Manu Tenorio: “Prefiero no opinar sobre Risto. Ahora hay que entender OT como un show”

Sandra Remón  -  29/11/2010

Manu Tenorio: “Prefiero no opinar sobre Risto. Ahora hay que entender OT como un show”
 

El sevillano Manuel Ángel Vergara Tenorio, Manu, en honor a su mejor amigo de pequeño, que le llamaba así, y Tenorio, por su abuelo paterno, “al cual le debo mucho”, llegó hace diez años a Madrid en busca del éxito y lo encontró en la primera edición de Operación Triunfo. Instalado en la capital por su nueva condición de “artista trotamundos”, aunque su tierra “tira mucho”, aquí ofrecerá un concierto el 14 de diciembre y desde aquí partirá en febrero a América latina para promocionar su quinto disco, La ley de la atracción. El artista ha hablado con Vanitatis de su carrera profesional y, cómo no, también de su vida personal. Casado con Silvia Casas desde hace dos años, todavía no ha sido padre debido a su ritmo de trabajo.

Vanitatis: ¿En qué se diferencia este quinto disco de los cuatro anteriores?
 
Manu Tenorio: La ley de la atracción es un punto de inflexión en comparación con los otros, porque es muy pop. Se vuelca más en canciones poperas, de batería y guitarra eléctrica. Se aleja un poco de la guitarra flamenca y la guitarra acústica. Tiene unas canciones que en directo se crecen mucho. Están preparadas para un directo con mucha garra, energía y fuerza.
 
V: En unos meses vas a América…
 
MT: En febrero nos vamos a México, de promoción a las televisiones y radios para presentar este nuevo disco, y seguramente haremos alguna presentación en directo.
 
V: ¿Cómo es tu acogida en América Latina?
 
MT: He ido en alguna que otra ocasión y siempre he tenido un recibimiento muy cariñoso y muy afectivo. Allí, los intérpretes de mi perfil tengo la suerte de que funcionan y encajan bien con el público. Eso ha sido el primer detonante para hacer esta incursión de manera más seria y comprometida.
 
V: ¿Y en términos de ventas?
 
MT: Ahora es un momento muy crítico para las ventas del disco, porque ha habido una transformación del formato, pero dentro de lo que cabe, donde se traduce el funcionamiento de un artista hoy en día es en los conciertos, los directos. Y la gira de verano no ha ido mal, teniendo en cuenta que estamos en una etapa de crisis para todos. Aún así, hemos tenido un verano bastante ocupado, y el 14 de diciembre celebramos en Madrid este disco en la Sala Caracol.
 
V: ¿Impone más cantar en Madrid que en ciudades más pequeñas?
 
MT: A Madrid le tengo mucho afecto. Siempre me he encontrado con un público muy cariñoso y afectivo y he tenido la suerte de disfrutar de conciertos muy bonitos. Tengo muchísima ilusión. Me inspira un respeto imponente, porque tocar en Madrid es un termómetro del disco y del momento que vive el artista. Entonces sí; tengo un especial respecto. De alguna manera, no es un concierto corriente.
 
V: ¿Cómo es un día a día en tu vida?
 
MT: Mi trabajo en concreto tiene un abanico muy amplio. Como de este último disco también soy el autor y compositor del repertorio, siempre estoy liado con temas de composición, con algunas letras, músicas, maquetando algunos temas... Siempre estoy trabajando para cuando hago un disco, recopilar todas esas ideas y empezar a depurar y definirlas. Ahora, según está el panorama, no puedes bajar la guardia… No te puedes relajar. Siempre estoy pensando en el próximo disco, en los vídeos musicales, en cómo promocionar y publicitar. Ir a los sitios donde se nos requiere…La agenda está bastante apretada porque son muchos los frentes que hay que atender.
 
V: ¿Estarías dispuesto a grabar con otro artista?
 
MT: Yo siempre pienso que las colaboraciones con otros artistas enriquecen, porque muchas veces cuando se conjugan dos voces diferentes creas una magia especial y particular. El mundo de la música está lleno de grandes duetos extraordinarios. Freddy Mercury y Montserrat Caballé, Michael Jackson y Paul McCartney… Yo siempre estoy abierto a todo lo que sea investigar nuevos horizontes y colaboraciones, porque coincidir con otros artistas siempre te enriquece y disfrutas.
 
V: ¿Con algún ex compañero de OT, quizá?
 
MT: Bueno, a mí no me importaría. Les tengo mucho cariño a todos. Fue una experiencia grandiosa la que vivimos allí. Realmente, no me importaría en absoluto.
 
V: ¿Mantienes el contacto con alguno en concreto?
 
MT: Siempre es complicado, porque con el paso del tiempo, uno va pasando etapas… Cada uno tiene su propia lucha y es complicado mantener las relaciones. Pero siempre que nos cruzamos, nos tratamos con mucho cariño y mucho afecto. Nos da mucha alegría. Siempre los hay más y menos próximos.
 
V: La prensa rosa te respeta…
 
MT: El respeto es mutuo. A mí nunca me ha jugado jugar con la prensa en ningún sentido. Cuando mi relación con mi pareja fue firme, no tuve problema en manifestarme y en no jugar al ahora sí ahora no. Ellos tienen eso en cuenta. A la prensa hay que tenerle mucho respeto. La prensa es un vehículo muy importante a la hora de promocionar y de ser un puente muy importante entre el artista y el público. Hay que devolver la misma moneda.
 
V: En tu boda no se vieron muchas caras conocidas
 
MT: Cuando yo me casé entendí que es un momento solemne, que uno busca que sea único y exclusivo en la vida. Pensé que lo más sensato y profundo era que estuviera la gente más cercana; la que debe estar la familia y los amigos. Aunque cada uno, que lo haga como quiera. Pero yo no quise meter a gente para que rellene la foto.
 
V: ¿Entra en tu futuro inmediato ser padre?
 
MT: Bueno, ahí estamos. Ahora mismo el hijo que requiere más atención es el disco, porque estamos trabajando muy a fondo para promocionar y proyectarlo, pero es algo que, por supuesto, no descartamos y esperemos que Dios, cuando lo decida, nos hará el regalito.
 
V: ¿Lo mantendrás alejado de la prensa?
 
MT: No está de más el poder sentar a la prensa para que lo conozcan un poco, pero de momento no lo tenemos pensado. Cuando llegue el día, ya lo hablaremos.
 
V: A las fans hay que tenerlas contentas…
 
MT: Claro, y así que tengan una foto del bebé.
 
V: ¿Has seguido viendo OT tras tu edición?
 
MT: La verdad es que no tanto como me hubiera gustado. Tampoco las he perdido nunca de vista. Pero, evidentemente, cada uno tiene sus líos, su trabajo…
 
V: ¿Tienes un especial cariño al programa o fue un trampolín que no va contigo?
 
MT: Hombre, yo tengo un especial cariño a nuestra edición. Es un programa que ha experimentado muchas versiones. Con el tiempo ha evolucionado hacia una dirección diferente. Hace ya diez años de nuestra edición y evidentemente ya son programas bastante diferentes.
 
V: Sobre Risto, ¿qué opinión tienes?
 
MT: Prefiero no opinar. Es un programa que se supone que es un show business. Hay que entenderlo como un show, no darle una trascendencia que vaya más allá.
Compártelo en Facebook
 
los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados