Publicidad

El fin de semana rociero de Patricia Rato

@Paloma Barrientos - 05/11/2010

El fin de semana rociero de Patricia Rato
 Patricia Rato en Madrid (Gtres)

Patricia Rato siempre ha sido una mujer discreta. Poco o nada se sabía de su vida más allá de ser mera acompañante de su marido en los actos públicos a los que acudían, donde el único protagonista era él. Casi nunca se la ha visto en una plaza salvo en los festivales organizados por Espartaco para la fundación Padre Arrupe, la ONG que preside Isabel Salazar Simpson, madre de Patricia.

Su vida transcurría sin sobresaltos mediáticos, hasta que se supo de su separación matrimonial. A partir de ese momento, su existencia cambió y vio cómo cualquier situación familiar se convertía en noticia. La última historia que ha circulado sobre ella tiene que ver con una reunión festiva en el Rocío, donde se supone que su hija Isabel y ella estaban invitadas a una fiesta organizada por Francisco Rivera.
 
Efectivamente, coincidieron, pero como el resto de gente que acudió el fin de semana de Halloween a la aldea que se encuentra a una hora de Sevilla. La realidad poco tiene que ver con el morbo. Patricia se encargó de llevar en coche a Isabel y a cinco amigas a una casa en la que veinticinco niñas más celebraban su noche de brujas particular, en la vivienda de una de ellas. Como el Rocío no es Manhattan, se encontraron al torero, que iba con su hija Cayetana, que quiere mucho a las niñas Ruiz/Rato.
 
Se saludaron, hablaron e Isabel se quedó en su fiesta y Patricia volvió a Sevilla, porque Juan, el pequeño, tenía a su vez su reunión festiva con sus amiguitos del colegio en su propio domicilio. El domingo, Patricia volvió al pueblo para recoger a su hija y a las otras cinco chicas. Se pararon en el camino a comprar chucherías y a mediodía se sentaban a la mesa la madre, la hija, las amigas y el benjamín de la casa. Un almuerzo dominical común al resto de familias españolas. Este es el relato pormenorizado de la única versión que hay sobre un fin de semana donde la única perturbación fueron las peticiones infantiles de “truco o trato”.
 
Compártelo en Facebook
 
los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados