Logo El Confidencial
CASAS REALES

La infanta Leonor, siete años de anécdotas

Javier Clemente sustituía a José Luis Mendilibar al frente del Athletic Club de Bilbao. Disney anunciaba su intención de ofrecer telefonía móvil en Francia y el

Autor
Tags
    Tiempo de lectura5 min

    Javier Clemente sustituía a José Luis Mendilibar al frente del Athletic Club de Bilbao. Disney anunciaba su intención de ofrecer telefonía móvil en Francia y el Reino Unido, mientras Telefónica decidía hacerse con su competidora británica O2 y perdía casi un 2,3% en bolsa. El Euríbor volvía a dispararse. The Wall Street Journal incluía a Patricia Botín entre las 50 mejores directivas del mundo y al mismo tiempo Austria decidía suspender los telegramas después de 160 años. Pero una noticia lograba eclipsar a todas las demás aquel 31 de octubre de 2005 en el que la lluvia no quiso perderse el nacimiento de la primera hija de los príncipes de Asturias.

    Han pasado siete años desde que la princesa Letizia diera a luz a la infanta Leonor, justo dos años después de presentar su último informativo en Televisión Española. En todo este tiempo, la futurible heredera del heredero ha protagonizado, además, numerosas anécdotas que permanecen en el imaginario colectivo y que le confieren esa espontaneidad alejada del constreñido protocolo de Palacio.

    Leonor 'arma el Belén'

    No habría que esperar mucho para comprobar las dotes artísticas y angelicales de la infanta Leonor. Con tan sólo dos años, la nieta de los reyes cautivó a sus compañeros de la guardería de El Pardo cuando acudió a la fiesta navideña disfrazada de angelito con alas incluidas y una pandereta con la que amenizó a los presentes. No faltaron en su repertorio los consabidos villancicos navideños.

    La fiesta de fin de curso es otro de los momentos estelares de la hija mayor de don Felipe, que ya cuenta con réplicas de muñeca y dentro de tres años tendrá una figura en el Museo de Cera de Madrid. Cuando todavía no había cumplido los tres años de edad, deslumbró a los asistentes con un look de los años 50 y bailando en su papel de la candorosa Sandy en Grease. La vena artística de la nieta real volvió a ponerse de manifiesto esta vez después de que la infanta Leonor se lanzara a la pista de baile a disfrutar de las canciones de la cinta protagonizada por John Travolta y Olivia Newton-John.

    Sus compañeros de colegio son, quizá, los que en más ocasiones han podido comprobar de primera mano la gracia y el desparpajo que destila la primogénita de los príncipes de Asturias. La pregunta que con más frecuencia ronda las mentes escolares es la de qué percepción tiene la infanta Leonor, a la que llaman la niña que sale en las revistas, sobre su vida, muy distinta a la de todos sus amigos. Ella, con la naturalidad que la caracteriza, tiene siempre una respuesta preparada al porqué de su repercusión mediática. "Porque vivo en la casa de un príncipe", dijo en cierta ocasión.

    Las travesuras de la infanta en el colegio

    La primogénita de los príncipes de Asturias comenzaba una nueva etapa en el mes de septiembre de 2008. Empezaba ya "el colegio de mayores", tal y como ella misma explicaba a los periodistas en su primer día, a punto de cumplir tres años. Semanas después protagonizaba otra de sus sonadas anécdotas, cuando ni corta ni perezosa se lanzó a pedirle galletas a una compañera, algo que provocó el enfado de la princesa Letizia, quien le recriminó su actitud no sin antes comentar a los que la rodeaban que la niña no paraba de comer y que no debía pedir a los demás. Pese a la regañina de su madre, la infanta Leonor se salió con la suya y salió corriendo galleta en mano. Poco después, disfrutaba de su preciado manjar con una sonrisa de oreja a oreja.

    El episodio de la galleta no ha sido, ni mucho menos, su única trastada. En otra ocasión, la nieta de don Juan Carlos, a la que su madre tiene por costumbre alisarle el pelo para hacerle desaparecer sus característicos rizos, riñó con un compañero y en un descuido le mordió. Éste, por su parte, intentó hacer lo mismo, pero una persona de seguridad encargada de vigilar a la infanta Leonor se lo impidió. Cosas de niños que, no en vano, fueron recogidas en el libro Los príncipes preparados para reinar, de Carmen Enríquez y Emilio Oliva.

    Una celebración íntima

    Con todo, la infanta Leonor celebrará su séptimo cumpleaños rodeada de su familia y amigos. Aunque desde Casa Real insisten en que se trata de una celebración que pertenece al ámbito estrictamente privado, lo cierto es que la primogénita de los príncipes de Asturias disfrutará, previsiblemente, de la típica fiesta infantil que suelen organizar, cada año, en Zarzuela. En esta ocasión no será diferente, ya que don Felipe y doña Letizia permanecerán en Madrid por cuestiones de trabajo, pues a mediodía tienen previsto asistir a la entrega de los Premios SERES 2012 a la Innovación y el compromiso Social de la empresa. Dos días después del cumpleaños de Leonor, será su abuela paterna, la reina Sofía, la que sople las velas. 74 concretamente.

    Casas Reales
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    10 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios