Logo El Confidencial
CASAS REALES

Los líos sentimentales de los príncipes suecos

Carlos Gustavo y Silvia de Suecia no ganan para sustos. Sus tres hijos, con Victoria a la cabeza, no encuentran el equilibrio sentimental necesario para asegurarse

Foto: Los líos sentimentales de los príncipes suecos
Los líos sentimentales de los príncipes suecos

Carlos Gustavo y Silvia de Suecia no ganan para sustos. Sus tres hijos, con Victoria a la cabeza, no encuentran el equilibrio sentimental necesario para asegurarse descendencia y la continuidad de la institución. Los tres están solteros y sus relaciones son sumamente complicadas. Además, mientras la heredera no pase por la vicaría, el resto debe esperar, algo que está alterando los nervios de todos, incluidos los Reyes.

Los siete años de noviazgo de Victoria van para largo. La princesa no tiene planes de casarse ni este año ni el que viene. Y no será porque no quiera, sino porque su novio genera dudas ya que es un sueco común. Por un lado, a los reyes no les atrae la idea de que su hija se emparente con un monitor de gimnasio que se ha hecho de oro gracias a su noviazgo. Por otro lado, parece que Daniel Westiling no acaba de adaptarse a la vida de la heredera. Ni le gusta viajar, ni las cenas de gala, ni inaugurar cosas y, al parecer, ni sonreír. A sus 31 años y como heredera, la misión de la joven es engendrar un descendiente para asegurar la sucesión.

El retraso de los planes nupciales de Victoria, que por coherencia debe ser la primera de los hermanos en casarse, trae de cabeza a Magdalena. La princesa está ansiosa por formar su propia familia, pasar por la vicaría y tener hijos. Pero tiene que esperar a la boda de su hermana para poder darle el ‘sí quiero’ a Jonas Bergström, un abogado con el que lleva saliendo varios años. Tener hijos fuera del matrimonio siendo princesa es algo que sólo está al alcance de Alberto de Mónaco. A estas alturas de la vida sigue sin estar bien visto.

Es esta manera distinta de entender la vida la que está generando roces entre las princesas suecas. El último fue la semana pasada. Tuvo lugar en la residencia de la Familia Real en Estocolmo, donde ambas intercambiaron gritos, insultos y portazos. La impetuosa Magdalena, cansada de esperar para legalizar su situación sentimental, le dijo a su hermana que o abdicaba o se casaba pese a la oposición familiar. Pero ya se sabe, la nobleza obliga y Victoria está dispuesta a esperar el tiempo que ella considere necesario sin importarle los deseos de la pequeña.

El tercero en discordia es Carlos Felipe, actualmente segundo en la línea de sucesión. Menos conocido que sus hermanas, el joven parecía vivir una relación perfecta con la plebeya Emma Pernald. Ambos eran la misma imagen de la discreción. Aunque según la revista Semana su relación ha llegado a su fin, la realidad es bien distinta. El Príncipe se traslada durante un año a vivir a Estados Unidos. Por ello, Emma ha abandonado la casa que compartían hasta el momento, propiedad de la Familia Real. Así, no sería un 'hasta nunca', sino simplemente un 'hasta luego'.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios