vestido de novia llevará Chelsea al altar. La decisión más probable es que sea el diseñador dominicano Óscar de la Renta aunque la diseñadora de moda en Nueva York, Vena Wang, podría ser finalmente la elegida para vestir a la chica. En cuanto al estilo que llevará Chelsea no se sabe mucho más, salvo que la factura de peluquería y maquillaje rondaría los 20.000 euros.

 

Otro gran enigma es el rito que utilizará la pareja para contraer matrimonio ya que ella es católica y él judío. De todos modos, algunos apuntan a que será éste último el elegido ya que se les ha visto últimamente acudiendo a algunas sinagogas de Nueva York.

 

Mark, el yerno perfecto

 

Los novios han tenido una relación muy alejada de los medios de comunicación. Los dos se conocieron en la Universidad de Stanford en su época universitaria. De hecho, fue él quien enseñó a la hija de Bill Clinton las instalaciones de la universidad californiana y la convenció de que era la elección perfecta para ella.

 

Mark también proviene de una familia de políticos. Su padre, Edward Mezvinsky y su madre, Marjorie Margolies-Mezvinsky, fueron representantes del Congreso por Iowa y Pensilvania, respectivamente. Actualmente, Mark trabaja en G3 Capital, una empresa de inversión privada de Nueva York donde tiene una prometedora carrera como economista.

 

Sin embargo, hay una mancha negra en la vida de Mark. Su padre estuvo en la cárcel durante siete años al ser imputado por 31 casos de fraude valorados en 10 millones de dólares. Aunque esto no ha parecido importar a la familia Clinton. “Mi hija está feliz. Me gusta y admiro a mi yerno, así que no podría estar más feliz al respecto”, aseguró en una ocasión Bill Clinton al ser preguntado por Mark durante una entrevista. “Intentaré no llorar en la boda”, añadió el ex presidente.

 

Compártelo en Facebook
 
los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados