'Shangay' descubre al verdadero Sergio Ramos

@Carmen Moreno  01/10/2009

'Shangay' descubre al verdadero Sergio Ramos
 Sergio Ramos en la portada de 'Shangay Style' (ver álbum)

No suele conceder entrevistas a no ser que tengan cariz deportivo. De su vida privada es de los que no sabe/(no contesta. Pero el futbolista blanco de Sevilla se lo ha pensado dos veces y Sergio Ramos se abre al mundo en una entrevista concedida a Shangay Style Otoño, el suplemento de moda y tendencias de la revista de temática gay Shangay. (Ver álbum)

A Sergio, pilar fundamental del fútbol patrio e icono de la moda le motiva la presión, la deportiva, no la mediática, siente debilidad por sus dos clubes: el Madrid y el Sevilla, y NOS descubre una de sus pasiones: los caballos: "He llegado a criar algún ejemplar árabe", confiesa.

El niño de Camas -le gusta llamarse y que le llemen 'el niño'- que es tremendamente familiar, hasta el punto de que sus novias quinceañeras siempre eran amigas de su hermana, cuenta que tiene aseguradas sus piernas porque "es vital tener un seguro por si el día de mañana pasa algo". Evidentemente, no dice por cuánto. Eso sí, no las tiene tatuadas. Sus tatoos son todos de cintura para arriba: nueve o diez repartidos por espalda, dedo, hombro, oreja... Desde un duende con un balón que se hizo a los 15 años... hasta los alusivos a su familia, padres, hermanos...

Mezcla de genética y esfuerzo, el jugador no se priva del placer de una hamburguesa una vez al mes. Luego juega a tenis, que le encanta, y se mantiene con visitas periódicas al gym. Entre sus gustos, como casi todos los futbolistas, los coches, pero sin exagerar, los relojes -pura pasión- cada vez que gana algo importante se compra uno. Hoy pasa parte de su tiempo libre intentando aprender inglés, comenta.

¿Novias? "Las famosas, modelos y actrices, provocan morbo, mucho morbo, pero prefiero las que no son conocidas. Todos los años me voy de vacaciones con mi hermana y me han preguntado si ella es mi novia", imagina, dice. "No, no me he enamorado. Me gustaría tener la sensación de estar con la mujer de mi vida pero no me ha llegado el momento. Sabré reconocerlo cuando llegue".

Para terminar, una reflexión de sabios. "El día de mañana lo que te queda es tu familia y cuatro amigos. Cuidado con la popularidad mal entendida". Se lo dice él mismo.

Compártelo en Facebook
 
los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados