con jordi évole

El hijo de Pablo Escobar en 'Salvados': "Ha sido el mejor padre del siglo XX"

El escritor e hijo del fallecido Pablo Escobar, Sebastián Marroquín, compartió con Jordi Évole los recuerdos más privados sobre su peculiar infancia

Foto: Marroquín y Évole durante el programa de 'Salvados' dedicado al Día del Padre.
Marroquín y Évole durante el programa de 'Salvados' dedicado al Día del Padre.

'Salvados' ha celebrado el Día del Padre de una forma muy especial, a través de testimonios de tres hijos que, de alguna forma u otra, han tenido con sus respectivos progenitores una relación alejada de la paternidad convencional. El protagonista absoluto del programa no ha sido otro que Juan Pablo Escobar, hijo del conocido narcotrifcante Pablo Escobar y que ahora se hace llamar Sebastián Marroquín. El colombiano confesó que a los 7 años su padre le dijo "soy un bandido y me dedico a esto. Esta bomba la puse y esta no, a este lo maté y a este no". En este sentido, Marroquín apuntó que su padre "mandaba a matar al que se le atravesaba, era la cotidianeidad de su vida, como en el viejo oeste".

[Leer aquí: El hijo de Pablo Escobar contra Netflix: "Tengo más derecho que ellos a contar su historia"]

"Hay gente que estará feliz de que esté muerto"

Jordi Évole no tuvo reparos a la hora de preguntarle si se siente aliviado de que su padre ya no esté vivo, algo que Marroquín, que ha escrito varios libros sobre su padre, negó. "Ni me alegro ni siento alivio, pero no cambio a mi padre. Lo extraño y lo extrañaré siempre, aunque sé que hay gente que estará feliz de que esté muerto", aseguró. Además, afirmó que su padre "se quitó la vida para que la tuviésemos nosotros. Si mi padre estuviese vivo, yo estaría muerto".

Pablo Escobar junto a su hijo en una foto familiar.
Pablo Escobar junto a su hijo en una foto familiar.

"Él era la ley"

Pablo Escobar llegó a controlar el 80% del tráfico mundial de cocaína desde Colombia, ya que "él era la ley y siempre tenía un revólver en el tobillo izquierdo". En este sentido, las drogas formaban parte de la vida cotidiana de Sebastián Marroquín, ya que con ocho años "mi padre puso todas las drogas disponibles en esa época sobre la mesa (marihuana, cocaína, LSD…). Me habló con amor y me informó muy bien. Me dijo que las había consumido todas a excepción de la heroína y que el día que tuviese curiosidad por probarlas lo hiciera con él y no con mis amigos".

"Escribo para que no se repita la historia"

Durante su entrevista en 'Salvados', el hijo del narcotraficante colombiano puntualizó que no ha escrito los libros por ganar dinero o por hacer negocio. "Lo hago por el mensaje, para que no se repita la historia", explicó. En el caso de que estuviera vivo, el hijo de Pablo Escobar se mostró muy seguro de que su padre "estaría acompañándome en primera fila a todos los eventos orgulloso". En el hipotético caso de que lo tuviera frente a frente, Marroquín también tiene muy claro qué le diría a su progenitor: "Le diría que lo amo. Se lo dije muchas veces en vida y fue lo último que le dije antes de morir. Siempre hablamos sin tabúes ni medias tintas".

Hacienda Nápoles, la excéntrica vivienda de Escobar.
Hacienda Nápoles, la excéntrica vivienda de Escobar.

Una infancia fuera de lo común

La infancia de Marroquín fue de todo menos común, criándose en la Hacienda Nápoles, una excéntrica finca con helipuerto, zoológico y lagos. Así, el escritor recuerda su infancia como "bizarra" porque le acompañaba un guardia cada día hasta el colegio. "¿Quién se te va a acercar con un guardia al lado?", se preguntó. Sobre su vida escolar recordó que "el único amigo que tuve en el colegio era huérfano de padre y madre porque no tenía padres que le dijeran que no fuese mi amigo". Como anécdota, remarcó que en las piñatas de sus cumpleaños salían "fajos de dólares" en vez de juguetes para los niños.

"Fui crítico con mi padre en vida"

El día que su padre murió abatido en un tejado en 1993, su hijo asegura que reaccionó "con violencia y les dije a todos los que estaban presentes que los iba a matar". No obstante, recordó que "fui crítico con mi padre en vida y no me iba a convertir en él". Para finalizar, Jordi Évole le preguntó cómo definiría al que ha sido uno de los mayores narcotraficantes de la historia, su hijo contestó sin rodeos: "El mejor papá del siglo XX y el bandido más peligroso".

Programas TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios