Enrique Sierra, jefe de cocina de Google: “Mis platos siguen el ritmo creativo de mis compañeros”

Enrique Sierra, jefe de cocina de Google: “Mis platos siguen el ritmo creativo de mis compañeros”

@Elena R. Ballano - Sígueme en    Twitter  - 25/03/2012

Tostadas con tomate y aceite de oliva, un zumo de naranja natural, un buen café italiano y unos trozos de fruta recién cortada. Así arrancan las jornadas de trabajo de los empleados de Google; un comienzo inmejorable que todas las mañanas prepara con sumo cuidado Enrique Sierra San Vicente. Este joven cocinero es el encargado de dar de comer a los jóvenes talentos contratados por esta empresa, para quien el bienestar de su equipo es fundamental. Sorprenderles, innovar y darles los mejores productos, esa es la misión de este chef que llegó hace cinco años a la planta 26 de la Torre Picasso y que ha revolucionado el comedor del gigante americano. 
 
“Innovar, innovar e innovar. Al trabajar en un sitio tan creativo, tengo que ser igual que ellos. Es una empresa que no se puede estancar. Mi cocina tiene que seguir su ritmo”, explica Enrique. A sus 39 años y tras haber trabajado toda la vida en el sector de la hostelería, este cocinero se enfrenta todos los días a un reto: dar de comer al exclusivo grupo de empleados de Google Madrid.
 
Desde que este licenciado en Filología inglesa entrara en 2007 en Google, el número de empleados que comen en el comedor se ha multiplicado casi por cuatro; la mejor prueba de que sus platos gustan, y mucho. En sus mesas se sientan todos los días españoles, franceses, portugueses, austriacos, alemanes, iraníes o indios, elegidos por sus brillantes currículums entre millones de candidatos. “Trabajo con gente que viaja mucho y que ha vivido fuera. Les gusta que les sorprenda con nuevos platos. Quieren comer bien y sano. Saben lo que es de buena calidad. No les puedes engañar, es gente muy preparada”. 
 
Enrique entra todos los días a las 6h30 para preparar el desayuno de los empleados, que consiste en un buffet con tostadas, cereales, quesos, bollos y, sobre todo, mucha fruta cortada en trozos. “Para ellos la comida es muy importante. Cuando me llamaron para trabajar con ellos me pidieron que preparara comida sana, buena y sobre todo muchas verduras. De hecho, al trabajar con la pirámide de alimentos americana, los arroces y pastas son integrales”. 
 
A mediodía, los empleados pueden elegir entre dos primeros platos, dos segundos y cuatro guarniciones, de los cuales, cuatro son siempre verduras. Además, nunca falta la ración de carne o pescado a la plancha. “Les gusta más el pollo que la carne roja y prefieren que las salsas estén puestas aparte”, señala Enrique. De igual modo, para todo el que lo desee existe un apartado con ingredientes variados para hacerse ellos mismos las ensaladas. Sin embargo, entre todos los platos que prepara este cocinero, el salmorejo, las cremas de verduras y el arroz con bogavante, destacan por encima del resto. 
 
Otros de los aspectos que triunfan dentro de la cocina de Enrique son sus aperitivos de media mañana a modo de canapés y las jornadas gastronómicas. Como buena empresa creativa, cada quince días, los empleados de Google disfrutan de menús temáticos, en los que degustan los platos típicos de algún exótico país. “Hace poco hicimos una de Oceanía con carne de canguro”.
 
La relación con el resto de compañeros es inmejorable. Gracias a una intranet este cocinero puede interactuar con ellos, colgando recetas, presentándoles los platos que preparará ese día y ofreciendo cualquier tipo de información que necesiten.
 
“Lo que me gusta del comedor de Google es que somos como una gran familia. Allí no hay distinción alguna. Hay muy buen ambiente”. Y es que, como bien recuerda el propio Enrique haciendo referencia al lema de la empresa: "Si tú eres feliz, vas a rendir mejor, y... ¿qué mejor que la comida para ser feliz?".
Compártelo en Facebook
 
los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados