Adiós a la flacidez en cuello y rostro

@Vanitatis - Sígueme en    Twitter  -  11/10/2011

Adiós a la flacidez en cuello y rostro
 

La flacidez, esa carga que nos acompaña a partir de los 40. Muchos son los métodos utilizados hasta el momento para vencer este mal que nos acecha. Para hablar de este problema, Vanitatis entrevista en su nueva clínica de Madrid, al Dr. Moisés Amselem, especialista en Medicina Estética yuno de los mayores expertos en nuestro país en estos temas.

¿Cuáles son los métodos de que disponen en la actualidad para tratar el tema de la flacidez tanto en el rostro como en el cuello?
 
Hasta ahora uno de los métodos más utilizados en este sentido han sido las inyecciones de ácido hialurónico y vitaminas, que administradas en 4 sesiones de choque (espaciadas 15 días) y repitiendo el procedimiento cada 6 meses, conseguían mantener en mayor o menor grado la firmeza, hidratación y luminosidad del rostro, así como en el cuello.
 
¿Y qué hay de las radiofrecuencias, láseres fraccionados y luz pulsada?
 
En general, se trata de tres sistemas distintos de calentamiento de los tejidos. Los láseres fraccionados y la luz pulsada, se utilizan más para homogeneizar el aspecto de la piel en cuanto a manchas solares o vasculares y pequeñas imperfecciones como arrugas finas o cicatrices (marcas de acné) se refiere. Las radiofrecuencias actúan más en profundidad, produciendo un calentamiento de los tejidos y consiguiendo un efecto de estimulación y retracción del colágeno y del tejido adyacente, lo cual se traduce en una progresiva firmeza y elasticidad de la piel.
 
Pero ese procedimiento parece ser lento. ¿Se necesitan varias sesiones para conseguir resultados óptimos o al menos, medianamente satisfactorios?
 
Todo depende del tipo de radiofrecuencia que se utilice. En sus inicios, la radiofrecuencia era un procedimiento algo agresivo, doloroso y lento, con escasos resultados, sobre todo en cara y cuello y a la vez costoso. Hoy en día se han ido mejorando, hasta llegar a la última generación: La Radiofrecuencia Endodérmica.
 
¿Qué diferencia esta última de las anteriores?
 
La diferencia estriba en que en las clásicas, la radiofrecuencia se emite desde la superficie de la piel y al atravesar la epidermis, consigue el calentamiento de la dermis. Con esta nueva tecnología de radiofrecuencia endodérmica llamada Intracel, el calentamiento es mucho más potente al ser desde el interior, mediante microagujas de oro que penetran entre 0,5 y 2 mm, dependiendo del grosor de piel de la zona a tratar. En el momento del impacto con la piel, automáticamente se emite la radiofrecuencia desde dentro, lo cual la hace ser mucho más potente y eficaz.
 
¿Es doloroso?
 
No puedo dejar de reconocer que es molesto, aunque se soporta bien. Lo único es que recomendamos a los pacientes acudir una media hora antes para ponerle una anestesia tópica con crema. Después se aguanta más o menos, dependiendo del umbral de dolor de cada persona.
 
¿Cuánto tiempo dura la sesión?
 
Depende de las zonas a tratar. En cara y cuello suele durar alrededor de media hora, entre preparar la piel, aplicar el tratamiento y poner unas vendas refrescantes para disminuir el enrojecimiento.
 
¿Se enrojece mucho la cara? ¿Se necesita tiempo de baja?
 
En realidad se enrojece como después de haber estado un día al sol en pleno Agosto y sin protección, pero conforme van pasando las horas, va cediendo y a las 24 horas generalmente, ya es casi imperceptible.
 
¿Algún cuidado especial postratamiento?
 
Hidratación y protección solar.
 
¿Cuántas sesiones son necesarias y cada cuánto tiempo se realiza el mantenimiento?
 
Se recomiendan 3 sesiones de choque espaciadas unos 2 meses y mantener una ó dos veces al año.
 
¿Cuánto se tardan en ver los resultados?
 
Los resultados pueden apreciarse desde el primer momento, aunque conforme pasan las semanas se ven mejores y tras la tercera sesión, el resultado es objetivable y mantenido en el tiempo.
 
Cuando dice que mejora el aspecto de la piel, ¿a qué se refiere?
 
Según los estudios, que coinciden exactamente con lo que llevamos experimentando en la práctica, la mejoría de la piel estriba en: atenuación de las cicatrices del acné, reducción de las arrugas, mejora sustancial de la flacidez  y disminución del tamaño de los poros.
 
¿Qué zonas por tanto son susceptibles de ser tratadas con este tipo de tratamiento?
 
Pues todas aquellas zonas en las que se quiera conseguir mejorar todo lo que acabo de comentar, fundamentalmente: cara, cuello, escote, manos y en breve, zonas corporales más extensas, aunque para ello disponemos de la tecnología Exilis, la única en el mundo que combina radiofrecuencia con ultrasonidos, pero éste es otro tema.
 
Para finalizar, ¿qué recomendación daría a nuestros lectores para mantener un cuerpo saludable?
 
Pues en pocas palabras, lo que nos decía en la facultad el catedrático de farmacología: “Déjense de tantas dietas, coman la mitad de lo que comen y hagan el doble de deporte del que hacen”.
Compártelo en Facebook