Logo El Confidencial
CASAS REALES

El apoyo tardío de la Familia Real al deporte español

Zarzuela iba a aprovechar los Juegos Olímpicos de Londres para relanzar la dañada imagen de la Primera Familia española. La actividad de sus miembros iba a multiplicarse durante las dos semanas que

Zarzuela iba a aprovechar los Juegos Olímpicos de Londres para relanzar la dañada imagen de la Primera Familia española. La actividad de sus miembros iba a multiplicarse durante las dos semanas que dura la cita olímpica y la presencia de la Familia Real iba a ser constante, con continuos viajes, incluso en el día, para asistir a competiciones puntuales. Pero lo cierto es que el deporte patrio ha echado en falta una mayor presencia y apoyo real en la Villa Olímpica que, a juicio de la opinión pública, ha llegado tarde, teniendo en cuenta además que el deporte español es una de las principales bazas de la marca España.

La Casa Real española ha vuelto a desmarcarse nuevamente del resto de monarquías europeas. Éstas se han volcado totalmente con la cita olímpica, apoyando a sus compatriotas, sufriendo con sus derrotas y desatando la euforia cuando triunfaban. Cabe recordar sólo un gesto: el de la esposa de Alberto de Mónaco, Charlene Wittstock, en una de las competiciones de natación, donde saltó, gritó y hasta llegó a ignorar a su marido en la celebración de la victoria de los nadadores sudafricanos.

Durante las dos semanas de competición, la presencia del resto de monarquías ha sido una constante. Por la Villa Olímpica se han dejado ver, además del príncipe monegasca y su mujer y de los anfitriones Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton (que han acudido prácticamente todos los días a las competiciones aunque no hubiera participación británica), los príncipes de Holanda con sus hijas; Mette Marit y Haakon de Noruega; la Familia Real de Luxemburgo y la de Bélgica; Federico y Mary de Dinamarca con la reina Margarita y, por supuesto, la reina Isabel II con su hijo Carlos, su nuera Camilla y su nieto Harry.

Todos ellos han mostrado estos días que mantienen entre sí una relación de lo más fluida. Sólo hay que comprobar que, además de apoyar a sus olímpicos, aprovechan para interactuar entre ellos, como este viernes cuando, durante una de las competiciones de natación sincronizada, Alberto de Mónaco y Kate Middleton compartían charla y conocimientos sobre el deporte desde las gradas.

¿Qué pasa con la Familia Real española?

El apoyo de la realeza española al deporte patrio ha resultado escaso y tardío. En un principio incluso se pensó que las infantas Elena y Cristina, así como las pequeñas Leonor y Sofía podrían dejarse ver por Londres, pero lo cierto es que la Familia Real española apenas ha asistido a las competiciones. La única presencia real en 15 días de cita olímpica ha sido la de la reina Sofía, concretamente en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos. Ni un miembro más se había desplazado a Londres, hasta este jueves. Es más, fuentes de Zarzuela aseguraban a Vanitatis que la presencia de los príncipes de Asturias en alguna de las competiciones de los últimos días era, cuando menos, dudosa. Únicamente confirmaban su asistencia al acto de clausura del domingo 12 de agosto.

Finalmente, y por sorpresa, aparecía el príncipe Felipe, sin Letizia eso sí, en el partido de la Selección Española de Waterpolo Femenino. Como sucedió en Palma de Mallorca y no sin cierta controversia, la princesa de Asturias prefirió no viajar junto a su marido y retrasó su llegada. Para entonces la reina Sofía ya se había desplazado a Londres. Los tres juntos asistían este viernes a un almuerzo organizado por el Comité Olímpico Español. Minutos después presenciaban el partido de baloncesto que enfrentaba a la Selección Española con Rusia y que se saldó con la victoria de La Roja.

don Felipe acudió también sin su esposa, que sí había presenciado algún partido de la competición. En aquel momento, Letizia no tenía ningún acto oficial en agenda, pues sus compromisos habían terminado dos días antes.

El apoyo de la Familia Real a la representación española en los Juegos Olímpicos de Londres no ha sido, ni mucho menos, el que prestó en Pekín 2008, a pesar de la lejanía. La reina Sofía, los príncipes de Asturias y los duques de Palma se multiplicaron en las diversas competiciones con el fin de abarcar la mayor presencia real posible durante la cita olímpica. Así, presenciaron la victoria de Rafa Nadal o los partidos de balonmano, entre otros. Don Felipe y Doña Letizia, además, acudieron a la inauguración de la Casa de España.
Atenas 2004 tampoco se quedó atrás. La reina Sofía se mostró encantada de viajar a su país de origen y se prodigó con frecuencia por la Villa Olímpica. De hecho, fue ella la que acudió, junto a sus hijas, las infantas Elena y Cristina, y sus respectivos maridos, a la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos. Era la primera vez que Iñaki Urdangarin no competía y la Familia Real, incluido el rey, se volcó con el evento asistiendo, que contó con una amplia representación del resto de Casas Reales. La clausur a de los Juegos, al igual que ocho años después, fue presenciada por los príncipes de Asturias. 
Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios