3 min

la noche de la moda

Hablemos de la gala del MET 2019

La exposición asociada a la gala del MET 2018, ‘Heavenly Bodies’ , tiene el honor de haber sido la exposición más visitada de la historia del museo al conseguir 1.659.647 visitantes. ¿Conseguirá la del 2019 superar una cifra tan impresionante? Por el momento, como viene siendo habitual con la noche que celebra la moda con más fuerza y glamour del año, sabemos pocas cosas relacionadas de lo que nos deparará el 6 de mayo.

La temática será 'Camp, notes on fashion', un lema que funcionará como hilo conductor de una exposición formada por 175 prendas womenswear y menswear que recorrerán la historia de la moda desde el siglo XVII hasta la actualidad. Lo sabemos: ya estamos con los nombres traicioneros que hacen del dress code algo imposible. Camp es un término que no tiene traducción exacta al español, sino que hace alusión al estilo exagerado y excéntrico. "El camp está viviendo uno de sus mejores momentos, y nos pareció muy importante para la conversación cultural hacer homenaje a una estética que, en ocasiones, se cataloga como una frivolidad vacía, pero que en realidad puede ser una herramienta política muy poderosa y sofisticada, especialmente para las culturas marginadas", explicaba Andrew Bolton, comisario del Costume Institute, a ‘New York Times’.

Imagen: MET Museum

De la mano de esta exposición, se mostrará al mundo cómo Luis XIV y Luis XV abrazaron el concepto de la excentricidad, cómo los dandies fueron el mejor ejemplo perfecto y los orígenes del camp en las culturas queer de Europa y América a finales dei siglo XIX y al comienzo del siglo XX. Diseños de marcas como Jeremy Scott, Marc Jacobs y Donatella Versace no faltarán en este despliegue de excentricidad.

Si la gala MET es especialmente excéntrica 'per se', ¿cómo será una edición en la que por norma se han de lucir diseños hiperbólicos? La exposición parte del ensayo de Susan Sontag de 1964 que habla del camp como "el amor por lo antinatural, lo artificial y lo exagerado". Por ello, no es de extrañar que Lady Gaga sea una de las anfitrionas de la velada. Aunque su estética no se vincula ya a trajes de filetes ni a zapatos armadillo de Alexander McQueen, la cantante y actriz sabe lo que es llevar la excentricidad hasta el infinito y hace siempre de sus looks el medio mediante el cual mandar mensajes, como acaba de demostrar con su traje oversize de Marc Jacobs al recoger el premio ‘Woman of the year’.

Lady Gaga (EFE)

Tendremos que esperar, y no nos equivocaremos al decir esto, que los looks de la gala serán este año dignos de análisis y no aptos para cardiacos, y lo decimos especialmente porque hay otro elemento en la ecuación que asegura que el show va a ser verdaderamente inolvidable. Gucci será uno de los patrocinadores de la gala, custodiada por Lady Gaga junto a Serena Williams y Harry Styles. Styles ha llevado la moda masculina a otro plano gracias a sus singulares trajes en los que tendencias y excentricidades conviven. Este Bowie millennial está cambiando la forma en la que muchos ven ahora los armarios masculinos, que por fin abren sus puertas a los brillos, a las siluetas extravagantes y, en definitiva, a la libertad dispuesta a liberarse del encorsetamiento que siempre ha padecido.

Hoy en vanitatis