Los detalles que no se han contado sobre el enlace de los duques de Luxemburgo
  1. Casas Reales
CASAS REALES

Los detalles que no se han contado sobre el enlace de los duques de Luxemburgo

Aspectos de protocolo, invitados poco habituales o alianzas "solidarias". Luxemburgo se convirtió este fin de semana en el centro de atención de la prensa internacional. La

Aspectos de protocolo, invitados poco habituales o alianzas "solidarias". Luxemburgo se convirtió este fin de semana en el centro de atención de la prensa internacional. La boda entre Stéphanie de Lannoy y el príncipe Guillermo acaparó los titulares de los diarios más importantes de mundo, que quisieron cubrir la totalidad de los eventos oficiales. Sin embargo, entre artículo y artículo, varias fueron las anécdotas que pasaron desapercibidas para “las plumas” de más de un periodista. 

Siguiendo las normas de protocolo, y dejando a un lado los vistosos vestidos que lucieron la noche anterior durante la cena de gala, donde los brillos y la opulencia fueron protagonistas, las invitadas a la boda de Stéphanie y Guillermo optaron, la mañana del sábado, por la sobriedad para acudir a la catedral de Notre-Dame.

Las calles de Luxemburgo se llenaron de estilismos discretos, con faldas y vestidos de corte de cóctel, como rezaban las invitaciones, y vistosos tocados para decorar sus reales testas, respetando los códigos de las ceremonias de mañana.

A pesar de que la mayoría de los looks eran sencillos, gracias a modelos en tonos maquillaje, champán o beige, una mujer sobresalió a los ojos de los medios locales. Como una “Venus de Botticelli", así vieron los luxemburgueses a la princesa Lalla Salma a su llegada a la catedral. Con su roja y rizada melena suelta, la princesa marroquí presumió de pelo, mientras otras invitadas consideraron más oportuno aparecer con delicados recogidos o con la cabeza tocada.

La esposa del rey de Marruecos acude siempre a los actos oficiales con coloridos caftanes, una prenda local y protocolaria en la casa alauita. Sin embargo, en esta ocasión, su éxotico estilismo no pudo esconder el detalle del pelo. Lalla Salma debería, según la prensa local, haber apostado por un moño, tal y como hizo durante la cena de gala del viernes, para no llamar tanto la atención.

Invitados especiales

Además de invitar a la catedral a 270 ciudadanos, Stéphanie y Guillermo quisieron que el alcalde de Luxemburgo, la persona que les había casado el día anterior, acudiera a Notre-Dame, acompañado de su pareja. 

Xavier Bettel fue el encargado de dirigir la ceremonia civil con la que la pareja se dio el primer "sí, quiero" en el ayuntamiento de la ciudad la tarde del viernes. Este joven político del Partido democrata saltó a los medios hace algo más de un año cuando fue elegido “bourguestre”, sustituyendo a su predecesor Paul Helminger, en el cargo desde 1999. Su elección tuvo gran repercusión ya que se trataba del tercer alcalde abiertamente gay elegido en una capital europea, tras los casos de París (Bertrand Delanoe) y Berlín (Klaus Wowereit). 

Boda solidaria

Otra de las anécdotas de la cereminia tiene que ver como una idea que tuvieron los novios al elegir las alianzas. Stéphanie y Guillermo quisieron poner en marcha una acción solidaria al escoger para este día unos anillos de "oro justo", es decir, conseguido a través de un proceso de trabajo que incluye el respeto a los derechos laborales, sin explotación infantil, con compradores que paguen precios adecuados a los productores locales, que respete el medio ambiente y que los beneficios sean aprovechados por toda la comunidad.