Logo El Confidencial
CASAS REALES

La austeridad económica y la sobriedad de Letizia y la reina marcan el desfile militar de las Fuerzas Armadas

Pocas sorpresas en el desfile militar con motivo del Día de las Fuerzas Armadas que se ha celebrado este sábado por la mañana en la Plaza

Foto: La austeridad económica y la sobriedad de Letizia y la reina marcan el desfile militar de las Fuerzas Armadas
La austeridad económica y la sobriedad de Letizia y la reina marcan el desfile militar de las Fuerzas Armadas

Pocas sorpresas en el desfile militar con motivo del Día de las Fuerzas Armadas que se ha celebrado este sábado por la mañana en la Plaza Mayor de Valladolid. El acto, que duraba menos de lo previsto al suprimirse con parte del desfile y la exhibición militar operativa, no ha contado con el momento en el que el rey Juan Carlos pasa revista a las tropas, debido a su convalencencia de su reciente operación de cadera, tras su caída durante su viaje a Botsuana. Ya en el desfile del Día de la Hispanidad del pasado mes de octubre, el jefe del Estado pasó revista subido en un vehículo militar.

El monarca llegaba a su primer acto oficial fuera del Palacio de la Zarzuela después del episodio de la cacería -el anterior fue el 8 de abril cuando acudió a la Misa de Pascua en Mallorca- y lo hacía en coche y sin previo aviso por megafonía. Una vez en la plaza mayor de la ciudad, accedió a la tribuna presidencial con ayuda de una muleta y por una rampa, mientras recibía los aplausos de los casi 3.000 ciudadanos que allí se congregaban. 

Don Juan Carlos, que ha permanecido en pie durante todo el acto, ha estado acompañado por la Reina y los Príncipes de Asturias. Todos ellos llegaban procedentes de la base aérea de Villanubla. En la plaza mayor les esperaban los ministros de Defensa, Pedro Morenés, e Interior, Jorge Fernández; el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, y la cúpula militar, encabezada por el jefe del Estado Mayor de la Defensa, el almirante Fernando García Sánchez. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha protagonizado la ausencia más destacada al encontrarse en la clausura de la decimo-octava reunión del Círculo de Economía en Sitges.

Para la ocasión, la reina elegía un vestido que ha despertado no poca controversia: de manga larga y lunares, un estilismo que ha completado con un collar de perlas. Por su parte, doña Letizia optaba por un traje de chaqueta y falda y una blusa en tonos verdes. En cuando al príncipe y al rey, que intercambiaron palabras en los momentos menos solemnes, vestían el uniforme del Ejército de Tierra.

Una recepción 'low cost'

Una vez finalizado el desfile, (uno de cuyos momentos más emotivos ha sido el saludo de la Familia Real a los familiares de los militares muertos en acto de servicio con un don Juan Carlos que cojeaba), los reyes, los príncipes y el resto de autoridades se han dirigido al Palacio Real, ubicado en la plaza de San Pablo, donde tenía lugar la recepción que ha ofrecido el alcalde de Valladolid. Allí han degustado vinos y otros productos que han sido donados por diversas empresas. Entre ellos, destacaban los caldos con denominaciones de origen Rueda, Cigales y Ribera del Duero; queso Entrepinares; pan de la marca Pan de Valladolid y jamón de Cárnicas Ponientes.

No han sido las únicas señales de una festividad low cost. Los austeros actos centrales del día, que presidían los reyes y los príncipes en la plaza mayor de Valladolid, han costado un 85% menos que el año pasado. En total, el despliegue militar se ha cifrado en 200.000 euros.

Antes de abandonar el Palacio Real, don Juan Carlos ha conversado con la prensa allí congregada. En un tono jocoso, ha bromeado con ellos, al ser preguntado por su estado físico. "A ver si vosotros hubiérais aguantado [de pie]. Vosotros os quedáis en casa y a mí...", apostillaba al referirse a la necesidad de guardar reposo cuando existen problemas de salud por medio.

No han sido las únicas bromas del día. Interrogado sobre su inminente viaje a Brasil, que comienza este mismo domingo, ha respondido con tono serio que no iba a viajar. Después, al ver las caras de sorpresa de los periodistas, ha sonreído, dejando claro que se trataba de otra gracia más.

Una manifestación con cacerolas y elefantes

La manifestación convocada a la misma hora por varias formaciones de izquierda y plataformas ciudadanas no ha logrado enturbiar los actos. Ya el delegado de Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, pactaba con los convocantes, que tenían previsto acudir con cacerolas y elefantes de peluche para protestar por el reciente viaje del rey a Botsuana, un recorrido alternativo. Además, 600 policías -seguridada de la Casa Real aparte- han blindado la ciudad.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios