Logo El Confidencial
CASAS REALES

Letizia requisa los móviles a los padres de los compañeros de sus hijas

La obsesión de la princesa Letizia por salvaguardar  lo que ella considera la intimidad de las infantas Leonor y Sofía  ha llevado a situaciones extremas como

Foto: Letizia requisa los móviles a los padres de los compañeros de sus hijas
Letizia requisa los móviles a los padres de los compañeros de sus hijas

La obsesión de la princesa Letizia por salvaguardar  lo que ella considera la intimidad de las infantas Leonor y Sofía  ha llevado a situaciones extremas como la de requisar móviles de los padres de los compañeros de las niñas. Estas y otras situaciones resultan  incomprensibles  para muchos de los que las han padecido; para aquellos que no forman parte del entorno familiar ni estrictamente cercano a los Borbón/Ortiz.  Desde que las niñas hacen vida social y acuden a fiestas de cumpleaños de compañeras de clase, las medidas de seguridad por parte de la madre se han agudizado, con el consiguiente descontento de muchos padres que no entienden el  excesivo celo.

En estas fiestas infantiles, la princesa pide a los adultos que enseñen sus teléfonos móviles con el propósito de cerciorarse personalmente  de no contienen fotografías de Leonor ni de Sofía. El requisamiento ocurre en convocatorias privadas a las que acuden familiares del resto de niños. Por tanto, ese comportamiento no solo sorprende sino que en ocasiones molesta a los propios anfitriones. “Si no quiere que sus hijas se relacionen que se queden en su casa”, han llegado a decir.

No es la primera vez que este comportamiento excesivo  ha creado complicaciones  en el colegio o, previamente, en la guardería.  Entonces, al tratarse del centro al que solo acudían los hijos de la Guardia  Real, el malestar era más asumible. Como sucede en todos los colegios,  en el Santa María de los Rosales se celebraban actividades al finalizar el curso y en Navidades.  Los alumnos eran los protagonistas. Desde que las nietas reales aparecieron en escena,  los padres tampoco pueden hacer ningún video de las funciones en las que sus hijos compartan protagonismo con las infantas. Hay familiares que han mostrado su disconformidad, pero al tratarse de un centro privado, la alternativa es matricular a sus niños en otros colegios o cambiarlos de clase.

Una de las primeras ocasiones en las que Letizia ejerció su excesiva tutela fue hace cuatro años, como publicó  Vanitatis en su día. Sucedió  en febrero del 2008. Se celebraba un cumpleaños infantil en el club Puerta de Hierro de Madrid: una fiesta con globos, payasos y chucherías. En las inmediaciones jugaba la Princesa de Asturias con sus hijas. Fue ver a los payasos y la infanta Leonor echó a correr hacia ellos, como hacen todos los niños a su edad. La niña y su hermana se quedaron en la fiesta y todo fue muy bien hasta que llegó la despedida.

En ese momento, un guardaespaldas se acercó a un familiar del niño que cumplía años y, sin mediar agradecimiento alguno, le transmitió un mensaje: la Princesa de Asturias solicitaba la entrega de todos los carretes y los vídeos captados durante la fiesta. El familiar, protocolario, se negó en redondo. Se trataba de una fiesta de la que querían conservar un recuerdo, las fotos de los niños. El guardaespaldas insistió y el familiar se cerró en banda: "Recuerde a doña Letizia que las niñas no nos molestan nada, pero que no han sido invitadas".

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
44 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios