5'

se fueron pronto del evento

Raquel Bernal quita protagonismo a Aznar y Botella en la gala del cáncer de Marbella

06.08.201705:00 H. Actualizado: 07.08.2017 - 14:38H.

La cena de gala de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) es una de las fechas clásicas del verano en Marbella. El lugar elegido para el encuentro social es el club de golf de Guadalmina y hasta allí se desplazaron Jose María Aznar y Ana Botella. El matrimonio pasa las vacaciones en esta zona de la Costa del Sol con sus hijos y nietos, que se van turnando. No suelen salir de su cuartel general salvo para cenas en casas de amigos o su cita (también clásica) con Valeria Mazza y su marido en Trocadero. La actividad social de la pareja es nula, pero no fallan en la gala benéfica de AECC. Confirmaron su presencia y lo cumplieron. Aunque esta vez a medias porque solo estuvieron en el cocktail.

Aznar con Manolo Santana y Ana Botella en la gala de la AECC. (Gtres)

"Uno de mis nietos me imita" (Aznar)

"Tenemos otro compromiso", explicaba la exalcaldesa de Madrid, mucho más locuaz que su marido que parece que siempre está enfadado. Su reunión debía ser poco sofisticada porque Aznar apareció como si viniera de jugar al pádel. Ana en cambio con un estilismo muy de ahora, con un vestido de gasa de flores.

El matrimonio Aznar con la princesa de Orleans y la joyera neoyorquina Ada de Mourier. (P.B)

Botella contó que como en todas las familias los hijos se van turnando para pasar un tiempo en casa de los padres. Tienen ya siete nietos. Cuatro de Ana y Alejandro Agag y tres del primogénito. Aznar poco comunicativo no puso problemas para posar con muchos de los invitados e incluso sonreía. Explicó que no echa de menos la política activa, que le gusta ejercer de abuelo, que uno de sus nietos pequeños le imita cuando hace abdominales y poco más. Una hora y media después, el expresidente y la exalcaldesa se marcharon por donde habían venido.

Superávit de famosos (solidarios)

La gala estuvo presentada por Agustín Bravo y Miriam Díaz- Aroca con la ayuda en la subasta por Michi Primo de Rivera y Boris Izaguirre. Los cuatro, de manera altruista igual que los artistas. Todos ellos de primera fila como Pitingo, el bailarín colombiano Fernando Montaño, primera figura del Royal Ballet de Londres, el cantante de rancheras Pablo Montero (al que muchos confundían con el novio de Raquel Bernal) y Javier Botello y su AP Big Ban. Una oferta musical impresionante donde las estrellas actuaron gratis ante más de setecientos asistentes.

Michi y Miriam Díaz-Aroca. (P.B)

No quisieron perderse la gala el alcalde de Marbella y parte de su corporación, Cari Lapique; Luis Miguel Rodríguez, dueño de Desguaces La Torre; Aitor Gamindez, encargado de la impresionante decoración; Carmen Valiño; Puri Bandera; Belén Junco; el cantante colombiano Jorge Hernán Baena; Ana Hermosilla; Maribel y Míriam Yébenes; Daniel San Martín; Macarena Ulloa; Manolo Santana muy afectado por la muerte de Ángel Nieto; Sandra García San Juan; Nuria Fergó; María Coronel de Palma; Vivian Tablada; Glenda Gavy; y el retratista Urbano Galindo, entre otros muchos.

La empresaria Maika Pérez de Cobas, presidenta de la Asociación contra el Cáncer de Marbella

"No le tengo rencor a Álvaro" ( Raquel Bernal)

La mas reivindicativa fue la princesa de Orleans que acudió con su hija y forma parte de la junta directiva de la AECC. "Esta gala es muy importante porque hacen falta muchos recursos económicos y aquí se consiguen. Me molesta los que nos critican y no mueven un dedo. Se hace un esfuerzo titánico para que todo salga gratis y la recaudación sea máxima", puntualiza a este medio.



Otra mujer muy involucrada fue Raquel Bernal, la empresaria venezolana divorciada de Alvaro Muñoz Escassi. Forma parte de la dirección de la asociación y quiso estar presente en la fiesta. Sabía que los periodistas iban a preguntarle por su ex marido y no puso pegas: "El tiempo es el mejor aliado. Soy una mujer sin fronteras que siempre vivo en positivo. No tengo ningún rencor hacia Álvaro. Lo pasado es eso, pasado, y miro al futuro como lo he hecho siempre, con ilusión y con Dios".

Raquel Bernal brilló en esta edición de la Gala de la Asociación Contra el Cáncer de Marbella

La gala se organiza desde hace años aunque ha sido en las dos últimas ediciones en las que la recaudación ha batido récord. Esta vez solo con la venta de entradas se obtuvo una cifra importante de 200.000 euros a lo que hay que sumar la subasta y los premios de la tómbola. Todos los asistentes tenían además como regalo y solo por acudir un bono para pasar ocho días en la Riviera Maya. Uno de los muchos patrocinios que hacen que esta gala sea cien por cien solidaria y no cueste un euro a la asociación.

La nueva casa de Lara Dibildos

Su presidenta, la empresaria Maika Pérez de Cobas, dio un giro el año pasado y marcó las condiciones que se resumen en que todos paguen seas famoso o no. Y otra de las características es que esa noche los invitados tienen acceso a las cuentas y de cómo se gasto cada euro recaudado. Una auditoría al alcance de quien quiere comprobar los datos, como explicaba Pérez de Cobas.

Míriam Yébenes, Carmen Valiño, Belén Junco, Maribel Yébenes, Cary Lapique y Ana Hermosilla. (P.B)

Una de las atracciones de la noche fue la luminotecnia. Los fuegos artificiales para cerrar un festejo ya no es lo último. Lo más es la escenografía con hologramas a modo de cuerpos celestes que replican la figura de quien se ponga delante como si fueran personajes interestelares. Una puesta en escena novedosa a cargo de la firma española Tao Arquitectural Lighting, que colabora con grandes espectáculos internacionales como explicaban Igor Ojanguren y Mikel González a los invitados.

Por cierto, cerca del lugar de la fiesta de la Asociación Contra el Cáncer Lara Dibildos organizaba su propia fiesta para inaugurar su casa nueva en la urbanización Guadalmina. Como no podía ser de otra manera entre los invitados se encontraba Escassi y su hija Anna. ¿Casualidades de la vida o coincidencia de fecha?

Hoy en vanitatis