Logo El Confidencial
CASAS REALES

Los príncipes de Asturias y la Reina, de bufet libre con los invitados a los Príncipes de Asturias

Que la crisis achucha es evidente. Por eso, en la comida previa con los invitados a la gala de entrega de los premios Príncipe de Asturias

Que la crisis achucha es evidente. Por eso, en la comida previa con los invitados a la gala de entrega de los premios Príncipe de Asturias este viernes en Oviedo, no ha habido ni el despliegue de medios ni el fulgor de épocas pasadas. Los invitados se han sorprendido cuando se han percatado de que no era un ágape de etiqueta ni mucho menos, sino que se trataba de un bufet, donde cada uno elegía lo que quería tomar. Una manera muy práctica pero, sin duda, muy alejada del protocolo al que los miembros de la Casa del Rey están acotumbrados. Hasta incluso don Felipe y doña Letizia se levantaron para probar el extenso menú, esencialmente formado por productos asturianos, aunque, en su caso, contaron en todo momento con la atención del equipo de camareros, que les rendieron pleitesía, tal y como ha podido saber Vanitatis.

Comieron en una sala anexa, pero abierta al resto del salón. Eso sí, el hotel Reconquista, donde se celebró dicho banquete, y sus aledaños estaban totalmente tomados por las fuerzas de seguridad para controlar que todo estuviera en orden. Letizia, asturiana de pura cepa, disfrutó con los platos. No es de extrañar, ya que no faltó de nada: brochetas de solomillo con salsa de pimiento y cabrales, fabada asturiana con su acompañamiento (morcilla, chorizo…), salpicón de marisco, pastel de verduras, rape rebozado, jamón ibérico de Joselito, ensalada con alubias, un surtido de seis quesos asturianos con futos secos… y los postres más tradicionales. Es decir, arroz con leche, empanadillas de nuez y los típicos carbayones. Todo ello regado con los mejores vinos: un caldo blanco Filla Boa de 2011, un tinto reserva, sidra asturiana, así como cava Freixenet, todo un guiño a los independentistas catalanes.

A dicho encuentro previo al gran acto de la tarde del viernes acudieron numerosos rostros conocidos del mundo empresarial, cultural y social, que aceptaron la invitación de la Fundación que preside don Felipe. Estuvieron presentes: los hermanos Rafael y Luis María Anson; la exministra Cristina Garmedia; Charo Izquierdo, flamante nueva directora de la revista Grazia España; Adolfo Suárez Illana, muy preocupado por la salud de su padre; Eduard Punset, que se recupera poco a poco de un problema en su pie derecho; María Teresa Álvarez, viuda de Sabino Fernández Campo; Luis del Olmo y su mujer; el expresidente de Cantabria Miguel Ángel Revilla; o el padre ángel, de Mensajeros de la Paz. 

A su vez, también se dejaron ver por el vestíbulo del hotel Reconquista los periodistas más conocidos de los medios de comunicación: Juanma Castaño, Isabel Jiménez, Matías Prtas o Sara Carbonero. Todos sonrieron menos la novia de Casillas. “Qué raro, porque hasta la Reina ha paseado por aquí como si nada. No me ha gustado su actitud”, comentaban algunos de los presentes. Un feo que han olvidado cuando han visto levantarse a los príncipes para repetir fabada. O cuando han visto que ni Xavi Hernández ni Iker Casillas, los grandes ausentes de la comida, llegaban a tiempo.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios