Puedes configurar tu consentimiento pulsando aquí :

TAMARA, RIVERA Y MUCHOS INVITADOS

Con Preysler, Casado, Almeida y Rivera sin Malú: así ha sido la fiesta de apoyo a Vargas Llosa

La plana mayor del Partido Popular, Roca Rey y otros muchos rostros populares se han concentrado en el Jaral de la Mira, a las afueras de San Lorenzo del Escorial

5'

Este viernes, Mario Vargas Llosa celebraba su 85 cumpleaños, además de su Cátedra, en el Jaral de la Mira, un lugar idílico propiedad del cocinero dos estrellas Mario Sandoval, situado en las afueras de San Lorenzo de El Escorial. En realidad los había cumplido el 28 de marzo pasado, pero ha sido ahora cuando ha querido organizar una fiesta por todo lo alto. El anterior no lo pudo celebrar por el confinamiento y por eso esta vez, al ser una cifra redonda ha querido un aniversario con más de cuatrocientas personas. Hubo asistentes de mundos diferentes como fueron el empresarial, el político, el gastronómico y el social.

Este último grupo acudió de la mano de Isabel Preysler, que invitó a las amigas a las que conoció cuando llegó a España a los 18 años: Pilar San Briz, Chata Lopez Saez y Pirucha Cano. Otras damas de la sociedad fijas de las fiestas sociales no acudieron. Unas por no estar convocadas; otras por los 1000 euros que había que desembolsar por acudir al encuentro literario, político y campero.

Toni Cantó y Albert Rivera durante el encuentro.(Gtres)

La convocatoria incluía el recibimiento a las once y media de la mañana con jamón y jerez. Seguido de una capea con una de las figuras preferidas del homenajeado, el torero Roca Rey, un cóctel previo al almuerzo servido por Mario Sandoval, uno de los grandes de la cocina de Madrid. Este aperitivo servido en la mesa consistió en frambuesas de foie, croquetas de leche de ulzama con el de León, steak tartar con mostaza, macaron de pimentón contorna del casar, buñuelo cremoso de bacalao, patatas wasabi con huevas de tobiko y gazpacho. Se sirvieron quesos de la Sierra de Guadarrama, jamón ibérico, lomo de vaca rubia gallega a la brasa, arroz del señores y calcot con romescu.

Vargas Llosa y Roca Rey en la capea previa al almuerzo. (VA)

El menú propiamente dicho fue una propuesta de Sandoval junto con el chef peruano José Olave. Consistió en Ocopa de camarones, tiradito Nikkei de atún con leche de tigre rocoto y toques ahumados, cochinillo jugoso con piel crujiente. De postre, chocolate especiado, el preferido de Isabel Preysler. El almuerzo se acompañó de Marqués de Riscal y champán MuM. Por la tarde, hubo merienda y actuaciones musicales con flamenco incluido.

Una imagen del menú que se ha servido en la fiesta.(VA)

Los mil euros por persona eran un precio ajustado a la oferta, en la que también participaban como sponsor diferentes empresas. Una de las propuestas era de veinte mil euros y ofrecía mesas para 6 personas, presencia preferente en el evento, mención preferencial de agradecimiento, posibilidad de recibir en su mesa invitados especiales; invitación para dos personas a encuentro especial con Mario Vargas Llosa, lugar preferente en las distintas actividades (plaza de tiros, actuación musical…) y invitación especial para cuatro personas a conferencias internacionales de la cátedra.

Un encuentro para recaudar fondos

En realidad este encuentro estaba calcado a las recepciones que se hacen en Estados Unidos para recaudar fondos. En este caso se trataba de colaborar con la Fundación Internacional para la Libertad que creó en 2011 la Cátedra Vargas Llosa.

Una imagen del palco principal, con Isabel Preysler y algunos políticos del PP.(VA)

El mundo político estuvo representado por el presidente del PP Pablo Casado, que acudió con su mujer, Isabel Torres, el alcalde José Luis Martínez Martinez-Almeida que, aunque en su partido lo quieren emparejar no hay por ahora candidata a la vista y llegó solo. También estuvieron Begoña Villacís, Aznar y Ana Botella, Albert Rivera sin Malú, Esperanza Aguirre y Cayetana Álvarez de Toledo, que fue una de las personas que más acaparó la atención y a la que pedían que volviera a estar en primera línea de salida del PP.

Isabel Preysler,Ana Boyer,Fernando Verdasco,Pablo Casado,Jose Luis Martinez Almeida. (Gtres)

A mediodía se esperaba a la presidenta de la Comunidad Isabel Ayuso, que finalmente no pudo acudir. No faltaron Los Del Río, íntimos de Isabel Preysler desde tiempos pasados. Hay que recordar que cuando se casó con el marqués de Griñón, ellos cantaron en esa boda. A la fiesta también se unieron Luis María Ansón, miembro de la Real Academia Española y por supuesto las hijas de Isabel, Tamara con su novio, Iñigo Onieva, y Ana con Fernando Verdasco. Por parte de Vargas Llosa le acompañó su hijo Álvaro, que vive en Madrid y colabora con su padre en la fundación. Gonzalo y Morgana no se encontraban en España. En el caso de la hija, fue su compañera en el viaje que realizaron a México para participar en la IV Bienal de Literatura dedicada al premio Nobel.

La fiesta en el Jaral de la Mira tuvo estas dos vertientes: la lúdica y la cultural. Los organizadores del acto explicaron que se trataba “de un encuentro importante que servía para hacer networking con personalidades del mundo artístico, cultural, empresarial y político de uno y otro lado del Atlántico. Una ocasión de colaborar dedicada a fomentar la cultura y la creación literaria”.

Mario Vargas Llosa y Jose Luis Martinez Almeida. (Gtres)

Vargas Llosa explicaba en su discurso la importancia de la cátedra que lleva su nombre, creada en octubre del 2011 en Madrid. El homenajeado explicaba la importancia de esta renovada etapa: “Ahora inicia una nueva andadura, en la que bajo el paraguas de la Fundación Internacional para la Libertad sigue manteniendo su perfil propio y autonomía. Seguiremos difundiendo la literatura y la cultura por todo el mundo, especial,este en los países de habla hispana. Nació con el propósito de fomentar el estudio de la literatura, potenciar el interés por la lectura y la escritura y promover las ideas de nuestro tiempo enfocada en la cultura de la libertad”.

Hoy en vanitatis