Puedes configurar tu consentimiento pulsando aquí :

RIP

El luto se ha hecho con la pasarela: ¿qué significa el 'todo al negro'?

¿Qué mensaje nos está mandando la moda al apostar por el 'total black' en su gama cromática esta temporada?

2'

Tenemos que comenzar con un minuto de silencio en nombre del color, que esta temporada parece haberse despedido de la pasarela. La moda funciona como un altavoz que explica y a veces grita lo que está ocurriendo en el mundo, y en un momento convulso como este en el que nos encontramos, tanto en la esfera política como medioambiental, la forma mediante la cual la pasarela lo retrata es apostando por el negro. Aunque es el color más abrazado por las editoras de moda, es a su vez el que Anna Wintour más aborrece.

Así nos lo hizo saber en uno de los famosos vídeos de ‘Go Ask Anna’, por lo que nos imaginamos su cara al ver cómo los looks negros se sucedían en cada uno de los desfiles de las semanas de la moda que acaban de echar el cierre. (Des)afortunadamente, sus gafas de sol no nos permiten saber qué esconde su mirada cada vez que un nuevo look negro aparece sobre la pasarela. Valentino es una marca que siempre asociamos con el color, pero esta temporada, mientras que su front row estaba repleto de celebridades enfundadas en looks a todo color, la pasarela se llenaba de tonalidades negras.

Givenchy. (Getty)

La pasarela de Givenchy también apostaba por el negro al inspirarse su directora creativa, Clare Waight Keller, en el cine en blanco y negro de la Nouvelle Vague, y ha sido Balenciaga la firma que se ha tomado esta tendencia más a pecho al recordar a los ahí presentes uno de los miedos del momento. No hablamos del coronavirus, sino que vamos más allá al hablar del fin del mundo, ese que los más alarmistas ven cada vez más cerca y que la firma nos ha recordado inundando su front row, haciendo las modelos desfilar sobre el agua (somos conscientes de los referentes bíblicos) y convirtiendo al negro en el color ganador del desfile.

Chanel. (Getty)

Por su parte, Sarah Burton ha sabido recuperar ese alma gótica que tanto le gustaba a Alexander McQueen y ha dejado que el negro tome sus propuestas, del mismo modo que Virginie Viard ha querido que el binomio blanco y negro de Chanel esta vez se convierta no en un romance, sino en una batalla en la que el negro ha resultado el vencedor.

Habrá que ver cuánto le dura a la moda el luto, porque lo más probable es que la temporada que viene los estampados y los colores vivos regresen a la pasarela. Al fin y al cabo, no olvidemos que en la moda, al contrario de lo que ocurre con la muerte, todo, absolutamente todo, es transitorio.

Hoy en vanitatis