Logo El Confidencial
CASAS REALES

Los príncipes de Asturias y la reina, unidos por el deporte

Tras ciertos titubeos que hacían pensar que la Familia Real no apoyaba demasiado a nuestra delegación en los Juegos Olímpicos, el último fin de semana de

Tras ciertos titubeos que hacían pensar que la Familia Real no apoyaba demasiado a nuestra delegación en los Juegos Olímpicos, el último fin de semana de los mismos parece desmentirlo. Los príncipes de Asturias y la reina doña Sofía han estado presentes en Londres y, desde las gradas, parecían más unidos que nunca en su afición deportiva. Además, en su aparente felicidad, parecían ajenos a los comentarios sobre las vacaciones en Marivent en las que no han podido coincidir todos juntos o el 'exilio' de la infanta Cristina en este tipo de actos.

Los tres han vivido  un intenso fin de fiesta y de Juegos, confusión incluida. Y es que el viernes, cuando acudieron a animar a Nicolás García, que acababa de conseguir una medalla de plata en taekwondo, fueron expulsados de la zona mixta. “No puedo dejarles pasar”, dijo un voluntario de la organización, al que le dio igual que los presentes le dijesen que estaba ante el “futuro rey de España”.  Una vez solucionado el altercado, los príncipes de Asturias y la reina pudieron entrar a saludar al deportista, que  estuvo encantado de recibirlos.

Fue solo una de las anécdotas que han marcado el fin de semana más deportivo de la Familia Real. Mientras que el rey cenaba en Mallorca con Rafa Nadal y su novia, como signo de cariño y apoyo hacia el tenista, que se encuentra lesionado, su familia seguía de cerca los partidos en los que España ha tenido algo que decir este fin de semana.

Se vivieron, inclusive, graciosos cambios de estilismo. Y es que la tarde del sábado los príncipes de Asturias se cambiaron la camiseta...o eso pareció. Los dos,  muy españoles en su atuendo, lucían la camiseta de la equipación de España. Si el viernes era doña Letizia la que llevaba la blanca, utilizada por nuestros deportistas cuando el equipo contrario va vestido de rojo, el sábado fue el príncipe el que utilizó el color blanco, dejando a la princesa de rojo.

Si la tarde del viernes vivieron un momento de máxima emoción cuando la selección de baloncesto ganó en semifinales, ese sábado estuvieron apoyando a las chicas de la selección de balonmano, que consiguieron la primera medalla de bronce que nuestro país obtiene en ese deporte. Abrazos y vítores no faltaron entre los miembros de la Familia Real. Doña Sofía, luciendo un pañuelo español,  saltaba de emoción junto a su hijo y a su nuera.

Sin embargo, la máxima tensión, mayor quizá que la de ser expulsados de la zona mixta, se vivió el domingo. La rabia de Pau Gasol ante la derrota de España frente a la selección de baloncesto de Estados Unidos fue compartida por los príncipes y la reina. Tanto fue así que bajaron a las gradas para saludar uno a uno a los jugadores y hacerse una foto con ellos. Hubo tiempo hasta para la emotividad: la del príncipe dándole un beso a doña Sofía. Madre e hijo, unidos por el deporte.

Quizá todo corresponde a una maniobra para mostrar más interés en el deporte español, ya que la ausencia de la Familia Real en algunos de los partidos de España en la pasada Eurocopa o el anuncio de Zarzuela de que la única presencia confirmada de los príncipes en Londres 2012 sería en la gala de clausura resultaban, cuanto menos, sorprendentes. 

Finalmente, parecen haber 'cumplido' con un deporte español que los reclamaba hace tiempo en un fin de semana que habrá supuesto un respiro para una Familia Real cada vez más desestructurada.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios