Publicidad

A Zarzuela el libro no le quita el sueño

Tags > republicana | letizia |

@Paloma Barrientos - 07/09/2010

A Zarzuela el libro no le quita el sueño
 Portada del libro sobre Letizia

Desde el gabinete de comunicación del palacio de la Zarzuela son tajantes respecto a la publicación del libro Letizia Ortiz: una republicana en la corte de Juan Carlos I, del periodista Isidre Cunill. “No habrá ningún comunicado y tampoco respuesta oficial a un tema que no se considera importante”. Por lo tanto, y ante la llamada de muchos periodistas, insistiendo en si habrá alguna reacción, la respuesta es negativa.

“Tampoco hay órdenes por parte de nadie en negar nada que tenga que ver con este asunto”. Así de claros y concisos se muestran en Zarzuela. Por lo tanto, esperar cualquier novedad en este sentido es pedir peras al olmo. No estaría mal que fueran algo más expresivos, pero es lo que hay. La Casa de la Primera Familia funciona así. Lo que no gusta, no existe. 

Oficialmente, en palacio se enteraron de la existencia del libro de Cunill la semana pasada, cuando diversos medios llamaron al departamento de prensa para recabar información. Este dato hay que darlo por bueno y, por lo tanto, aceptar que la princesa no tenía ni idea de lo que se le venía encima. En principio, el libro puede resultar escandaloso, ya que Cunill repesca leyendas urbanas como el supuesto aborto que sufrió en un hospital de México cuando era sólo Letizia Ortiz o una presunta detención por posesión de hachís.

Narra también la relación sentimental con su primer marido, Alfonso Guerrero, al que conoció cuando él era su profesor y ella una postadolescente de 16 años. Nada que no se hubiera publicado en foros de internet o en tertulias agresivas de televisión donde se cuestionó en su día la idoneidad de la periodista Letizia. Ni tan siquiera el informe del CNI que se supone utiliza Cunill para su investigación llama la atención. La Casa Real habría solicitado una investigación concienzuda sobre la princesa. Lo desconcertante habría sido lo contrario. Si se despieza la vida de cualquier trabajador de la Casa, qué menos que analizar con lupa el pasado de Ortiz Rocasolano que, por otra parte, es muy común a muchos jóvenes de su generación, de la de antes y de la de ahora.

Novios variados y numerosos, consumir algún que otro canuto, beberse hasta el agua de los floreros en las fiestas de los pueblos, compaginar el novio del momento con el muchacho que  se acaba de conocer, enamorarse del profesor… Y así hasta un sinfín de arquetipos habituales que después desaparecen cuando se madura. El problema de la princesa es que alguien, o ella misma, quiso reescribir una biografía que, como la Cristo, empezó en la treintena. Y esa es la faena, que cuando se pretende borrar la normalidad, ésta  asoma y se convierte en superlativa.

Lo mejor habría sido imitar a Mette-Marit, que de su pasado oscuro (que tampoco lo era) hizo su propia catarsis. A no ser, como dice algún malvado, que este libro sirva para recuperar o renovar los seguidores de la princesa. Además, de este modo, se acaba de una vez con ese pasado que siempre vuelve. Una cosa es la crítica que se pueda hacer a ciertos aspectos que imperan en la institución, como es la total opacidad actual o las salidas de pata de banco de la princesa, y otra muy diferente que sea la diana de un pim, pam, pum donde el ataque se base en la moralidad sideral.  

A la consorte real le sobra prepotencia, pero eso ya lo sabía su marido cuando decidió convertirla en madre de sus hijos. Con lo cual, si hay que pedir cuentas públicas sería al heredero, porque su economía forma parte de los presupuestos del Estado. Como diría Belén Esteban: “Y si Letizia de joven se fumó un canuto, ¿qué pasa? ¡¿Vale?!”. Por cierto, ¿el príncipe nunca se tomó un whisky de más en sus veranos mallorquines? Pues sí. Y fui testigo.

Enlaces relacionados:

 - Un libro desvela oscuros episodios del pasado de la princesa Letizia

- Los mejores amigos de la princesa Letizia: el oro blanc y los diamantes

Compártelo en Facebook

27 .- Pues a esta ya no la echan ni con agua caliente. Se ha acomodado perfectamente al estilo de vida tradicional. Quien la ha visto y quien la ve, antes republicana de izquierdas y ahora ya digo, una señora bien casada que representa a la más alta institución de nuestro Estado.
Si hay problemillas como "cuñadas" o "pasado oscuro", o "no tener vacaciones", pues bueno, no todo iba a ser perfecto. Más cornás da el hambre.

marimorena

09/09/2010, 22:07 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (1)

|

#

26 .- Todas estas acciones son importantes que se sepan porque nos dan pistas sobre los parametros morales de esta persona, si es generosa o no, altruista o no, inteligente o no, etc. es decir, apta para el puesto que ocupa. Hemos estado asistiendo anonadado a las metidas de pata continuas, la prepotencia, las groserias, las intrigas, la superficialidad y los complejos evidentes de esta sra con respecto a su fisico, que nos estan gritando que esta mujer NO DEBE DE ESTAR EN ESE PUESTO QUE OCUPA. Y lo peor: Una persona de ese calibre...con que cara se pone a PRESIDIR actos, o con que cara puede ANIMAR o MIRAR DESDE UNA PRETENDIDA SUPERIORIDAD SIMBOLICA Y MORAL a jovenes empresarios, universitarios, cientificos, bomberos, menores con discapacidades, o trabajadores de una fabrica de yogurt? También nos da pistas de como es en realidad su segundo marido que fue quien la eligio.

Allende

07/09/2010, 19:50 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (3)

|

#

25 .- De que se pueden asustar el borboneo menuda la viña y menudos los ramos de la misma, aquí hay que decir, aquello del los reales católicos reyes: Tanto monta monta tanto los borbones y los Ortiz, basta con tomar un libro de historia para saber como han sido y son los primeros ¡Nadie pondrá el grito al cielo! Y, si alguien es capaz de hacerlo es porque es de un cinismo insoportable.
La abuelita de la agnóstica la portavoz del franquismo, que nadie se rasgue las vestiduras, por lo antes dicho. Tanto monta...

virginia wolf

07/09/2010, 18:56 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

24 .- ¡Y dale con la envida, por Dios!. Si es que ahora resulta que Letizia es muy moderna y los que no estamos de acuerdo con su manera de vestir, actuar y comportarse somos unos retrógrados... ¡Como puede nadie decir que semejante historial es "normal" la mayoria de las mujeres de este país no tenemos ese pasado!

Paloma, según dice en su crónica, Casa Real no va a entrar en desmentidos sobre el libro, pero resulta que tiene tiempo de aclararnos si Letizia no padece anorexia y tampoco usa brackets, temas absolutamente necesarios y fundamentales para todos los españoles, claro, pero en cambio a los españoles no nos aclaran a quien le estamos pagando sus "vacaciones privadas" y en que era tan "profesional" por que lo que es en lo suyo, ser princesa,no se ha visto todavia.

Al final va a resultar que Letizia es tan inadecuada como consorte porque el que la eligió es tan inadecuado como ella...

mencia

07/09/2010, 18:38 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (2)

|

#

23 .- #22, no entiendo por qué siempre se dice que nos constaría lo mismo o más tener un jefe de estado elegido; suprimimos la guardia real [1.400 sueldos y residencias], los yates y sus embarcaderos y le rebajamos el sueldo a un nivel parecido al del presidente del gobierno y ya hemos ahorrado una millonada. Además podríamos plantearnos si realmente nos hace falta una figura aparte como jefe de estado, o, puestos a ahorrar, ya nos bastaría con uno como en EE.UU. y otros países.

Lis

07/09/2010, 18:14 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (1)

|

#

 
los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados