Los negocios con Porcelanosa ponen contra las cuerdas al príncipe Carlos
  1. Casas Reales
CASAS REALES

Los negocios con Porcelanosa ponen contra las cuerdas al príncipe Carlos

El príncipe Carlos puede haberse metido en un buen lío por sus acuerdos comerciales con la firma española de azulejos Porcelanosa. Miembros del parlamento británico han

Foto: Los negocios con Porcelanosa ponen contra las cuerdas al príncipe Carlos
Los negocios con Porcelanosa ponen contra las cuerdas al príncipe Carlos

El príncipe Carlos puede haberse metido en un buen lío por sus acuerdos comerciales con la firma española de azulejos Porcelanosa. Miembros del parlamento británico han solicitado en las últimas horas al heredero de la corona británica que aclare su relación con la firma después de que el pasado domingo, el rotativo londinense The Mail on Sunday publicara una entrevista con un ejecutivo que dejó la empresa a comienzos de este año en la que éste aseguraba que a Carlos le entregaron azulejos de forma gratuita. Esto supondría un incumplimiento en los acuerdos que vinculan a Porcelanosa con la familia real británica (conocidos como Royal Warrants), según los cuales las empresas deben establecer una “relación comercial adecuada” con la familia Windsor.

El diputado laborista Ian Davidson, miembro del Comité de Cuentas Públicas de la Cámara de los Comunes, ha asegurado que “resulta indecoroso, inapropiado y humillante que el próximo monarca británico ejerza de agente comercial de la firma”.

En la entrevista de The Mail on Sunday, el ejecutivo, que habló bajo una cláusula de anonimato, aseguró que a mediados de los noventa, los directores de la compañía decidieron lanzarse al mercado británico y que colocaron al príncipe en el centro de sus planes. A partir de entonces, Porcelanosa comenzó a donar cientos de miles de libras esterlinas a las ONG favoritas del príncipe, lo que fue correspondido con una cena organizada por el heredero en Highgrove, siempre según lo contado por el antiguo directivo. “Pusimos dinero a mansalva en las ONG de Carlos para obtener favores”, asegura.

En 2001, el jardín islámico construido por 100.000 libras por Porcelanosa para el Festival Floral de Chelsea se alzó con la medalla de plata del certamen. El recinto, diseñado evocando la Alhambra granadina, acabó siendo transferido a Highgrove (lo que supuso unos costes de otras 100.000 libras) y el príncipe organizó una espectacular cena de gala con 200 invitados. Poco después José Soriano, fundador de la firma, afirmaba en una biografía publicada meses antes de que Porcelanosa recibiera el Royal Warrant que Carlos fue escogido ex profeso como parte de la estrategia de marketing de la compañía.

Al parecer, y siempre según lo expuesto por este antiguo directivo, a finales de 2003 Porcelanosa comenzó a abastecer de sus productos a Birkhall, la casa heredada por el príncipe de la reina madre en la finca escocesa de Balmoral, y gran parte de este trabajo se realizó o completamente gratis o con grandes descuentos. El ejecutivo pone nombre y apellido al origen de la supuesta trama: Pedro Pesudo, director de ventas de la firma en el Reino Unido hasta hace unos días (cuando ha sido relegado de su puesto en 18 de las 19 demarcaciones de la empresa en Gran Bretaña), mostró a las autoridades que en 2005 supervisaban la concesión del Royal Warrant un cheque por 20.000 libras emitido por un ayudante de Carlos para pagar las reformas de Birkhall, pero se dice que también afirmó que ese dinero sería devuelto al heredero.