Froilán, el 'grumete' más díscolo de Mallorca
  1. Casas Reales
CASAS REALES

Froilán, el 'grumete' más díscolo de Mallorca

Los meses de duro invierno en un internado de Sussex (Inglaterra), lejos de casa y bajo la férrea disciplina anglosajona, no han amedrentado el carácter extrovertido

Los meses de duro invierno en un internado de Sussex (Inglaterra), lejos de casa y bajo la férrea disciplina anglosajona, no han amedrentado el carácter extrovertido y rebelde del primer nieto de los Reyes. Froilán, Felipe para los amigos, ya está en España, en Mallorca para más señas. Allí ha vuelto a hacer gala de su fama de niño bien, pero díscolo y peleón a más no poder. El hijo de la duquesa de Lugo y Jaime de Marichalar no ha conseguido reprimir sus continuas travesuras: acaba de aterrizar en Palma y ya ha revolucionado por completo Cala Nova, la escuela de vela, donde perfecciona la afición que comparte con su abuelo, el rey de España, que tiene las esperanzas puestas en que su nieto llegue a convertirse en un Bribón en toda regla.

Tal y como cuenta Diario de Mallorca, Froilán, después de finalizar su primer día de clase, se dio un chapuzón en el puerto saltando desde la proa de un barco, para sorpresa de sus compañeros y de sus profesores, que le han reprendido en más de alguna ocasión por su rebeldía. De nuevo, ahí estaban los paparazzi para inmortalizar el momento del travieso grumete en todo su esplendor. El ‘nieto real’ lleva muy mal la continua presencia de fotógrafos a su alrededor, por eso lo mismo resuelve la situación con una peineta que con una estampa entrañable y tierna. Al fin y al cabo es un niño. Pícaro, pillo, pero un niño.

Este año, ya acostumbrado a vivir lejos de la presión mediática, le molestó la presencia de fotógrafos durante su día de aprendizaje, aunque no mandó a ningún escolta a echarles la bronca, tal y como relata Última Hora Mallorca. Aprende rápido Froilán, que nada tiene que ver con su hermana Victoria Federica, siempre en un segundo plano y a quien su madre planea también enviarla un tiempecito a la Pérfida Albión. A ella sí que le gusta regatear, nada que ver con las infantas Leonor y Sofía, que pese a ser Altezas, no parece que les vaya lo de perpetuar el hobbie familiar.

300 euros por semana

La infanta Elena ha pagado casi 300 euros para que sus dos hijos asistan durante toda esta semana, de diez y media de la mañana a seis de la tarde, a uno de los cursos que ofrece Cala Nova, centro al que ya han acudido en años anteriores, junto a sus primos, los hijos de la infanta Cristina, que este año están retrasando más de lo normal su llegada a la isla. Los mayores atractivos de la academia son que se encuentra a tiro de piedra de Marivent, la fortificación ‘real’, y el programa de formación contempla que los alumnos sean capaces de resolverse en tareas como manejar el timón de un barco o conocer el montaje de una embarcación. Pan comido hablando del gen Borbón.

Noticias relacionadas

- La infanta Elena y Jaime de Marichalar se 'reencuentran' en los toros

- La infanta Elena y Victoria Federica: pasión por la hípica

- Los inventos de Froilán para recoger caramelos

- Froilán llega a España para celebrar el cumpleaños de su madre

Felipe Juan Froilán Carlos Vela