Puedes configurar tu consentimiento pulsando aquí :

SUSSEX VS. PRENSA

Meghan Markle y Harry saborean (por fin) su primera gran victoria judicial

La pareja ha ganado la demanda que interpusieron a la agencia que captó las fotografías de su hijo Archie jugando con Doria en el jardín de su casa de Los Ángeles

4'

Meghan Markle y el príncipe Harry pueden, por fin, disfrutar de su primera victoria judicial en la guerra abierta que mantienen con varios medios de comunicación y que ha surgido en los tres países en los que han vivido, Reino Unido, Canadá y Estados Unidos. Ellos mismos han sido los que han informado de que han ganado la demanda que interpusieron el pasado julio en la Corte Superior del Condado de Los Ángeles por las fotografías que se publicaron de Archie mientras estaba jugando en el jardín de la casa donde vivían. Una denuncia que estaba casi ganada antes de empezar el proceso judicial, ya que las fotografías habían sido tomadas de forma ilegal, en propiedad privada y además el niño estaba acompañado de su abuela, no de sus padres.

Las imágenes se habían realizado dentro de los límites de la casa de Tyler Perry, la mansión donde los Sussex estuvieron viviendo desde marzo hasta julio. Y pudieron conseguirse gracias a un dron, algo que también es ilegal, según la 'ley paparazzi' que existe en Estados Unidos para regular ciertos métodos bastante cuestionables de los fotógrafos. Los Sussex ya habían denunciando previamente que había helicópteros y drones sobrevolando su propiedad constantemente e incluso los fotógrafos habían hecho agujeros en las vallas para mirar desde fuera. Y para proteger tanto su privacidad pero, especialmente, la de su hijo, Meghan y Harry no habían escatimado en gastos, contratando además al abogado Michael J. Kump, uno de los más exitosos de Los Ángeles, que ha representado a caras tan conocidas y poderosas como las hermanas Kardashian y las Jenner, Saquille O'Neal, Michael Keaton o Sandra Bullock.

El príncipe Harry y Meghan Markle, en su último compromiso oficial. (Reuters)

Y esta vez el abogado tampoco ha fallado. Su rápida intervención consiguió frenar la publicación de las fotografías en Estados Unidos y Reino Unido, aunque no pudo evitar que las fotos se vieran en Alemania. Además, aunque no es habitual, consiguió citar a tres de las agencias más conocidas de Los Ángeles, ya que no sabían cuál de ellas estaba comercializando el reportaje. Finalmente, la culpable resultó ser X17, que ha acordado entregar las fotos a la familia, destruir cualquier copia en sus archivos o bases de datos y no volver a distribuir fotos ni de ellos ni de Archie tomadas por medios similares o en terrenos privados. Además, los dueños de la agencia tendrán que pagar parte de los costes legales y han sido obligados a pedir perdón de forma pública: "Pedimos disculpas al duque y la duquesa de Sussex y su hijo por la angustia que hemos causado. Nos equivocamos al ofrecer estas fotografías y nos comprometimos a no volver a hacerlo", dijo la agencia en un comunicado. La revista alemana que publicó las fotografías se ha salvado de la condena, al menos de momento, ya que al parecer la agencia mintió al venderlas, asegurando que se habían realizado en suelo público.

Pero, aunque han ganado esta batalla, quedan aún muchas por determinarse. Y desde luego no tienen los mismo visos de ser favorables para la pareja. Los Sussex también demandaron a la agencia Splash, por las fotografías que se consiguieron de Meghan Markle caminando por los bosques de Vancouver con Archie en la mochilita portabebés. Esta vez sí, al aire libre y en terrenos totalmente públicos. Y, cómo no, la macrodemanda que interpusieron a varios medios británicos y que parece un partido de tenis: perdieron un primer 'round' a finales de julio, tomaron ventaja poco después al conseguir que las amigas de Meghan que hablaron en febrero de 2019 para la revista 'People' permanecieran en el anonimato y volvieron a conocer la derrota hace muy poco, al admitir el juez como prueba de que la duquesa colabora con los medios la biografía sobre la pareja escrita por Omid Scobie. Será en enero de 2021 cuando tenga lugar el juicio y sepamos quién gana el punto, set y partido en una disputa que se había puesto cuesta arriba para los Sussex, pero en la que ven algo de luz gracias a su última victoria judicial.

Meghan y Harry, en uno de sus últimos compromisos públicos. (Reuters)

Hoy en vanitatis